Lo más visto

1% de condenas a estructuras por agrupaciones ilícitas

Fiscalía logra que se condenen a todos los acusados por agrupaciones ilícitas en un mismo expediente, solo en uno de cada 100 casos. El año pasado judicializaron más de mil casos, pero la FGR solo logró condenas completas en cuatro.
Enlace copiado
Pocas condenas grupales.  La mayoría de condenas por agrupaciones ilícitas no incluyen a todos las personas señaladas en el expediente del caso.

Pocas condenas grupales. La mayoría de condenas por agrupaciones ilícitas no incluyen a todos las personas señaladas en el expediente del caso.

Operativos.  Las autoridades acostumbran realizar redadas masivas durante las noches y casi siempre incluyen el delito de agrupaciones ilícitas.

Operativos. Las autoridades acostumbran realizar redadas masivas durante las noches y casi siempre incluyen el delito de agrupaciones ilícitas.

Detenciones. En los últimos dos años han sido procesadas más de 20,000 personas tanto por agrupaciones ilícitas como por organizaciones terroristas.

Detenciones. En los últimos dos años han sido procesadas más de 20,000 personas tanto por agrupaciones ilícitas como por organizaciones terroristas.

1% de condenas a estructuras por agrupaciones ilícitas

1% de condenas a estructuras por agrupaciones ilícitas

Enlace copiado
 

En las acusaciones en que se incluyen a varias personas por el delito de agrupaciones ilícitas es poco probable que todos los implicados en un mismo caso sean condenados por ese delito. Esa es la respuesta que da un fiscal cuando se le pregunta por qué, según las estadísticas proporcionadas por la Oficina de Información y Respuesta (OIR) de la Fiscalía General de la República (FGR).

Las estadísticas demuestran que en promedio, cada día, el ministerio público presenta alrededor de cuatro requerimientos o acusaciones nuevas en las que se incluye el delito de agrupaciones ilícitas. No obstante, cuando acusa a un grupo por este delito, únicamente en uno de cada 100 casos logra condenas para todos los implicados en un mismo expediente.

En el lapso entre 2013 y 2015, la Fiscalía logró judicializar más de 2,000 casos por agrupaciones ilícitas. En esos mismos años, aún en la administración del exfiscal Luis Martínez, logró condenas para todos los individuos implicados en un mismo expediente únicamente en 21 ocasiones.

Según datos del ministerio público, en los primeros cuatro meses de este año se reportaron 288 casos judicializados por agrupaciones ilícitas. En ese mismo período, la Fiscalía no logró ni una condena para todos los implicados en un mismo expediente.

Además, entre 2013 y 2015 los juzgados absolvieron a 1,085 personas por el delito de agrupaciones ilícitas y condenaron a 2,524. Este año, el 17 % de los procesados por ese delito han obtenido una sentencia absolutoria. El Oficial de Información de Fiscalía explicó que esta no cuenta “con el nivel de detalle” para informar sobre el tipo de prueba ofrecida por la institución de forma más recurrente para demostrar la culpabilidad de los imputados por agrupaciones ilícitas. Dicha figura delictiva consta en el artículo 345 del Código Penal salvadoreño, y está diseñada para sancionar a organizaciones “que estén conformadas por tres o más personas; de carácter temporal o permanente; de hecho o de derecho; que posean algún grado de estructuración y que tengan la finalidad de delinquir” o las pandillas señaladas en el articulo 1 de la Ley de Proscripción de Pandillas.

Las penas por agrupaciones ilícitas van desde los seis meses hasta los seis años de prisión.

Organizaciones terroristas

Una situación similar ocurre con el delito de organizaciones terroristas, contenido en la Ley Especial contra Actos de Terrorismo (LACAT). Desde la fecha en que fue avalado por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, el 24 de agosto de 2015, hasta el 25 de octubre de este año, el ministerio público inició 486 casos por este delito. En ese mismo período han sido absueltos o sobreseídos el 60 % del total de personas a las que se la ha dictado sentencia.

La Fiscalía también reportó que de un total de 215 casos que fueron judicializados por el delito de organizaciones terroristas, entre la fecha en que fue avalado por la Sala de lo Constitucional en 2015 y los primeros cuatro meses de este año, “no se encontraron registros donde se haya condenado a todos los imputados de algún expediente”.

En los últimos dos años han sido procesadas más de 20,000 personas tanto por agrupaciones ilícitas como por organizaciones terroristas.

El director de comunicaciones de la Fiscalía explicó que la administración de Douglas Meléndez espera continuar ampliando el número de diligencias judiciales y condenas por el delito de organizaciones terroristas.

¿Las razones?

Un juez Especializado de Sentencia de San Salvador, que prefirió mantenerse en el anonimato, expresó que el principal reto para la Fiscalía en los casos que acusa a estructuras por los delitos de agrupaciones ilícitas o actos terroristas es la metodología de investigación y el tipo de prueba que utiliza. El jurista dijo que es muy recurrente que la FGR fundamente sus acusaciones por estos dos delitos en el testimonio de una persona con régimen de protección (entre ellos algunos testigos con criterio de oportunidad), con quien se “descalabra todo el caso” cuando los jueces detectan el más mínimo indicio de inconsistencia en su discurso.

“Falla eso, se somete a una sola fuente de prueba, que es el testigo, que puede inducir a error. Si hay un testigo que dice que esta persona es pandillero, que es lo más frecuente, pero está solo la afirmación de él... Es válido, lo sometemos a los vaivenes del ser humano, interés, afectividad y máxime el delator tiene un interés principal: salvarse”, opinó el juez.

Un fiscal, que también habló del tema desde el anonimato, afirmó que la Fiscalía presenta pruebas adicionales a los relatos de los testigos criteriados, pero que es muy difícil determinar por qué razón es que en la mayoría de casos no se logran condenas a todos los señalados en un mismo caso. Aunque a veces, aceptó, los errores pueden nacer de las diligencias realizadas por la Policía Nacional Civil (PNC).

“Podría haber un error en la persona, el cual fue cometido por la policía al momento de la detención. Cada caso y cada proceso es muy diferente en sí, porque la casuística varía”, comentó el fiscal.

El abogado coordinador del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad José Simeón Cañas (IDHUCA), Arnau Baulenas, quien ha participado como querellante en varios casos, considera que es dañino fundamentar este tipo de casos únicamente sobre la versión de algunos testigos, aunque el problema de fondo en el proceder de la Fiscalía en estos casos es “la negligencia de la investigación”.

“Son investigaciones donde no se individualizan las conductas de las personas... La negligencia inicia cuando la Fiscalía gira órdenes de captura. Tenemos una fiscalía que dice que no tiene fondos para investigar, pero la última semana de septiembre se giraron 1,413 órdenes de captura, según apareció en el Twitter de Fiscalía. ‘¿Nos podemos creer que acá hubo una investigación? ”, señaló el abogado.

Baulenas cree que las acusaciones fiscales con este tipo de delitos grupales tienen siempre un carácter “discriminatorio”, pues siempre involucra a habitantes de los barrios más populares, y rara vez se logra la captura de alguno de los financistas de dichas estructuras; como sí ocurrió en el caso de Operación Jaque, que le apostó a golpear las finanzas de una pandilla, una investigación requirió que tanto Fiscalía como Policía destinaran 300 investigadores.

Tags:

  • agrupaciones ilicitas
  • condenas
  • jueces
  • fiscales
  • fiscalia

Lee también

Comentarios