Lo más visto

VECA aún no liquida a 40 exempleados

Tras perder el financiamiento de ALBA, la extinta aerolínea dice que buscará un préstamo para pagar.

Enlace copiado
VECA aún no liquida a 40 exempleados

VECA aún no liquida a 40 exempleados

Enlace copiado

Cuarenta exempleados de la extinta aerolínea Vuelos Económicos Centroamericanos (VECA) aún no han recibido su pago por indemnización, pese a que han llevado un proceso judicial para exigir el dinero. La empresa dejó de operar a mediados de enero y despidió a todo su personal.

Dos personas que laboraban en la empresa, quienes pidieron no se revelara su identidad, explicaron que llegaron hasta un Juzgado de lo Laboral que decretó un embargo sobre las cuentas de la aerolínea para pagar las deudas pendientes, pero estaban vacías.

Ricardo Roque, abogado que representa a la empresa confirmó que se decretó el embargo a tres cuentas, pero el dinero se agotó.

Los exempleados afirmaron que quienes se quedaron sin indemnización son los que trabajan en el área de Operaciones.

Roque informó que los inversionistas de la aerolínea, entre los que se encuentra Manuel Durán, están buscando un préstamo para poder cumplir con los pagos pendientes; aseguró que sí hay una intención de cumplir.

Los trabajadores que hablaron con LA PRENSA GRÁFICA tienen la esperanza que aún hayan herramientas de la empresa que se puedan vender para conseguir el dinero necesario. Las herramientas se pueden vender a buen precio porque son certificadas.

Sin embargo, los exempleados desconocen el paradero de las herramientas. Agregaron que la venta sería complicada porque se necesitaría un perito especializado en aeronáutica.

El problema con los trabajadores inició cuando estos se percataron que la aerolínea no había estado pagando la cotización a la AFP y al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), a pesar de que les hacía los descuentos, además de esto y de la liquidación. VECA también les debía una quincena por los días trabajados en enero.

Roque dijo a LA PRENSA GRÁFICA que VECA logró obtener un financiamiento de ALBA para poder ponerse al día con los trabajadores; y fue de esa manera que lograron pagar primero las cotizaciones y luego el salario de enero de los trabajadores.

Con la indemnización el proceso se complicó más. La empresa comenzó a hacer arreglos fuera de lo que se había establecido en las audiencias en el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MINTRAB), generalmente ofreciendo menos dinero. Los cheques que muchos recibieron venían de la cuenta personal de una de las ejecutivas, Tamara Mejía. Posteriormente, se comenzaron a hacer pagos en efectivo.

Cuando una de las cuentas de la empresa fue embargada de forma preventiva por deuda con un proveedor, ALBA cortó el financiamiento, según Roque.

Los exempleados tienen una hipótesis: que ALBA dejó de dar dinero cuando la Autoridad de Aviación Civil (AAC) canceló el Certificado de Operador Aéreo (COA), que es el permiso para volar, ya que eso significó una sentencia para la empresa, que no podría volver a volar. Además del COA, VECA tenía manuales ya aprobados por la AAC.

La ley permite que una aerolínea se mantenga por un plazo definido sin operar. La AAC había estado renovando este plazo, hasta que dejó de hacerlo, lo que provocó la pérdida del COA. Antes de eso VECA estaba buscando un inversionista, que lo que ganaría sería poder saltarse el proceso de certificación en la AAC, puesto que operaría con el de VECA.

Opinaron que a ALBA le interesaba que VECA estuviera solvente porque había una oportunidad de negocios, pero luego ya no.

Lee también

Comentarios