Lo más visto

Más de El Salvador

10,635 JÓVENES LESIONADOS CON ARMA DE FUEGO EN SIETE AÑOS

4.2 jóvenes fueron lesionados con arma de fuego entre 2010 y octubre de 2016. Esfuerzos por prevención de violencia se vuelven cada vez más necesarios, por el impacto negativo que genera en ellos.
Enlace copiado
10,635 JÓVENES LESIONADOS CON ARMA DE FUEGO EN SIETE AÑOS

10,635 JÓVENES LESIONADOS CON ARMA DE FUEGO EN SIETE AÑOS

10,635 JÓVENES LESIONADOS CON ARMA DE FUEGO EN SIETE AÑOS

10,635 JÓVENES LESIONADOS CON ARMA DE FUEGO EN SIETE AÑOS

Enlace copiado

La violencia en El Salvador ha incrementando en la última década: muertos, heridos por arma de fuego, heridos por arma blanca, golpeados que traen como consecuencias traumas psicológicos que llegan a ser invisibilizados, pero que tanta carga traen a los salvadoreños que han pasado de una guerra civil a una guerra social, donde la misma sociedad se consume en un cáncer que mina cada día más.

Quienes hace 10 años eran niños ahora son los adolescentes y jóvenes del país, que viven en carne propia las consecuencias de la problemática que afecta a todos los sectores del país, pero principalmente a los más pobres y necesitados.

En los últimos siete años los registros de la Unidad de Estadística e Información en Salud del Ministerio de Salud (MINSAL) se han atendido a 10,635 jóvenes –entre 15 y 29 años– en la red de establecimientos de salud por arma de fuego, mientras que por corte o punzada las cifras del 1.º de enero de 2010 al 31 de octubre de 2016 llegaron a 56,341.

Según datos del MINSAL en promedio, cada día, en El Salvador 4.2 jóvenes son heridos por arma de fuego, mientras que por corte o punzadas con arma blanca son 22 los jóvenes atendidos en los establecimientos de salud.

Las frías cifras

Según el Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD), en 2015 en El Salvador ocurrieron 3,121 homicidios de adolescentes y jóvenes: eso representó 47 % del total de homicidios que hubo en el país el año pasado. Un 93 % (2,898) fueron hombres y 7 % (223) fueron mujeres jóvenes.

Cabe destacar que los asesinatos cometidos a jóvenes en 2015, el 85 % (2,652) sucedió en espacios públicos, mientras que en el 81 % de los asesinatos (2,528) se usó arma de fuego: un 60 % (1,873) de los homicidios ocurrieron en el área rural y 40 % (1,248) en zonas urbanas.

Para la directora Ejecutiva de FOSALUD, Verónica Villalta: “Aproximadamente un 30 % de la población de adolescentes y jóvenes sufre las consecuencias de, por lo menos, un tipo de comportamiento de riesgo como desertar de la escuela, ser padres jóvenes, estar sin empleo, ser adictos a las drogas o estar en conflicto con la ley”.

Mientras que el ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, aclaró recientemente que “la situación de la violencia de pandillas es la que más afecta los derechos a la vida, a la seguridad, a la libertad, a la integridad física, a la libertad sexual de los niños, adolescentes y jóvenes”.

LA PRENSA GRÁFICA solicitó a la Oficina de Información y Respuesta (OIR) del MINSAL por las principales lesiones de causa externa que han sido atendidas en los establecimientos de salud, entre 2010 y el 31 de octubre de 2016. En estas se destacan como principales atenciones las caídas, accidentes de transporte, golpeados por/contra, corte/punzada (arma blanca), natural/medio ambiente, arma de fuego, fuego/quemadura, envenenamiento, autoinfligidas, medicamentos/drogas.

Entre las consultas y atenciones (curativas y preventivas), el MINSAL registró que entre 2010 y 2015, sobre todo el año pasado fue donde los jóvenes requirieron mayor atención: 3,091,062 consultas y atenciones, mientras que del 1.º de enero al 31 de octubre de este año Salud reportó 2,435,518.

La Alianza por los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Juventud, en la presentación de su estudio “Situación de los derechos de la niñez, adolescencia y juventud en el periodo 2011-2015”, reveló que en ese tiempo fueron asesinados 3,969 niños y adolescentes: un 88 % del sexo masculino y 12 % del sexo femenino. Los más afectados fueron en edades de 15 a 19 años.

Y esa tendencia se mantiene en las consultas y atenciones, ya que siendo el año 2015 –desde el 2010– como el que más atenciones brindó en salud a jóvenes, fueron 2,155,971 los hombres y 935,091 mujeres quienes acudieron a los centros de salud.

Grupo de impacto

Quienes más sufren de la violencia física en la sociedad son los hombres. Los datos brindados por OIR, con base en la recopilación hecha en la unidad de Estadística e Información en Salud, en siete años fueron atendidos en los centros médicos 9,520 jóvenes hombres, mientras que 1,220 fueron mujeres.

En el caso quienes sufrieron algún corte o punzada por arma blanca, se evidencia un considerable incremento en este tipo de lesiones: 44,533 fueron hombres y 11,808 mujeres. En el caso de las atenciones por algún golpe por/contra, supera las anteriores con 45,038 hombres y 14,196 mujeres.

Sin embargo, los jóvenes no son únicamente quienes resultan afectados por la violencia, sino que el mismo estudio que presentó la Alianza por los Derechos de la Niñez, Adolescencia y Juventud reveló también que entre los principales delitos cometidos por adolescentes se encuentra la posesión y tenencia de drogas, agrupaciones ilícitas, tenencia, portación y conducción ilegal de arma de fuego, homicidio agravado, extorsión y resistencia.

Estos indicadores que emanan de la misma sociedad salvadoreña permiten comprender que los enfoques deben estar centrados en el área social, y se debe invertir en niños, niñas, adolescentes y jóvenes para concretar la prevención de la violencia.

Buscan soluciones

La educación es clave. Para el próximo año el Ministerio de Educación (MINED) –en su propuesta del presupuesto presentado en septiembre a la Asamblea Legislativa por parte del ministro de Hacienda– contempla contar con $941.0 millones entre funcionamiento y su programa de inversión pública, para 2017.

La apuesta de la cartera de Educación es mejorar la infraestructura básica escolar, el fortalecimiento de los programas y proyectos prevención social en niños y jóvenes, a través de diferentes detalles como educación sexual, de género, de no violencia, entre otros, esto como medida de evitar la deserción en parte causada por la misma violencia.

Cada día es más evidente en la sociedad salvadoreña que se necesita una mejor educación que permita desarrollarse a plenitud, ya que la prevención de la violencia se logra con educación para la convivencia e integración social.

Pese a que fue solicitado a la OIR del MINSAL cuánto ha invertido en la atención por lesiones de causa externa de jóvenes, entre el 1.º de enero de 2010 y el 31 de octubre de 2016, al cierre de esta nota no se brindaron los datos.

Tags:

  • minsal
  • lesiones
  • violencia
  • arma de fuego
  • arma blanca
  • jóvenes

Lee también

Comentarios