Sí tenemos control dentro de las entidades supervisadas”

El superintendente informó que se ha conformado un equipo de trabajo con Hacienda y Fiscalía tras la divulgación de los “papeles de Panamá”.
Enlace copiado
Sí tenemos control dentro de las entidades supervisadas”

Sí tenemos control dentro de las entidades supervisadas”

Enlace copiado
A ntes de entrar en materia, Ricardo Perdomo, funcionario a cargo de la entidad que supervisa las operaciones del sistema financiero, explicó que “el tener empresas en el extranjero no es ilegal”, ni necesariamente el que las constituye lo hace para “generar hechos delictivos”, pues aseguró que las empresas en expansión o las que se fusionan a escala regional establecen empresas “controladoras” desde un país que facilite sus operaciones. Dijo que estas empresas son “totalmente legales” y que el fin de fundarlas tiene “una lógica financiera y de negocios”. Pero reconoció, como ha quedado en evidencia después de la filtración de 11 millones de documentos del bufete Mossack Fonseca con sede en Panamá, que la figura de empresas “offshore” facilita la creación de empresas; unas que podrán tener una intención lícita y otras que se están fundando en condiciones irregulares que pueden incluso abrir la puerta a actividades ilegales como, por ejemplo, ocultar el nombre de los verdaderos propietarios, mover dineros que provengan de actividades ilícitas como la evasión fiscal, el narcotráfico, o dineros que provengan de corrupción.

¿Cómo abordará la superintendencia el tema de estas sociedades?

Poniendo las cosas así, separando que no todo lo que se funda en el extranjero “per se” es malo. Es que hemos tomado acciones como, primero solicitarle oficialmente a la superintendencia de Panamá, y a otras superintendencias de la región el que nos puedan proporcionar información cuando oficialmente tengan evidencia de operaciones financieras ilegales, que es lo que cae dentro del ámbito de nuestra competencia. Una vez hemos establecido este contacto, le hemos girado una circular a todos los bancos del sistema para que nos proporcionen todas las transferencias que hubieran realizado desde El Salvador hacia Panamá en los últimos 10 años, detallando lógicamente la información de cada transferencia. Eso nos va a permitir establecer la cuantía, la naturaleza de quiénes son los que envían y cuál fue su destino, y de esa manera, dentro del ámbito de nuestra competencia, detectar si existieron algunas operaciones sospechosas y si los bancos tuvieron la debida diligencia y los controles en el manejo de estas transferencias. Hoy (ayer) tenemos una reunión con el fiscal general y con el ministro de Hacienda con el objeto de que las tres entidades desarrollemos un plan conjunto, cada uno dentro de sus competencias, para que si Hacienda ve aspectos de evasión o de elusión fiscal, y si la superintendencia detecta transferencias irregulares, esa información se la proporcionaríamos al señor fiscal porque ya es la Fiscalía la autoridad competente para realizar las investigaciones, y establecer si se dieron hechos o actividades ilícitas.

A partir de esta experiencia, y de los casos que se están comenzando a conocer de las empresas “offshore”, ¿cree usted que habrá cambios en las normativas? ¿Que esto dará pie para que haya regulaciones especificadas en cada país, por lo menos en los del área centroamericana?

En el caso de El Salvador tenemos las regulaciones y una de las supervisiones más robustas en materia de prevención del lavado de dinero y del financiamiento al terrorismo. A tal grado que, de acuerdo con el Instituto de Gobernanza de Basilea, El Salvador está dentro de los 30 países en el mundo que tienen el menor riesgo de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo. Tenemos una calificación de 4.79, siendo cero la calificación de menor riesgo, y 10 la calificación de menor riesgo. El Salvador es el que tiene el menor riesgo en Centroamérica, y tenemos la misma calificación de Francia, o sea, nuestra estructura legal normativa, las entidades supervisoras, tenemos un posicionamiento bastante importante, y el lunes, dentro del convenio que la superintendencia tiene con el departamento del Tesoro de Estados Unidos, tenemos una reunión para desarrollar capacitaciones y análisis de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo y hemos invitado a países de la región, incluyendo a Panamá.

¿El hecho de que se dé en países vecinos como Panamá les pone un reto para seguir la huella de actividades ilegales?

El punto es que dentro de las operaciones de las entidades supervisadas sí tenemos control, donde la superintendencia no tiene injerencia y ni control es lo que llamamos empresas de la economía real, comerciales, de servicios, bufetes de abogados, etc. Sobre eso no tenemos ninguna competencia como para decir “la vamos a supervisar” o “está bajo nuestro control”. Si un banco, una aseguradora tiene una controladora “offshore”, ahí sí nosotros podemos requerir y realizar una auditoría a través del superintendente de origen. De ahí los convenios que tenemos entre superintendentes para realizar estas operaciones.

¿En la actualidad con quiénes tienen convenios?

Centroamérica, Panamá y República Dominicana, que es el Consejo Centroamericano de Supervisores Bancarios y otras Entidades Financieras. El consejo va a tener una reunión en Panamá en junio, y estos son temas de los que estamos vigilando e intercambiando información. Aquellos flujos que no pasan por el sistema financiero lógicamente no tenemos control, allí entra la Fiscalía. Lo que creo es importante es que no podemos condenar la sola existencia de empresas “offshore”, porque tenemos que cuidar el riesgo reputacional de las entidades del sistema financiero. Si hay empresas “offshore” vinculadas al sistema financiero con las autoridades del país, tenemos ya una labor de supervisión, lo que no podemos es tener control sobre otras entidades “offshore” fuera del sistema financiero, y tampoco podemos condenar a priori si no existe una investigación que evidencie el que pudieron darse operaciones ilícitas. Estamos claros, venga de donde venga, si hay una evidencia de violación a las leyes, que se les aplique la ley con todo el rigor, y por eso estamos dentro del equipo de trabajo con la FGR y Hacienda.

Lee también

Comentarios

Newsletter