Lo más visto

Más de Economía

Vamos a ver quién tiene subsidio y no lo merece”

Tharsis Salomón López, ministro de Economía, dijo que cuentan con la tecnología y la información para focalizar adecuadamente las ayudas que da el Estado.
Enlace copiado
Vamos a ver quién tiene subsidio y no lo merece”

Vamos a ver quién tiene subsidio y no lo merece”

Vamos a ver quién tiene subsidio y no lo merece”

Vamos a ver quién tiene subsidio y no lo merece”

Enlace copiado
El aporte del Gobierno en subsidios es uno de los temas más sensibles para la población. Aunque representa una ayuda para los hogares, hay muchos de los beneficiados que lo reciben y no lo necesitan, porque sus ingresos alcanzan para el consumo. Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional (FMI), los centros de investigación y los analistas denuncian que este gasto sigue desordenado y que requiere de la mayor eficiencia posible, por la importancia que tiene en superar condiciones de pobreza.

Por una decisión de la Presidencia de la República, el Ministerio de Economía (MINEC) tendrá la responsabilidad de ubicar quiénes sí necesitan el subsidio del agua y de la energía e informar a las autoridades sobre estos hallazgos. Es lo mismo que ya hicieron con el gas, usando el mapa de pobreza: identificar qué hogares necesitan esta ayuda económica y quiénes no. Tharsis López, titular del MINEC, explica más sobre la tecnología que usarán para definir el grupo de beneficiarios, cuánto puede ahorrarse el Estado y qué papel tendrán los Centros de Atención por Demanda (CENADE) en todo el proceso.

Una vez más, el FMI y otros cooperantes han llamado a ser más eficientes en los subsidios, ¿qué papel tendrá este ministerio en lograrlo?

En reunión de gabinete económico fui informado por el secretario técnico Roberto Lorenzana de que el presidente había decidido que la administración del subsidio eléctrico, del agua –que es de ANDA– y el que estamos llevando del gas fueran administrados por el Ministerio de Economía. Dado que como Gobierno se ha venido invirtiendo fuertemente desde la administración pasada en plataformas tecnológicas: tener el mapa de pobreza, que ese fue un trabajo que se hizo con FLACSO, PNUD, más la cooperación de Luxemburgo. Hay varias mediciones, por ejemplo, si el hogar tiene acceso a internet, si están graduados, cuántas personas trabajan y qué tipo de trabajo tienen, en fin. Es un conglomerado de indicadores. Entonces, ya el presidente pidió que se administre. Claro, el “cobro” y los pagos seguirán según lo estipulan las leyes, por ejemplo: en cuanto al gas, yo soy el responsable. El Ministerio de Hacienda me pasa (el dinero) y en el caso de electricidad pues es FINET. En fin.

En el de energía es CEL.

Sí, pero quien paga es FINET. CEL deposita ahí en FINET. En la nueva etapa que empieza ya en agosto, para el subsidio eléctrico se estima un ahorro que andará por alrededor del 18 %.

¿Cuál es el parámetro para determinar que se tendrá este ahorro?

Un ahorro de 18 % del subsidio eléctrico en comparación a lo que se ha venido cobrando, lógico. El actual. Entre los parámetros que se están viendo, algunos ya los anunció el secretario técnico. Por ejemplo, las personas naturales. Todos los que son S. A. de C. V., sociedades, iglesias, oenegés, todo eso sale. Los ranchos de playa, que para el subsidio del gas ya tenemos identificado quién es el propietario y quién es el colono. Entonces, el que tiene el beneficio del gas es el que vive ahí (colono). Todos aquellos que tienen más de una casa en propiedades, dos o tres casas, pues también se está viendo eso. También entra en análisis el grupo de personas que alquila. O sea, la persona que alquila o inquilino recibe el beneficio, no así el que es dueño de varias casas. Digamos que le quitan el subsidio de la energía, porque el dueño de la casa tiene dos o tres casas más. Entonces usted se acerca al CENADE, que son 14 CENADES en toda la república y dice “mire, yo estoy alquilando”. Entonces se le hace el estudio socioeconómico y se le entrega el subsidio. De esos, en el caso del subsidio para el gas, tenemos identificados a 48,273. También lo vamos a hacer con la parte de electricidad. Hay varios parámetros, algunos se están estudiando esta semana para llegar al 18 % del ahorro. Lo que se quiere hacer con el subsidio no es eliminarlo, porque por ejemplo en gas lejos de reducir hemos aumentado (el número de beneficiados). Quitamos la parte de ingresos altos y se pasa a la parte rural.

¿Cuánto ha incrementado la cobertura rural? ¿Creen que con eso cubren todo o hay más?

El subsidio del gas para eso fue creado. Era un período de deforestación, que la gente cocinaba con leña en el campo. Pero se fue deformando y se quedó (el subsidio) en la capital. Cuando nosotros entramos en la administración nos dimos cuenta que era bien bajo el porcentaje en la rural, ahorita andamos en el 30 % de la cobertura de la totalidad (de posibles beneficiarios). Cuando yo vine, la cobertura en la zona rural era como el 9 %. Cada vez que hacemos más eficiente y optimizamos el subsidio en la capital, aquellos que salen de la lista dejan espacio para tener más beneficiados en la zona rural. Para eso fue creado el subsidio, para la gente que lo necesita. De la misma manera, en la parte eléctrica se hará eso. Con ANDA ya hicimos las primeras reuniones y sabemos que ellos tienen contadores georreferenciados. En otras palabras, ya saben en qué lugar, colonia, está ese contador. Ya lo podemos referenciar al mapa que yo le decía, el de la pobreza. Con eso podemos decir: “mire, esta casa no necesita el subsidio del agua” y empezamos a propiciar los ahorros que necesita el Estado. Pero esta es una mejora continua, una optimización que seguimos haciendo. Una de las cosas que reconocen tanto el FMI como Naciones Unidas son los avances que hemos tenido desde 2011 hasta acá y que se han ahorrado casi $400 millones solo en subsidios.

¿Cuánto dinero será ese 18 %?

A los precios actuales, la expectativa es de $13.5 millones al año. Esto puede llegar a los $15 millones con el incremento en el precio de la electricidad.

Entonces en agosto, eliminan el subsidio de las personas jurídicas. ¿Lo harán por tramos?

Sí, todo eso se empieza a eliminar. Hay gente que ya tenemos identificada, como las iglesias y todo eso. Ya las tenemos registradas.

Por eso le pregunto. Porque en el caso del subsidio del gas hubo excepciones por ejemplo para iglesias, organizaciones benéficas, escuelas…

No, no, no. Mire, en el gas tenemos los negocios de subsistencia, que los mantenemos. Como las tortillerías, las pupuserías, todo eso se mantiene y se debe mantener. Tenemos también la inclusión forzosa, como aquellas personas que tienen alguna enfermedad crítica y que están conectadas a oxígeno y consumen mucha energía. Como el parámetro para el subsidio del gas es el consumo de energía, entonces se salían del subsidio. Ahí es donde usted se acerca al CENADE, le hacen el estudio socioeconómico y de ahí concluimos si el subsidio sigue.

¿También ayudarán ustedes con esos filtros para la focalización en el de energía?

Claro. Yo no puedo darle gas a la cocina de la Escuela Americana, por ejemplo. Uno mira para qué municipio, caserío, dónde está la escuela. Igual con las pupuserías y tortillerías. Cuando le digo pupuserías, no le digo que está la pupusería Margoth. Por eso hago énfasis en que son negocios de subsistencia, que nosotros tenemos que ir a verlos. El Gobierno está abierto para recibir esa solicitud, ir a verificar. Son derechos e insisto: esto es continuo. Hay gente que sale de su condición de pobreza y es cuando uno estima que es posible sacarlos. Gente que ya tiene cable, internet, que dos personas están trabajando ya, pues… Yo creo que el subsidio al gas y el eléctrico ya lo pueden cubrir. Para después, dárselo a quien necesita. Esto es un trabajo con todos y la conciencia que la gente debe tener.

¿Han considerado que la gente puede mostrar resistencia a esta focalización?

Todo cambio genera rechazo. El problema es cuando usted no tiene las instancias que le permitan escuchar a la gente. Y aquí tenemos a los CENADE: son 14 y pueden visitarlos. Luego viene todo lo que le he dicho: el estudio socioeconómico, todo eso se puede hacer. Lo que quiero que quede bien claro es que los subsidios son para la gente que los necesita. Y esa es de las situaciones que los organismos internacionales como el Fondo Monetario piden. El FMI no le está pidiendo que quite subsidios, que quite un vaso de leche. Más bien ellos recomiendan que el subsidio para servicios como el gas, el agua, la electricidad vaya para la gente que lo necesita. Que estén en condiciones de pobreza y pobreza extrema, que en realidad lo está necesitando. Es una inversión para que la gente tenga un bienestar y salgan de esa situación (las condiciones de pobreza).

¿Cómo describiría usted la tarea que tendrán para tener subsidios eficientes?

Nosotros tenemos los recibos que llegan de parte de las distribuidoras. Aquí se filtran y usamos los parámetros. Por ejemplo, quiénes son S. A. de C. V. Aquí en Economía tenemos una fuerte inversión en hardware y software para manejar 1.3 millones de personas subsidiadas con el consumo de gas. Todos esos programas y parámetros ya los tenemos en el hardware y software, yo meto la parte eléctrica y genero la factura que será para cada quién. Después se lo regreso a las distribuidoras para que hagan el cobro. Yo solo estoy administrando la información. Igual con el agua: me van a pasar dónde están situados (los contadores) e igual aquí tenemos el mapa de la pobreza, georreferenciado, el estatus, quién tiene, quién no tiene y ya luego yo paso el archivo de cómo van a ir a las facturas. Son programas hechos aquí con asesoría internacional para llegar a lo que tenemos. En la factura vamos a identificar quién tiene subsidio y no lo merece. Hasta ahora no se ha ido a georreferenciar para poner tarifas, ya van subsidiadas.

¿Tienen una cifra global de ahorro?

Con el precio de los hidrocarburos, que bajó, más la supervisión del peso exacto por cilindro de gas, más la optimización que se hizo, el Gobierno ahorró $46 millones en gas. Para este año están programados $30 millones. Con esa experiencia es que incluyeron a la energía, para la que se estiman $15 millones. Esto puede ser más si agregamos más parámetros, puede ser hasta el doble. Entonces, si ya está hablando de $30 millones de gas, otros $30 millones, $40 millones de energía y quizá otros $30 millones en agua, estamos hablando de más de $100 millones en ahorro.

¿Y en esa reunión que dice usted que tuvieron, mencionaron cómo ahorrar en el subsidio aprobado para transporte?

Del subsidio para transporte no me han dicho nada. Eso lo sigue manejando el viceministerio. He oído que lo quieren reducir, porque el precio del diésel ha venido a la baja y también los repuestos. Pero eso lo maneja el Viceministerio de Transporte. Si me piden una apreciación puedo hacer un recomendable, pero como dicen, a ningún metido le va bien.

Tags:

  • tharsis salomon lopez
  • ministro de economia
  • subsidios
  • energia
  • electricidad
  • gas propano
  • agua
  • cel
  • anda
  • ahorro
  • gasto
  • inversion
  • fmi

Lee también

Comentarios