Lo más visto

51 meses de ejecución del “by-pass” de San Miguel

El MOP ya comenzó el proceso para la contratación de las empresas que construirán los cuatro componentes del proyecto vial en la zona orientaldel país.
Enlace copiado
Tráfico. El proyecto busca mejorar la transitabilidad y capacidad de transporte en la ciudad de San Miguel con una carretera alrededor del municipio.

Tráfico. El proyecto busca mejorar la transitabilidad y capacidad de transporte en la ciudad de San Miguel con una carretera alrededor del municipio.

Enlace copiado

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) espera contratar este año la empresa o las empresas que se harán cargo de la construcción del anillo periférico o “by-pass” de la ciudad de San Miguel, cuyo plazo de construcción es de 51 meses, y constituye el proyecto de mayor costo, hasta el momento, de esa administración, que ronda los $160 millones.

El mayor aporte corresponde a un préstamo de Japón de $122,579,075, a través de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (JICA), y el resto sería la contrapartida del Gobierno salvadoreño. Ese proyecto cubre 22.27 kilómetros de longitud e inicia en la carretera Panamericana, en el desvío a Moncagua y finaliza en el sector conocido como El Papalón.

El convenio del préstamo incluye el tiempo y procesos de ejecución. “Una vez este fue aprobado y firmado el convenio, por parte del Gobierno de Japón y de su agencia de cooperación que es JICA, formulamos todo un cronograma de ejecución”, expresó Eliud Ayala, ministro de Obras Públicas.

La primera etapa que estaba comprendida en el convenio del préstamo era la elaboración de los diseños, los cuales ya fueron terminados. “Fue contratada de igual manera la empresa diseñadora, y fue contratada ya la empresa supervisora del contrato”, dijo.

Agregó que al tratarse de fondos internacionales, los procesos deben seguir las normativas de los organismos que los facilitan. “Esto ya no está regulado por la LACAP (Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública). Está regulado por la manera cómo Japón considera que un proyecto de esta naturaleza, complejidad y envergadura, debe de hacerse”, afirmó.

Actualmente se encuentran en el proceso de contratación de la construcción, que se ejecuta en dos etapas: una precalificación y luego la presentación de las ofertas económicas de las empresas.

“El proceso ya comenzó, ha tenido características internacionales por supuesto. Y nuevamente El Salvador ha sido el ojo de numerosas empresas que quieren y están interesadas y confían en la capacidad técnica y robustez que el Gobierno de la República tiene para ejecutar esto”, comentó el ministro.

El 24 de marzo de 2018, el MOP hizo un llamado público para precalificación a contratistas o firmas para la construcción de “by-pass”. El pasado 13 de abril, autoridades y técnicos del ministerio se reunieron con representantes de 19 empresas, de un total de 36 registradas para el proceso de precalificación de contrato para la construcción de los paquetes 1, 2, y 3 para aclaración de dudas a inquietudes.

Las empresas presentarán la documentación requerida y los que cumplan los requisitos serán llamados a la licitación, que se emitirá el 30 de julio.

“Inicialmente teníamos como meta para poder culminar el proceso en enero del próximo año. Nosotros esperamos antes, en este año tener contratada la empresa ejecutora del proyecto y por lo tanto, obviamente, al más breve plazo comenzar las obras de construcción”, sostuvo Ayala.

Componentes

El proyecto originalmente se pensó en un solo contrato, pero se decidió dividirlo en cuatro paquetes, ya que habría significado contratar a una empresa que tuviera suficiente capacidad financiera y técnica para poder asumir esa obra. “Pero aparte de eso, tendríamos que haber terminado hasta el último detalle del diseño para poder tirar la licitación”, agregó.

El proyecto tiene la finalidad de mejorar el transitabilidad y capacidad de transporte en la ciudad de San Miguel, a través de una carretera alrededor del municipio. Beneficiará a los municipios de Moncagua, en el cantón Valle Alegre; Quelepa, en los cantones San José y El Obrajuelo; San Miguel, en los cantones El Sitio, El Zamorán, Santa Inés, El Divisadero, Hato Nuevo, Las Delicias, El Papalón y El Jute.

El primer paquete tendría 4.25 kilómetros de longitud, que implica la ampliación de la carretera Panamericana desde el desvío a Moncagua hasta el desvío del “by-pass” en El Obrajuelo. El segundo componente es la ampliación a cuatro carriles desde este desvío hasta Hato Nuevo en la Ruta Militar, que tendrá una longitud de 9.01 kilómetros, será de cuatro carriles e incluye un intercambiador, 11 puentes cortos y seis drenajes y alcantarillas.

El tercer componente es la nueva carretera desde la Ruta Militar a dos carriles hasta El Papalón, por el kilómetro 145 de la Panamericana, también con una longitud de 9.01 kilómetros, con cuatro puentes cortos y 13 drenajes y alcantarillas.

“La intención nuestra es precisamente que podamos recibir ofertas de cada uno de los tramos separados. De tal manera que el país pueda tener un costo beneficio de cada uno de ellos. Porque la naturaleza solo de la ampliación tiene una expertise, una complejidad muy propia”, dijo Ayala.

Mientras que el cuarto componente será la construcción de los puentes sobre el río Grande norte, de 140 metros; y sobre el río Taisihuat, de 90 metros de largo.

El funcionario argumentó que la complejidad y administración de un proyecto de apertura de carretera y la construcción de puentes es diferente.

“Si nosotros, por ejemplo, incluyéramos la construcción de los puentes dentro de la apertura, el de apertura va a subcontratar los puentes y nos va a cobrar costos adicionales innecesarios”, dijo.

No obstante, reconoció que hacer la división por tramos hace más compleja la administración del proyecto; pero que priorizan en agilizar su ejecución. “Lo que al país le interesa es ejecutarlo lo más rápidamente posible y que podamos alcanzar todas las metas que nos hemos propuesto”, sostuvo el funcionario.

El préstamo fue avalado por la Asamblea Legislativa el 30 de abril de 2015 y comenzó la preparación para contratar la elaboración del diseño, el cual se adjudicó en junio de 2017 al consorcio Nippon Koei LAC.

 

Lee también

Comentarios