Tigo ha invertido $700,000 en apoyo a centros escolares

Bajo esta iniciativa, la empresa ha dotado con equipos y conectividad a internet a 18 escuelas del país.

Enlace copiado
Interacción. Un grupo de estudiantes de la escuela del caserío El Coyolito, en Tejutla, prueban los equipos.

Interacción. Un grupo de estudiantes de la escuela del caserío El Coyolito, en Tejutla, prueban los equipos.

Interacción. Un grupo de estudiantes de la escuela del caserío El Coyolito, en Tejutla, prueban los equipos.

Interacción. Un grupo de estudiantes de la escuela del caserío El Coyolito, en Tejutla, prueban los equipos.

Enlace copiado

Tigo El Salvador invirtió $702,000 entre 2014 y 2017 en el proyecto “Adopte una escuela”, con el cual se beneficiaron 12,909 estudiantes, 458 docentes y 8,891 familias de centros escolares públicos de todo el país, según informó la compañía de servicios digitales.

Ayer, Tigo inauguró el 18.º Centro Digital de Aprendizaje (CDA) en el Centro Escolar Caserío El Coyolito, en el municipio de Tejutla, departamento de Chalatenango, como parte del proyecto. El nuevo CDA inaugurado recibió la inversión de $37,500 donados por Tigo El Salvador y una cantidad igual por USAID. El proyecto beneficiará a 585 estudiantes y 28 docentes en Tejutla.

Los fondos se dirigen a la remodelación del aula para el centro digital, asistencia técnica, formación docente y equipamiento con terminales, servidores, impresor multifunción, equipo de robótica, proyector y pantalla, así como el mobiliario e instalación de aire acondicionado.

“El CDA permitirá a los estudiantes contar con el ambiente idóneo para estimular el proceso enseñanza-aprendizaje a través de la tecnología”, indicó Tigo en un comunicado.

En total, Tigo ha adoptado a 18 centros educativos públicos y ocho de forma indirecta. El programa apoyado surgió en 2014, y en la actualidad recibe fondos de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

La Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo (FEPADE) ejecuta el referido programa en coordinación con el Ministerio de Educación (MINED). “En todos los centros escolares damos dos aportes: uno de voluntariado, donde nuestros empleados dan su tiempo y hacen arreglos a la escuela; y la segundo, el aporte económico”, explicó Álvaro Mayora, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Tigo El Salvador.

Las escuelas que participan en el programa reciben hasta dos años de internet gratuito. Las instituciones beneficiadas deben tener una deserción escolar baja, condiciones de seguridad, instalaciones adecuadas y personal capacitado.

“Me gustaría destacar el nivel de involucramiento y el compromiso de todo el equipo de trabajo de Tigo, quienes conocedores de la vulnerabilidad de estas comunidades y de las necesidades del sistema educativo público no dudaron en apoyar el proyecto y recorrer junto a USAID y FEPADE los 14 departamentos del país para llevar conectividad y contribuir al mejoramiento de espacios y condiciones adecuadas en la que los estudiantes de nuestro sistema educativo público puedan contar con equidad de oportunidades para su aprendizaje”, dijo Eugenia de Castillo, directora ejecutiva de FEPADE.

“Como Ministerio de Educación estamos convencidos que invirtiendo y apoyando la educación de nuestros estudiantes de todos los niveles educativos tendremos mejores condiciones para el desarrollo de El Salvador. Por ello, agradecemos todo el apoyo de los actores que han hecho posible que más centros educativos públicos tengan acceso a las tecnologías de la información y comunicación, a través de los centros digitales de aprendizaje, como una herramienta pedagógica”, dijo William Mejía, director nacional de Educación en Ciencia, Tecnología e Innovación del Ministerio de Educación.

En 2014, Tigo apadrinó los primeros cuatro centros educativos públicos. En 2015, la empresa firmó un convenio con USAID y FEPADE para apoyar 14 centros más, uno por cada departamento del país hasta 2017. Sin embargo, en algunos departamentos hay más de un centro apadrinado por la empresa.

FEPADE ha expresado que el principal componente del proyecto con Tigo El Salvador ha sido proveer acceso a tecnología a través de la implementación de los CDA.

Débora Carvajal, alumna del centro escolar beneficiado, agradeció a los donantes el equipamiento del centro digital y la remodelación de la cocina-bodega de la institución. “Nos comprometemos ante ustedes, queridos donantes a cuidar y compartir este regalo que hoy recibimos”, dijo la estudiante.

Rafaela Luna, directora del centro educativo, agradeció por la selección de su institución como beneficia de proyecto.

María Echeverría, en representación de las madres y padres de familia, manifestó que la educación de sus hijos “se verá fortalecida con la instalación del centro digital”.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter