Sequía que afectó a Centroamérica causó millonarias pérdidas

La región es conocida como el “corredor seco” por la falta de lluvia y este año sufrió daños en la producción de maíz y frijol. Oxfam afirma que más de 2.5 millones de habitantes están en inseguridad alimentaria.
Enlace copiado
Sequía que afectó a Centroamérica causó millonarias pérdidas

Sequía que afectó a Centroamérica causó millonarias pérdidas

Enlace copiado
Más de 14 millones de quintales (qq) de entre maíz y frijol se perdieron en Centroamérica en 2014 por la sequía, según datos proporcionados por los productores de la región que integran el foro “Centroamérica vulnerable”.

El Salvador y Nicaragua fueron los países más afectados por la falta de lluvia.

Los campesinos elaboraron un informe basados en los datos de los ministerios de Agricultura de sus países y los hicieron públicos, bajo el respaldado de Oxfam, durante el desarrollo de la Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP20), que se desarrolló a principios de diciembre pasado en Lima, Perú. Ese foro contó con el respaldo de la Unión Europea.

Los daños en los cultivos de granos, afirman los afectados, dejó con hambre a los habitantes de las zonas rurales debido a que la mayoría los produce para consumirlos por varios meses.

En la actualidad, según datos de Oxfam, un total de 2.5 millones de habitantes de la región están en inseguridad alimentaria por los daños en los cultivos, es decir, no tienen productos para comer, o tienen pocos pero no en la calidad que los requiere el organismo.

El maíz y el frijol son básicos en la dieta de los centroamericanos, por su bajo costo de producción. Las tortillas, los productos elaborados con masa de maíz y los frijoles de las variedades rojo o negro se comen a diario.

En la región, según consigna el informe, por la falta de lluvia se secaron 12,037,160 qq de maíz y 1,322,594 qq de frijol rojo y 661,695 qq de frijol negro.

El Salvador y Nicaragua fueron los que más producción perdieron. En los campos salvadoreños por la falta de lluvia, la peor de los últimos 44 años, se dañaron 2,600,000 de quintales de maíz blanco y 86,107 qq de frijol rojo en la cosecha de primera.

Nicaragua, por su parte, dejó de cosechar este año 5,879,926 qq de maíz y 1,056,328 qq de frijol rojo.

En tanto, según el informe, en Honduras se dañaron 1,666,675 qq de maíz y 180,159 qq de frijol rojo, mientras que Guatemala perdió 661,695 qq de frijol negro y 1,890,559 qq de maíz.

Las estimaciones de los organismos internacionales, que brindaron apoyo a los afectados durante las sequías, apuntan a que se requieren 70,000 toneladas métricas de alimentos para alimentar a un millón de personas durante 90 días.

Los habitantes de la zona rural salvadoreña lamentan la falta de respaldo gubernamental para revertir el hambre en el campo y le reprocharon que no frenaron el aumento de la libra de frijol, cuyo precio sobrepasó durante varios meses el $1.

El alza de precios del grano también se reportó en Honduras, Nicaragua y Guatemala. Sin dar pruebas, los funcionarios salvadoreños dijeron que el aumento se debió al acaparamiento y la especulación.

Centroamérica es una de las regiones más impactadas por los fenómenos climáticos en los últimos años y su vulnerabilidad afecta a sus pobladores. Por el impacto que sufre ha sido denominada como el “corredor seco centroamericano”.

En 2014 fue notoria la variabilidad del clima. Los agricultores aseguran que ya no existen meses determinados para que caigan las lluvias y rieguen sus cultivos.

Esa situación es atribuida al cambio climático, nombre con el que identifica a los daños generados por el ser humano al planeta, que según los expertos también generará el aumento en la temperatura y del nivel del mar.

Stan en 2005, Agatha en 2010 y la depresión tropical 12-E en 2011 son los últimos fenómenos meteorológicos extremos que han afectado a los países centroamericanos y que provocaron pérdidas millonarias. Según los analistas ecológicos y rurales, también han frenado el desarrollo de la región.

Los desastres naturales de los últimos años le han causado a El Salvador pérdidas de al menos $900 millones.

PANORAMA SALVADOREÑO

En julio, el panorama en los campos del territorio salvadoreño era desesperanzador. La mayoría de mazorcas de maíz no crecieron más de 60 centímetros, cuando lo normal es que alcancen una altura de dos metros.

Los elotes de las matas que llegaron a desarrollarse fueron picados por los gusanos.

En Ahuachapán, específicamente en la zona fronteriza con Guatemala, varias familias hicieron pública su preocupación por la falta de cosecha.

Varias personas detallaron que anualmente tienen la costumbre de guardar 10 sacos de maíz que les rinden para alimentar a un promedio de cuatro personas durante cinco meses, pero por la sequía lograron almacenar solo uno.

Las agricultoras, que se reunieron en Lima, con los gastos cancelados por organismos internacionales que participaron en la COP20, instaron a los gobiernos de Centroamérica a que sean aprobados $15 millones en financiamiento para que en la región sean ejecutadas acciones de mitigación. Lamentaron la falta de acuerdos en la cumbre oficial.

Además, piden que la región sea declarada como zona vulnerable por los desastres naturales que ocurren.

De no abordarse la situación, asevera Oxfam, la región podría enfrentar una crisis humanitaria similar a la que generó el huracán Mitch en 1998.

Esa catástrofe afectó en mayor magnitud a El Salvador y en Honduras, según datos oficiales, y provocó 11,000 fallecidos.

Tags:

  • sequia
  • centroamerica
  • millonarias
  • perdidas
  • maiz
  • frijol

Lee también

Comentarios

Newsletter