Lo más visto

Más de El Salvador

29 años de vocación y ejemplo para la juventud

El amor por la enseñanza y también el deseo de apoyar a los jóvenes en la solución de problemas y en la toma de decisiones ha hecho de Wálter Hernández un profesor único y excepcional.
Enlace copiado
Docente ejemplar. Cada clase reúne los conocimientos necesarios en el área de automotriz, el objetivo es enfrentarlos a la realidad lo más cercano posible, desmontan motores y cuidan cada pieza de los automóviles siguiendo las indicaciones del docente.

Docente ejemplar. Cada clase reúne los conocimientos necesarios en el área de automotriz, el objetivo es enfrentarlos a la realidad lo más cercano posible, desmontan motores y cuidan cada pieza de los automóviles siguiendo las indicaciones del docente.

Enlace copiado

Wálter Jaime Hernández forma parte del equipo de trabajo del Instituto Técnico Salvadoreño (ITS) con 29 años dedicados a la docencia. Para este profesor de vocación, el éxito en la enseñanza consiste en buscar diferentes caminos para acercarse al alumno con paciencia, apoyándoles en sus ideas y decisiones, y actualizándose para facilitarles más conocimientos.

“El éxito de un docente se debe siempre a la vocación por la enseñanza. Saber escuchar al alumno, ayudarlo, acompañarlo y guiarlo lo más que se pueda. También actualizarse y estar de la mano con las nuevas tecnologías”, enfatizó.

El profe Wálter, como le llaman en las aulas, asegura que uno de los pilares de la docencia es que los “jóvenes deben de aprender haciendo. De esto se trata la verdadera enseñanza”, dijo. También reconoce que los docentes del país, además de enseñar, tienen la enorme tarea de orientar a los jóvenes para que sean personas de bien. Es por esto que se toma siempre el tiempo para hablar con ellos y tratar de alejarlos de situaciones de riesgo.

El profesor recuerda el caso de un estudiante de bachillerato, quien pasó por sus aulas y se rodeó de malas compañías, hasta el punto de querer abandonar sus estudios: “Siempre he tratado de decirle a mis alumnos lo que está bien y lo que está mal. Este joven ya no quería seguir estudiando, pero poco a poco, entre mucha plática, logramos que desistiera de su idea y que creyera en sus capacidades. Al final se graduó y ahora es ingeniero industrial; a veces viene a visitarme y me da las gracias por haberlo aconsejado”.

Estas experiencias lo llenan de mucho orgullo, pues mencionó que saber que sus alumnos triunfan y llegan a estudiar en la universidad y la culminan lo hace pensar que todo su sacrificio y entrega ha valido la pena. Por su parte, las autoridades del colegio, aseguran que es una tremenda satisfacción contar con profesores integrales como Wálter, quien además se ha convertido en ejemplo para sus alumnos.

“Es una gran satisfacción contar con gente entregada. Wálter es el profesor más antiguo que tenemos y siempre ha estado forjando a los jóvenes con mucho empeño”, mencionó Jorge Alberto Elías, director general del ITS.

Hernández se graduó como técnico en Ingeniería Automotriz, pero nunca ha parado de estudiar para estar siempre a la vanguardia de la enseñanza.

Jónathan Navarrete, alumno de tercer año Automotriz de la institución, mencionó que las clases y el aprendizaje con él siempre son una gran experiencia: “Lo importante para que la enseñanza sea de calidad es la disciplina con la que el profesor nos enseña, nos aconseja y eso es muy valioso para nosotros”.

Lee también

Comentarios