Lo más visto

Trabajadores agrícolas son los más desprotegidos

De 100 trabajadores del sector, el Ministerio de Trabajo verificó las condiciones solo de cinco en 2016.
Enlace copiado
Trabajadores agrícolas son los más desprotegidos

Trabajadores agrícolas son los más desprotegidos

Enlace copiado

Quienes laboran en el sector agropecuario tienden a estar más descubiertos por la legislación laboral, según revelan las estadísticas. Este sector tampoco cuenta con la misma supervisión por parte del Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS) para verificar el cumplimiento de los derechos laborales. La agricultura es, además, un rubro que se caracteriza por su bajo nivel de ingresos, y aunque hubo un incremento abrupto al salario mínimo, el sector es el que tiene el problema más grave de informalidad.

Durante 2016, el MTPS realizó 28,446 inspecciones en lugares de trabajo para determinar el cumplimiento de la legislación laboral; es decir, cuestiones como el pago de salario mínimo, de cotizaciones y de las condiciones de seguridad. Estas cubrieron a 563,481 trabajadores, pero de esta cantidad solo 973 inspecciones se hicieron en el rubro agrícola y solo alcanzaron a 21,286 trabajadores.

Esto significa que solo el 3.4 % de las inspecciones laborales se realizaron en el sector agropecuario, y de los trabajadores cubiertos solo el 3.7 % eran del agro.

De acuerdo con la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2016, hay 408,443 personas que se dedican a este rubro; solo el 5.2 % cubiertos por la vigilancia para el cumplimiento de la ley laboral. Además, 208,905 eran pobres, más de la mitad.

La falta de protección para el trabajador no es exclusiva del sector agropecuario, como lo evidencia el último análisis económico de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

“Para el período 2014-2017, se crearon 34,693 empleos formales, de acuerdo con las estadísticas del ISSS; pero esta cifra no logró cubrir ni tan solo un año de los 54,500 salvadoreños que ingresan a buscar empleo. Se destaca que en el mismo periodo buscaron empleo 208,917 salvadoreños, de los cuales 174,224 (83 %) se quedaron en la informalidad o desempleados”, reza el informe de FUSADES.

No obstante, de acuerdo con la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), solo el 2.8 % de los trabajadores del sector agropecuario cotizaban al ISSS en 2010; para 2015, el porcentaje aumentó apenas a 3.1 %.

La informalidad de este sector contrasta con la de la economía, que ya de por sí es alta, ya que en 2015 el 29.3 % tenía cobertura del ISSS. Es decir, de cada 10 trabajadores, siete no cuentan con cobertura del ISSS, pero en agricultura solo tres de 100 tienen acceso a este beneficio.

La UCA analizó los multiplicadores del empleo; es decir, cuántas plazas de trabajo se crean cuando crece cada sector. Encontraron que, en el caso de la agricultura, las empresas formales crean menos empleo que los pequeños productores. Es decir, aumentar la demanda en el sector puede generar una fuerte cantidad de empleos o pocos empleos pero de más calidad.

Señalan que el área rural necesita ambas cosas, ya que, por un lado, “el sector trae consigo una deuda histórica de descobertura social, pero a la vez se tiene en las zonas rurales un alto nivel de migración interna y externa debido, entre otras cosas, a la falta de empleo en el campo”. Concluyen que “no basta con estimular la demanda, y, en consecuencia, la producción, sino que esta debe ir acompañada de políticas sociales que garanticen más empleo, pero también mejores condiciones”.

Lee también

Comentarios