Lo más visto

421 niños y niñas han sido abandonados en 2017 en El Salvador

La cifra de menores de edad abandonados había logrado decrecer de 156 en 2012 a 75 en 2014, pero experimentó una fuerte alza de 2015 para 2016, cuando la cifra subió de 84 a 535, según los datos estadísticos del ISNA.
Enlace copiado
Sin paradero  En buena parte  de los casos, la madre o el padre que abandona a un hijo no es localizado por las autoridades.

Sin paradero En buena parte de los casos, la madre o el padre que abandona a un hijo no es localizado por las autoridades.

Enlace copiado

Cada vez son más frecuentes los casos en que madres o padres abandonan a sus bebés recién nacidos en calles o en basureros. En lo que va del año, el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ISNA) registra 421 casos de este tipo: 216 son de niños y 205 son de niñas.

Las cifras son preocupantes, consideran las autoridades del instituto, si se trae a cuenta que las cifras habían experimentado una disminución: habían logrado decrecer de 156 en 2012 a 75 en 2014; pero, apenas de un año a otro, las estadísticas experimentaron una fuerte alza, subieron de 84 a 535 casos, de 2015 para 2016. De esos 535, un total de 296 quedaron institucionalizados, lo que significa que no fueron encontrados sus familiares ni tampoco fueron puestos en adopción, por lo que aún se encuentran creciendo en los centros de acogida del ISNA.

“Con los casos de abandono, lo que ocurre es que el niño o niña primero recibe los primeros auxilios, la atención médica que garantiza que reciba toda la atención necesaria para asegurar su estado de salud, la nutrición”.

Según explicó la directora ejecutiva del Consejo Nacional de la Niñez y de la Adolescencia (CONNA), Zaira Navas, las niñas y los niños que son abandonados son llevados a uno de los nueve centros de acogimiento bajo la supervisión del ISNA a escala nacional, de donde podrán ser adoptados hasta que una familia que tenga interés de someterse al largo proceso de adopción sea autorizada, pero para que eso suceda pueden pasar varios años.

“Con los casos de abandono, lo que ocurre es que el niño o niña primero recibe los primeros auxilios, la atención médica que garantiza que reciba toda la atención necesaria para asegurar su estado de salud, la nutrición, las recomendaciones médicas en caso de que hayan sido expuestos a un ambiente que puede ser contaminante, además, para asegurar la alimentación y la atención médica”, anotó Navas.

“Si en el lapso de un año o de un determinado tiempo no se encuentra a la familia, entonces, el niño o niña es sujeto a adopción”.
Zaira Navas,  directora ejecutiva del CONNA

Según el ISNA, solo el Hogar de Niños San Vicente de Paúl recibe a un aproximado de 100 bebés abandonados al año.

Las víctimas más frecuentes de abandono infantil se encuentran en el rango de edad que oscila entre los cero y los tres años de edad, según se comprueba con los datos del CONNA.

Muchas de las niñas, niños y adolescentes abandonados esperan hasta cinco años para poder ser adoptados por una familia, ya que, según la directora del CONNA, si durante el tiempo estipulado por la Ley Especial de Adopciones no se logra determinar que hay una familia que pueda hacerse cargo del cuido del menor, este se remite a una junta de protección del CONNA. La junta establece un acogimiento institucional, según órdenes de un juez de Niñez y Adolescencia.

“Si en el lapso de un año o un determinado tiempo no se encuentra a la familia, entonces, el niño o niña es sujeto a adopción y esto significa que la Procuraduría General de la República (PGR) hace los trámites para declarar que el niño o niña no tiene familia y que está apto para iniciar un proceso de adopción”, detalló Navas.

Adopciones

Un informe del CONNA señala que la PGR determinó que entre julio de 2016 y mayo de 2017 fueron autorizadas 99 adopciones. También establece que la PGR afirma que un aproximado de 290 familias se encontraban idóneas para adoptar a un niño, niña o adolescente, a través de un proceso de evaluación del cumplimiento de los requisitos establecidos en la legislación salvadoreña.

Los datos detallan que, de esas 290 familias, 208 corresponden a familias nacionales y 82 a familias extranjeras.

Por otra parte, el ISNA declaró para ese mismo período a 87 niñas, niños y adolescentes como sujetos para ser adoptados y se determinó que un mayor porcentaje corresponde a niñas y adolescentes mujeres (52 %) en relación con los niños y adolescentes hombres (48 %).

Un dato importante es que son las niñas las que tienen mayor oportunidad de ser adoptadas, en un 42 % de probabilidad, en relación con los niños, el 37 %. Según una gráfica proporcionada por el CONNA, son los menores de dos años de vida quienes con mayor frecuencia son adoptados, siguiéndoles los de cinco años.

La implementación de la Ley Especial de Adopciones, vigente desde el 24 de abril, ha pasado por un largo proceso lleno de dificultades; entre las que destaca la creación de la nueva Oficina para Adopciones (OPA), cuya conformación padeció un engorroso proceso que, inclusive, puso en riesgo los trámites tanto de recepción de nuevas solicitudes de adopción como de las declaratorias de adoptabilidad para los menores institucionalizados y la concreción de estas.

Lee también

Comentarios