Lo más visto

350 familias aún permanecen en albergues en Intipucá

La Alcaldía de Intipucá instaló cinco albergues para atender a la población que se las arregla para reducir el impacto de los sismos.
Enlace copiado
Afectación. Una familia afectada por los temblores en la zona oriental del país arma un resguardo provisional para cubrirse del sol y la lluvia.

Afectación. Una familia afectada por los temblores en la zona oriental del país arma un resguardo provisional para cubrirse del sol y la lluvia.

Enlace copiado

De diferentes formas, las personas que permanecen albergadas en el municipio de Intipucá (La Unión) tratan de sobrellevar el miedo que les provoca el enjambre sísmico desde el sábado pasado, que ha causado daños en sus viviendas.

En Intipucá, la alcaldía habilitó cinco albergues temporales en distintos sectores del municipio que están ubicados en el parque central, en las colonias Durán y Márquez, el del caserío El Caulotillo y el recién instalado en el cantón El Jicarito, para hacer un aproximado de 350 familias albergadas.

El parque central es donde aproximadamente 100 familias han permanecido en las tiendas de campaña donadas por la alcaldía. Allí, las familias se las han ingeniado para compartir alimentos que preparan con las cocinas eléctricas.

Uno de esos albergados es José Gabriel Fuentes, quien duerme en una de las bancas las cuales ha improvisado como cama. Comentó que las últimas noches han sido duras debido a que han caído fuertes tormentas, pero lo protege un toldo instalado por la municipalidad.

“Aquí nos ayudamos entre todos, nos dan comida y tratamos de pasar el mal rato. Aún no tengo valor de volver a mi casa”, dijo Fuentes, quien reside en el barrio Concepción.

Fuentes manifestó que vive junto a su abuelo, quien se ha negado a abandonar su vivienda, aunque no ha sufrido daños considerables.

Mientras que en el albergue ubicado en el cantón El Jicarito de Intipucá, específicamente en el desvío que conduce al cantón Tierra Blanca (Chirilagua, San Miguel), las personas también se las han ingeniado para poder llevar de mejor manera el suceso.

Una de ellas es María Santana del Cid, quien se encuentra en el sector con su hija y cinco nietos. Ellos utilizan el pick up de su hija para que la parte trasera sirva como una especie de dormitorio para que por las noches los niños puedan descansar en las colchonetas sin mojarse. Le han colocado cuerdas y bolsas plásticas para no ser afectados por las lluvias. A pesar de la tragedia, ella asegura que pasó un Día de la Madre muy especial.

“Me han venido a abrazar y dar besos las personas, me he sentido bien en este día”, dijo antes de reír a carcajadas.

Mientras que en las afueras de la alcaldía, varias personas hacían cola para recoger una bolsa de víveres que le es proporcionada por la comuna.

Lee también

Comentarios