Lo más visto

Más de Economía

“Es necesario un enfoque preventivo”

La roya es un hongo que sacó ventaja del cambio climático y del envejecimiento del parque cafetero. La lección que deja es no perder de vista las prácticas de prevención.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (CIRAD) es un organismo francés que centra su trabajo en diferentes áreas de la agricultura, desde la genética hasta la protección de plantas tropicales. En Centroamérica, seis de los 12 técnicos del CIRAD se especializan en el tema del café y trabajan con instituciones como el CATIE y PROMECAFE.  Este organismo es cooperante de la región centroamericana para combatir el hongo de la roya.  Jacques Avelino, uno de sus investigadores, afirma que una combinación de factores, como el cambio climático,  el envejecimiento del parque cafetero y la poca cultura de prevención, contribuyeron a crear las condiciones del brote más severo de roya desde que apareció este hongo a finales de 1970.

La roya está afectando al café de altura, algo que no se había observado en años anteriores. ¿Se ha estudiado la causa?
La roya durante muchos años no ha dado problema, ¿por qué de repente causa problemas? Eso es un poco complicado de entender, todavía no tenemos todos los elementos, pero no pareciera que fuera una nueva cepa, aunque hay que tener cuidado siempre porque estamos trabajando con organismos vivos que tienen capacidad de evolución, sin embargo, ha sido un año especial climáticamente.  El año pasado fue mucho más caliente y eso podría explicar que áreas más altas han sido afectadas, porque al ser más caliente el clima, las áreas más altas se comportaron como áreas más bajas y, por lo tanto, la roya pudo atacar sin que se necesitara ningún tipo de evolución. Simplemente se desplazó la roya como se desplazó el clima. Después, ¿cómo explicar que pegó tan duro en esas áreas especialmente?, ¿por qué las áreas más bajas, no todas, han sido afectadas tan severamente? La roya tiene un óptimo de temperatura, si es muy caliente no le gusta, si es muy frío tampoco.  Entonces, si el año pasado fue muy caliente y en las zonas más bajas fue demasiado caliente, la roya subió un poco más para adecuarse.  En las zonas altas la gente no está preparada para manejar la roya, porque son otros problemas los que tienen, entonces no supieron posiblemente manejar el hongo. Sin embargo, sobre todo esto hay que profundizar más en estudios.

¿Qué tanto influyó la falta de prevención?
El sistema de manejo de la gente no ha sido adecuado. Voy a referirme a Costa Rica, porque creo que en muchos países del área es similar: la gente se ha olvidado de manejar la roya con fungicidas a base de cobre y usa más curativos. Y los curativos mantienen un efecto corto, porque si hay un inóculo en otras fincas va a regresar cuando pase el efecto del curativo. Es muy probable que el año pasado tuvimos grandes cantidades de inóculos flotando en el aire y por lo tanto los que estuvieron manejando las fincas con curativos no tuvieron el efecto esperado. Tampoco hay que creer que el curativo ha perdido su eficacia, en realidad porque no era el momento más adecuado para utilizarlo. Hay otro problema, que el parque cafetalero está envejecido y sabemos que una planta vieja responde con más dificultad a la fertilización, a la poda y  su crecimiento es limitado comparado con una planta joven.

A corto plazo ¿qué acciones recomiendan?
Como región estamos estudiando qué hacer y hay varios tipos de medidas a diferentes plazos, la primera medida es evitar que la roya continúe reproduciéndose. El impacto de la roya en esta cosecha se verá en la cosecha 2013/2014 y probablemente en la cosecha 2014/2015. Si volvemos a tener una epidemia fuerte sería muy dramático, la enfermedad se debe de tratar con fungicidas y las prácticas adecuadas.  Después hay actividades de más mediano y largo plazo, una de ellas es la capacitación de personal técnico y de los productores; y regresar a explicarles, después de tantos años, lo que es esta enfermedad y cómo manejarla. Además de un plan agresivo de renovación de parque cafetalero con variedades resistentes. Seguramente el 90 % del parque cafetalero centroamericano no es resistente a la roya. Renovar un parque cafetalero requiere de mucho dinero y semilla. Tiene que ser un plan muy bien pensado porque hay productores que no pueden pasar ni un año sin producir café.

Con la aplicación de fungicidas, ¿a qué plazo y qué procesos se deben de hacer para aplicarlos?
Al estar en un nivel tan alto de afectación de roya los fungicidas no tienen efectos muy buenos en las plantaciones. Si son fungicidas preventivos ya un 5 % (de infección de roya) es un porcentaje alto para tener efecto.  Los curativos se pueden esperar un poco más, pero estos fungicidas no, hay que aplicarlos en cualquier momento del año; en un año epidémico, como en el que estamos ahorita, incluso la aplicación de un cobre puede ser contraproducente porque el cobre tiene un efecto tónico y las hojas enfermas se pueden mantener sobre la planta y cuando inician las lluvias, el hongo está en las hojas enfermas y el arranque de la epidemia es precoz.  Lo que se debe de buscar en la época seca es que el material enfermo desaparezca, no mantenerlo sobre la planta porque la roya es un parásito obligado que depende de la hoja para vivir. La forma de eliminar el inóculo  es dejar que la hoja muera. En esta época es momento de hacer las podas para restaurar el tejido vegetativo. Creo que es mejor tener algún tipo de programa de nutrición porque la roya está muy relacionada con problemas nutricionales de la planta, y lo mejor es promover el crecimiento de la planta.  También es necesario un enfoque preventivo. Lo más importante es proteger las hojas nuevas.

Tags:

  • roya
  • prevencion de roya
  • cafe
  • CIRAD

Lee también

Comentarios