Lo más visto

Soluciones fiscales deben ser integrales, dicen analistas

Coinciden en que es la oportunidad para dar un giro de calidad en la economía local.
Enlace copiado
Conversatorio.  Los economistas Jonathan Menkos, de ICEFI; Roberto Rubio, de FUNDE; Roberto Rivera Campos, de FUSADES; Waldo Jiménez, de ANEP, y Luis Membreño analizaron la actual coyuntura económica.

Conversatorio. Los economistas Jonathan Menkos, de ICEFI; Roberto Rubio, de FUNDE; Roberto Rivera Campos, de FUSADES; Waldo Jiménez, de ANEP, y Luis Membreño analizaron la actual coyuntura económica.

Soluciones fiscales deben ser integrales, dicen analistas

Soluciones fiscales deben ser integrales, dicen analistas

Enlace copiado
La política fiscal de El Salvador, pensada en un acuerdo de soluciones integrales, debe ayudar a motivar una transformación productiva al país de manera que se genere suficiente empleo de calidad para los jóvenes, disminuya los enormes bolsones de pobreza y se desincentive la migración ilegal.

Esta es una de las conclusiones a las que llegaron destacados analistas que participaron en una mesa de discusión sobre los retos económicos del país y sus oportunidades, liderada por Luis Membreño, presidente de la consultora Luis Membreño Consulting.

A juicio de Jonathan Menkos, director ejecutivo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), la situación actual hace un llamado muy concreto a que el país debe modernizar su modelo productivo si quiere insertarse de una mejor manera en la economía y ser menos vulnerable a influjos externos.

“El país requiere una apuesta en común y un debate en profundidad sobre tres retos: el crecimiento económico sostenible e inclusivo, construir un piso de protección social que brinde certidumbre a los ciudadanos y un Estado efectivo en sus políticas públicas”, opinó Menkos.

Aunque el clima actual resulta bastante pesimista, Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), consideró que todavía existe un margen de maniobra, pero se necesitan ajustes en materia fiscal y de funcionamiento de la economía que no se harán de la noche a la mañana, pero se debe empezar lo más pronto posible puesto que “resulta explosivo tener unas finanzas públicas y una economía enclenques”.

Ahí el representante de FUNDE recomendó medidas tributarias no regresivas como reducción de los gastos gubernamentales, impuestos a la plusvalía y algunas importaciones.

“Se debe discutir cuanto antes cuáles serán esas medidas de ajuste, más o menos dolorosas, que vamos a tener que implementar por no haber hecho las cosas a tiempo”, aseguró Rubio.

Problema antiguo

Por su parte, Roberto Rivera Campos, asesor económico de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), recordó que el problema estructural de El Salvador es el bajo crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), el cual permanece bajo desde 1995 y desde entonces ha venido disminuyendo del 3.5 % anual hasta un máximo de 2.5 % a la fecha.

Aunque no está del todo claro el porqué del poco dinamismo económico, Rivera señaló que algunos factores que inciden son la incertidumbre política, la falta de capital humano capacitado, los altos costos de los procesos productivos y la burocracia.

Ante esto, es prioritario mover el gasto público hacia sectores más importantes y que ayuden a estimular el crecimiento, pero los ajustes indican que el país debe vivir en concordancia con sus capacidades.

“Se debe gastar el equivalente a un 3 % menos del PIB y, por lo tanto, el crecimiento está en una situación adversa, lo más probable es que veremos un crecimiento todavía más lento, pero es preferible eso y despuntar luego”, dijo Rivera.

Waldo Jiménez, director de asuntos económicos de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), es de la idea de que la única manera de salir de la crisis actual es que el país logre un crecimiento alto y sostenido y no por el lado de implementar más impuestos.

“(Con el ajuste de las cifras macroeconómicas por parte del Banco Central de Reserva) cerraremos 2016 con una carga tributaria superior al 18 % del PIB (...) pareciera que el problema solo es por el lado de los ingresos y no de los gastos”, aseveró Jiménez.

Lee también

Comentarios