Loading...

35 % de denuncias sobre personas desaparecidas en El Salvador en 2021 están sin resolver

El número de casos sin resolver registrado en 2021 fue el más alto desde 2019, con cuatro de cada diez denuncias que no tuvieron respuesta. Los especialistas llaman a poner más atención en el fenómeno.

Enlace copiado
Clave. Los expertos sostienen que la presión de familiares y organizaciones ha permitido que muchos casos se resuelvan.

Clave. Los expertos sostienen que la presión de familiares y organizaciones ha permitido que muchos casos se resuelvan.

Enlace copiado

En El Salvador, durante 2021, se registraron 1,828 casos de personas desaparecidas según las cifras finales de la Policía Nacional Civil (PNC). De ese total hubo 638 denuncias que quedaron activas al cierre del año, lo que indica que cuatro de cada diez familias que buscó a su desaparecido no obtuvo una respuesta a su situación.

Dentro de estos casos se encuentra el de Lorena Carolina Avelar, de 27 años, quien desapareció el 5 de diciembre de 2021. Salió de su casa en San Francisco Morazán, Chalatenango, pero nunca volvió. Ni la PNC ni la Fiscalía General de la República (FGR) han podido dar con su paradero, mientras en redes sociales su familia y organizaciones como Alerta Raquel continúan con su búsqueda.

La última vez que tuvieron comunicación con ella fue el 4 de diciembre. Su compañero de vida llamó a la familia de Lorena un día después para comentarles que ella no había llegado a la casa y que se encontraba desaparecida. Él les avisó porque pensaba que podía haberse ido a visitarlos, pero su hermano aseguró que ella nunca los visitaba sola porque no le gustaba dejar solos a los niños en la casa.

Ambos habían decidido mudarse seis años antes a San Francisco Morazán y llevaban una vida juntos. Los familiares de Lorena la visitaban constantemente y hablaban con ella bastante seguido desde que se mudó de Tejutla, también municipio de Chalatenango.

Las víctimas que no han podido ser ubicadas fueron más durante 2021 respecto a los últimos tres años. En 2019 fueron 562 y en 2020 hubo 540.

Para Verónica Reyna, directora de derechos humanos del Servicio Social Pasionista (SSPAS), los casos sin resolver varían acorde a las denuncias realizadas por año. Por ende, al haber registrado más denuncias el año pasado, el número de personas sin localizar es mayor.

"La proporción de los casos sin resolver se ve mayor a los de años anteriores, en relación al total de denuncias, y este porcentaje ha ido en disminución. Hay una reducción, eso implica que efectivamente las instituciones están intentando localizar a estas personas y eso demuestra una mayor efectividad en ese sentido", analizó Reyna.

Agregó que eso también está relacionado con la exigencia que hace la población ante las desapariciones y la visibilidad que ahora tienen estas. Destacó que es importante reconocer el papel de las familias y de diferentes organizaciones en las denuncias y debe considerarse como fundamental que esto siga así.

Durante 2021, según la PNC, 979 personas fueron encontradas con vida y sin ser víctimas de ningún delito. Mientras que 70 más fueron ubicadas, pero sufrieron algún tipo de vulneración.

Para Héctor Carrillo, director de Acceso a la Justicia de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) lo importante no son los porcentajes que definen cuántas víctimas más hubo por año, sino la continuidad del fenómeno a lo largo del tiempo.

"La persistencia del fenómeno en estos tres años es una primera situación que debe ser un factor de preocupación. Hay muchas personas que son encontradas y eso es positivo, pero hay un buen porcentaje que no logra ser ubicada. Más allá de medir los porcentajes, llama la atención la persistencia del fenómeno y eso es algo que ya la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha recalcado", enfatizó.

Señaló que las instituciones deben de visualizar los vacíos en cuanto a la atención de las desapariciones. Esto podría llevarse a cabo con la adopción de medidas de carácter preventivo y no reactivo como sucede en el país.

La denuncia por la desaparición de Lorena fue puesta el 6 de diciembre, cuando la familia se enteró. Sus hijos están a cuidado de su madre y su padre los visita de vez en cuando. La familia espera que pronto puedan tener noticias mientras la búsqueda continúa en redes sociales.

Así como los hermanos e hijos de Lorena, hay muchas familias más que todavía siguen buscando a sus desaparecidos. Sus casos siguen activos y el discurso de las autoridades sigue siendo el mismo: las personas desaparecen porque quieren o por algún problema familiar, como lo han expresado diferentes funcionarios del Gabinete de Seguridad en varias ocasiones.

"El mantenimiento de este fenómeno es una estrategia para cometer delitos, desaparecer personas, ocultar homicidios o para agredir sexualmente", finalizó Verónica Reyna.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines