2015, el Año Internacional de los Suelos

Enlace copiado
Enlace copiado
El artículo anterior de Gotas Agrícolas hace referencia a que FAO y GOES, por medio de los ministerios de Agricultura y Ganadería y de Recursos Naturales y Medio Ambiente, se unirán en apoyo a la celebración del Año Internacional de los Suelos.

Particularmente archivo tales noticias tan loables, y al final del año hago la pregunta siguiente: ¿Qué pasó?, pues antes he conocido de similares inquietudes como el año del agua, la lucha contra el hambre, la modernización del agro y más, y al final nadie dice qué pasó, si impactó o no pasó nada.

Insisto que si se desea mejorar los suelos debemos cambiar las palabras siguientes: REGALO POR ESTÍMULOS. Si analizamos que llevamos más de 10 años de venir regalando paquetes agrícolas en cantidades industriales, a estas alturas conviene hacer una evaluación concienzuda sobre el impacto que tales regalías han logrado y si alcanzaron los objetivos indicados.

¿Se ha bajado la pobreza?, ¿se han mejorado los suelos?, ¿nos hemos vuelto autosuficientes en cuanto a alimentos se refiere?, ¿la gente es más feliz hoy que antes? o ¿se ha diversificado la producción? De antemano puedo adelantar que el logro mayor que se ha conseguido es volver a la gente más dependiente del Estado, al grado que ahora se piensa que si no hay regalos no se hace nada.

Si por el contrario cambiáramos a ESTÍMULOS, como decir: te daré tanta semilla, abono o equipos para que evites quemas, hagas tal cantidad de barreras de piedra o vegetativas a nivel para disminuir la erosión de los suelos o terrazas para similar objetivo. Si plantas árboles a orillas de ríos o caminos, o si haces cajueleados, para disminuir la velocidad del agua de lluvia y lograr se infiltre en el suelo, y más por cada metro de suelo que protejas o captes de agua de lluvia a cambio recibirás un puntaje y de acuerdo con la cantidad de puntos te harás acreedor a una fumigadora, tantos sacos de abono, semilla, árboles frutales o más, otra cosa sería.

Si esto se hubiese planeado así, estas fueran horas que en el país se verían innumerables obras de conservación de suelos y plantíos de frutales por todos lados. Pero de continuar regalando, nunca alcanzarán los recursos para complacer totalmente las necesidades de la gente de alcanzar algo con solo extender la mano.

Particularmente no acepto que solo 2015 se declare Año Internacional de los Suelos. En mi criterio, todo el siglo debería dedicarse a ello, pues debemos estar conscientes que la cantidad de tierra agrícola cada día es menor al incrementarse el tamaño de las ciudades, las fábricas, nuevas carreteras, embalses y más, mientras la población crece galopante al no existir ningún programa de familia que conciencie que debemos traer al mundo los hijos que tengamos capacidad de nutrir, vestir y educar para convertirlos en ciudadanos útiles a la sociedad. De lo contrario, nunca habrá suficientes escuelas, hospitales, fuentes de trabajo o cárceles para la creciente población.

Es por ello que a menudo escribo: lo que el país más exporta es gente y tierra al mar. Estoy de acuerdo en mi calidad de extensionista agrícola que aún me considero, que es más fácil regalar que ofrecer estímulos para premiar el esfuerzo de un individuo luchador, con la diferencia que con la primera, la gente se vuelve dependiente y afecta su autoestima; mientras que con el estímulo, la gente lo recibe como algo bien ganado por el esfuerzo aportado.

[email protected]

Tags:

  • Campo
  • suelos

Lee también

Comentarios

Newsletter