Viveristas de café sin pago total por sus servicios

El Gobierno compró más 6 millones de cafetos para renovar el parque, pero solo un 35% de las plantas ha sido pagado. Los viveristas temen caer en mora con créditos.
Enlace copiado
Viveristas de café sin pago total por sus servicios

Viveristas de café sin pago total por sus servicios

Viveristas de café sin pago total por sus servicios

Viveristas de café sin pago total por sus servicios

Enlace copiado
El Gobierno lanzó un plan el año pasado para sustituir una parte del parque cafetero del país. Compraron a diversos viveristas alrededor de 6.5 millones de plantas a un precio promedio de $0.40. En total, los servicios de los viveristas rondan los $2.6 millones, pero de esto estiman que se les ha pagado aproximadamente el 35% del monto. Esto les preocupa ya que trabajan con créditos, no pueden cancelarlos y no pueden solicitar más fondos para seguir trabajando. “Ahorita estamos complicados porque tenemos créditos en los bancos que se nos van a vencer y nos limita para hacer los viveros este año”, acotó Mauricio Arévalo, del vivero Los Arévalo.

Hugo Flores, viceministro de Agricultura y Ganadería, afirmó, sin embargo, que el pago de la deuda va por buen camino. “A este día se les ha cancelado un 55%, hay que recordar que son trámites que hay que cumplir y hay un proceso de liquidación que hay que cumplir y esperamos que en este caso lo pendiente se debe a que hay que cumplir unos requisitos”.

Con el plan de renovación se apunta a sustituir el 20% del parque cafetero, pero para ello se requieren 80 millones de plantas. La iniciativa forma parte del programa Rescate y Desarrollo de la Caficultura Nacional, con el que se prevé invertir $24.5 millones en los próximos cinco años para el rescate de la caficultura. Los recursos proceden del Fideicomiso de Apoyo a la Producción del Café. Los beneficiarios, son en su mayoría, pequeños productores.

El plan de renovación del parque cafetero está a cargo del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), pero a juicio de algunos viveristas la inexperiencia cobró factura: siembra tardía (los árboles se entregaron a finales de julio y agosto cuando la siembra ideal es entre el 15 de mayo y 15 de julio), descoordinación en la entrega de las plantas y el problema más grande: la forma de pago.

Según varios consultados, el plan fue diseñado para que las plantas fueran pagadas al productor y no al viverista. Por eso, cada productor debe endosar el cheque de los viveristas y en muchas ocasiones los beneficiarios no llegan y no hay forma de hacer presión, ya que no hay un contrato firmado sino solo órdenes de compra.

“La plata ahí está, la tiene el IICA pero no hallan cómo hacer (para desembolsarla). Se ve que son ellos los que se han maneado”, dijo Raúl Escobar, viverista. Indicó que como los productores no firmaron de recibido con las plantas, algunos de ellos no quieren dar su firma para el cheque y argumentan que estas se les perdieron. Incluso comentó el caso de una finca a la que se le entregaron 3,000 plantas pero solo habían sembrado 1,500.

Carlos Riera, presidente de la cooperativa Cuzcachapa, que vendió 121,253 arbolitos y a la que le han pagado solo 15,500, afirmó que incluso en el IICA se niegan a contestarles las llamadas y están preocupados porque necesitan recuperar la inversión. “El dinero es de los socios y con la cuestión de la roya el dinero se necesita para combatir el hongo”.

El viverista Rafael Villacorta incluso habló de la posibilidad de acudir al congreso a solicitar que se revise la forma de pago para que los fondos no estén estancados.

Un poco más de la mitad de las variedades de café que se entregaron en el plan son susceptibles a la roya, un hongo que ha defoliado al parque cafetero. Los expertos afirman que la apuesta debe ir por las variedades resistentes.

Tags:

  • roya del cafe
  • roya en centroamerica
  • viveristas
  • plantines
  • MAG
  • PROCAFE
  • CSC

Lee también

Comentarios

Newsletter