Lo más visto

22 extranjeros asesinados este año en El Salvador

Doce nicaragüenses fueron asesinados este año, según Medicina Legal. Entre otros datos, los pandilleros asesinados fueron un poco menos del tercio de todas las víctimas.
Enlace copiado
22 extranjeros  asesinados este año en El Salvador

22 extranjeros asesinados este año en El Salvador

22 extranjeros  asesinados este año en El Salvador

22 extranjeros asesinados este año en El Salvador

Enlace copiado
Julio René Delgado, nicaragüense de 38 años, tenía tres años de haber venido a El Salvador para comenzar un negocio. Se quedó en el municipio de San Alejo, La Unión, donde todos los días vendía sorbetes artesanales en el parque central. De acuerdo con la investigación de la Policía Nacional Civil (PNC), un grupo de pandilleros se le acercaron en julio para exigirle $30 mensuales a cambio de dejarlo vender en el parque. Delgado se negó a pagarles la extorsión y entonces lo amenazaron con asesinarlo en los próximos días.

El 3 de agosto, tres pandilleros cumplieron con su palabra: llegaron hasta la vivienda de Delgado en el barrio La Cruz, del mismo municipio, ingresaron a la fuerza y lo asesinaron con una escopeta y un fusil M-16. Él es uno de los 12 nicaragüenses que fueron asesinados este año en El Salvador, según los datos del Instituto de Medicina Legal (IML).

Además de los nicaragüenses fueron asesinados otros diez extranjeros más, entre los que están tres guatemaltecos, dos mexicanos, una mujer panameña, un hondureño, un ecuatoriano, una mujer de Rumania y un estadounidense.

En enero de este año, Estados Unidos renovó su alerta de viajes a El Salvador, con la que reiteró a sus ciudadanos que permanecer en territorio salvadoreño podría ser un peligro de muerte. En esa alerta, Estados Unidos señaló que 38 estadounidenses fueron asesinados en el país entre 2010 y 2015, y que de esos crímenes solamente habían sido capturados y condenados los responsables de siete casos.

El caso del ciudadano estadounidense que fue asesinado este año ocurrió el 10 de junio en el caserío Joya de Cerén, en San Juan Opico, La Libertad. El hombre salvadoreño y con ciudadanía estadounidense había venido al país a enterrar a su padre, ya que había fallecido por un paro cardiaco. Dos semanas después de haber enterrado a su padre, los pandilleros encontraron al ciudadano norteamericano en la calle principal del caserío y lo asesinaron con un arma de fuego. La policía no reveló su identidad.

Otro de los casos que ocurrieron este año fue el de una ciudadana de Rumania llamada Susanna Lily Modricc-Yost, quien fue encontrada muerta y con señales de tortura y quemaduras en el baúl de su vehículo el 10 de abril. El carro había sido abandonado en la calle principal de la colonia Villareal, en Cuscatancingo, San Salvador. El caso aún permanece en investigación, según el subdirector de Investigaciones de la Policía, Juan Carlos Martínez Marín.

“Es un caso que avanza a paso lento, pero que avanza. No hemos dejado de investigar ese asesinato y no puedo dar detalles para no comprometer la investigación”, dijo Martínez Marín en una entrevista con este periódico.

La últimas personas que la vieron con vida fueron algunos habitantes de la colonia La Granjita, de Mejicanos, donde supuestamente tuvo una discusión con una persona y luego se fue en su vehículo.

El esposo de la víctima, un pastor evangélico con el que procreó un hijo, denunció en la Policía que la ciudadana de Rumania había desaparecido después de esa discusión. Tres días después apareció en el baúl de su vehículo.

La policía dijo en la escena del crimen que una de las hipótesis del homicidio podría haber sido el robo, pero luego cambio la versión y dijo que podría tratarse de negocios que había hecho en San Miguel con unas tierras que vendió y que eran parte de una asociación a la que perteneció.

Pandilleros asesinados

De acuerdo con los datos de Medicina Legal, al menos 1,518 pandilleros fallecieron entre enero y noviembre de este año. Es decir, un poco menos del tercio de homicidios que han ocurrido en el país. La mayoría de víctimas de asesinato han sido comerciantes, motoristas, agricultores, trabajadoras del sexo, taxistas, panderos y estudiantes. Sin embargo, con los datos que Medicina Legal tiene no se puede hablar de una tendencia o de cuál es el perfil de las víctimas en el país, ya que hay más de 2,400 casos en los que las autoridades aún no han logrado determinar a qué se dedicaban las víctimas.

Con los datos que las autoridades sí han logrado corroborar este año se puede afirmar que 52 vigilantes han sido asesinados; en la mayoría de los casos, la razón del crimen fue para robar su arma de equipo; 271 eran agricultores que fueron asesinados mientras trabajaban la tierra o estaban haciendo algo relacionado a su ocupación; 43 eran personas que se dedicaban a oficios domésticos; 34 eran albañiles; 24 eran trabajadores de mecánica automotriz; dos eran expolicías; dos eran agentes del CAM y dos eran supernumerarios.

Las hipótesis que la policía dijeron a los médicos forenses cuando levantaron el acta en cada escena del crimen se desglosan de la siguiente manera: 628 veces dijeron que las víctimas eran pandilleros que fallecieron luego de enfrentarse a tiros con la policía; en otras 33 ocasiones dijo que policías que estaban de licencia se defendieron de un ataque y que por esa razón fallecieron; 44 veces aseguraron que la razón del asesinato fue el robo; nueve veces afirmaron que por una riña mientras víctimas y victimarios estaban departiendo con bebidas alcohólicas; dos veces por bala perdida y dos veces en que ciudadanos actuaron en legítima defensa.

Tags:

  • extranjeros
  • violencia el salvador
  • homicidios

Lee también

Comentarios