0 °C, una masa de hielo en el rostro

“Estábamos algo decepcionados, porque dijeron que iba a hacer bastante frío y nosotros hace un rato hasta calor sentíamos”, dijo sonriendo el joven Emanuel Vásquez, originario de La Palma, que se encontraba en el cerro El Pital, en Chalatenango, a 13 kilómetros al noreste del casco urbano del municipio de San Ignacio.
Enlace copiado
Inigualable.  Por un momento, ayer en la madrugada, la neblina disminuyó en El Pital y permitió observar las estrellas y un hermoso panorama. A las 12:08 a. m., el termómetro digital de LA PRENSA GRÁFICA registró hasta 0 grados. El ambiente, sin abrigo, llegaba a ser  insoportable.

Inigualable. Por un momento, ayer en la madrugada, la neblina disminuyó en El Pital y permitió observar las estrellas y un hermoso panorama. A las 12:08 a. m., el termómetro digital de LA PRENSA GRÁFICA registró hasta 0 grados. El ambiente, sin abrigo, llegaba a ser insoportable.

Aventureros.  Ulises Rivera, Manuel Salguero y Carlos Pineda se fueron desde su trabajo (a la una de la madrugada) a El Pital. Llegaron a las 5:00 a. m. a disfrutar del clima.

Aventureros. Ulises Rivera, Manuel Salguero y Carlos Pineda se fueron desde su trabajo (a la una de la madrugada) a El Pital. Llegaron a las 5:00 a. m. a disfrutar del clima.

Disfrute.  Patricia Salgado y Ramón Javier se dejaron ir desde El Congo, en Santa Ana, hasta la parte más alta. El amor todo lo hace.

Disfrute. Patricia Salgado y Ramón Javier se dejaron ir desde El Congo, en Santa Ana, hasta la parte más alta. El amor todo lo hace.

Fuerte.  El rocío fue evidente en plantas y cultivos; en algunos lugares hasta se mencionó que había escarcha, pero no hubo nada de nieve, como se había dicho.

Fuerte. El rocío fue evidente en plantas y cultivos; en algunos lugares hasta se mencionó que había escarcha, pero no hubo nada de nieve, como se había dicho.

Efecto.  La grama llegó a un punto de casi tener escarcha. Sí aparentó rocío blanco.

Efecto. La grama llegó a un punto de casi tener escarcha. Sí aparentó rocío blanco.

Calor.   familias del cantón Río Chiquito, en San Ignacio, cocinaron con leña.

Calor. familias del cantón Río Chiquito, en San Ignacio, cocinaron con leña.

0 °C, una  masa de hielo en el rostro

0 °C, una masa de hielo en el rostro

Enlace copiado
Emanuel se aventuró a ir al cerro tras darse cuenta por redes sociales que se esperaba que para el miércoles por la noche y el jueves en la madrugada las temperaturas disminuyeran considerablemente y que los vientos incrementaran.Pero a este joven de La Palma se le pasó rápidamente su decepción, cuando observó que a los pocos minutos comenzaba a ingresar neblina de un banco de nubes que se situaba en las cordilleras de Honduras, colindante con el cerro El Pital.A su lado, su amigo Édgar Hernán apenas usaba un suéter, ya que junto a Emanuel están acostumbrados a ambientes frescos en el municipio de La Palma.Los jóvenes, que llegaron en moto hasta el lugar, vacilaron unos minutos en regresar a sus casas para ir a traer un poco más de abrigo y pasar la noche y la madrugada en el lugar, para corroborar que se iban a tener vientos de fuertes a muy fuertes de 25 a 40 kilómetros por hora (km/h) y ráfagas de 80 km/h e incluso, mayores.

Por este motivo, un equipo de LA PRENSA GRÁFICA tomó sus maletas y material necesario, para verificar si esta situación sería así como se había pronosticado en el país. Mochila en mano, suéteres, varios pares de calcetines, camisetas de algodón, chumpas impermeables, bufandas, gorros y guantes son algunos de los implementos que no podían faltar para soportar la noche y madrugada.

A las 4 de la tarde en El Pital, situado a 2,730 metros sobre el nivel del mar (msnm), el punto más alto de El Salvador, comenzó a entrar un aire helado, viento disperso producto de un banco de nubes que estaba a unos kilómetros, sobre las montañas de Honduras.

Eso precisamente llegaron a corroborar unas personas originarias de San Miguel, que mientras andaban en San Salvador se dieron cuenta de que la temperatura iba a disminuir y se fueron a El Pital.

La misma historia se repitió con los siete integrantes de la familia Cano Salguero, quienes salieron de San Salvador aproximadamente a la 1 de la tarde; a ellos les acompañó Kiara, su perrita, quien por efecto inmediato del cambio de ambiente se detuvo mientras corría e hizo sus necesidades ante el cambio de clima.

La familia llegó a disfrutar del paisaje, del clima fresco, por lo que al atardecer se dieron por satisfechos y retornaron a su hogar, cuando ya el termómetro digital de LA PRENSA GRÁFICA marcaba cerca de los 5 grados Celsius (°C).

Lo mejor

El miércoles en la noche, la zona de acampar en El Pital había desaparecido y se percibía como la noche más fría. La neblina había cubierto la zona y apenas con lámparas se podía ver a dos metros de distancia: la temperatura ya rondaba los 3 °C en el termómetro y no se sentía frío, sino que una masa de hielo estaba a unos metros de distancia. El viento zumbador recordaba el banco de nubes estaba sobre El Pital.

Pero el clima fue la excusa perfecta para que Patricia Salgado y Juan Ramón Javier decidieran viajar en su pick up desde El Congo, en Santa Ana, hacia el cerro más alto del país: dos sábanas, dos suéteres y el amor les sirvió para tener algo de calor y encarar en la zona de acampar el viento, que a veces era muy fuerte y la temperatura disminuía.

Ayer, ya para las 12:08 de la madrugada, el viento disminuyó un poco y más la temperatura: el termómetro marcó 0.1 °C.

Pero conforme avanzó la madrugada y la visibilidad en la zona a veces era bastante difícil, de la nada apareció un vehículo Honda con tres integrantes a bordo: Ulises Rivera, Manuel Salguero y Carlos Pineda terminaron su jornada de trabajo a la 1 de la madrugada y al estar sabedores del clima que se vivía en El Pital emprendieron viaje desde el restaurante donde laboran. No les impidió que a medio camino se les cayera la mitad del escape del carro, pero el objetivo era claro: llegar a El Pital. Echaron mano de sus únicas herramientas: una tenaza y destornillador para arrancar la mitad del escape y llegar.

Los tres valientes llegaron al filo de las 5 de la mañana, cuando el medidor señalaba 2 °C y apenas se veían entre sí por la densidad de la neblina. Como efecto natural, una hora después comenzó a despejar el ambiente y fue momento preciso para hablar con pobladores.

Ya por la mañana, con cielo azul y despejado –pero con el clima muy fresco (que rondaba los 10 °C)– fueron llegando varias familias: a las 8 de la mañana disfrutaban de un hermoso paisaje y respiraban aire totalmente puro. Según el MARN, la temperatura disminuyó a 6 °C en Los Andes, Santa Ana; 7.4 °C en Montecristo, Metapán; 8.6 °C en Los Naranjos; y 15.6 °C en San Salvador. Estas temperaturas se mantendrán así, según los meteorólogos, en los próximos días. Clima para turistas, pero el MARN recordó que por el fenómeno El Niño el efecto puede revertirse en los próximos meses y tener calores también extremos.

Don Noé Vásquez, dueño de un comedor y de algunos terrenos donde cultiva papa y aguacates, ya lo notó, dijo que la situación climática ha sido similar en la zona en los últimos 10 días; una de las diferencias es que no calificaban como frío lo que percibían, sino como hielo, como una helada “que ha afectado los cultivos, los arruina, como me ha pasado con las papas y aguacates”.

Muchos hablaron de que en estos días había nevado en El Pital; los pobladores sonrieron ante estos comentarios y lo que dijeron fue que había caído un rocío de color blanco, pero que no era nieve. De hecho, en algunas zonas pudo llegar a cristalizarse parte del rocío debido a que la temperatura llegó a 0 °C; cayeron algunas gotas y estas se mantuvieron en las plantas, frutas y hortalizas. Esa fue la percepción que corroboró “in situ” el equipo periodístico de LA PRENSA GRÁFICA, que vio el atardecer y amanecer en El Pital, confirmando que la noche del miércoles y la madrugada de ayer fueron de las que se percibieron como las más heladas en el país.

Tags:

  • el pital
  • frio
  • temperatura
  • vientos
  • marn

Lee también

Comentarios

Newsletter