60 años de prisión para mujer que mató a su hija

También lesionó con un corvo a sus otros dos hijos. Fue señalada de practicar brujería dentro de su vivienda.
Enlace copiado
Detonante Días antes de que la mujer atacara a sus hijos, José, un pastor y otros miembros de una iglesia evangélica habían sacado de la casa una imagen de San Simón, hierbas, velas y un cristal de colores, y los quemaron.

Detonante Días antes de que la mujer atacara a sus hijos, José, un pastor y otros miembros de una iglesia evangélica habían sacado de la casa una imagen de San Simón, hierbas, velas y un cristal de colores, y los quemaron.

Enlace copiado

El Tribunal de Sentencia de Zacatecoluca, La Paz, condenó a 60 años de prisión a Julia Esmeralda Mendoza Méndez, de 36 años, por el homicidio de una de sus hijas y por el intento de homicidio de otros dos.

El hecho ocurrió el 18 de noviembre de 2016 en la vivienda de la familia, ubicada en San Luis La Herradura, La Paz, recordó el jefe la oficina fiscal de Zacatecoluca, Juan Hernández.

Durante el juicio, la fiscal del caso aportó prueba documental y pericial, además de contar con la declaración del padre de las víctimas, quien narró la forma en que ocurrieron los hechos, durante los cuales su esposa asesinó con un corvo a su hija de seis años, Rosa Esmeralda Elías Mendoza, y lesionó gravemente a Marcos Geovany, de 10 años, y a Julissa Carolina Elías Mendoza, de tres.

Ante la evidencia presentada, el juez condenó a la mujer a una pena de 30 años de cárcel por el homicidio agravado en perjuicio de la pequeña Rosa Esmeralda y a 15 años más por cada caso de homicidio tentado.

Según la declaración del padre de las víctimas, José Geovany Elías Valencia, los hechos sucedieron aproximadamente a las 4 de la mañana, en la casa ubicada en la colonia La Zarcera, del barrio Guadalupe, en San Luis La Herradura, cuando él se preparaba para ir a trabajar.

Agregó que escuchó unos gritos en el interior de la casa y observó a su compañera de vida que cargaba en brazos a Julissa Carolina, quien se encontraba ensangrentada.

Sostuvo que fue en ese momento que él le arrebató de los brazos a la menor y la sacó al patio de la vivienda para darle auxilio, y en ese momento observó que su otra hija, Rosa Esmeralda, tenía una herida en el cuello y estaba muerta, y que el niño también tenía una lesión en la espalda.

Además, vio a su exesposa con un corvo en las manos, con el cual había atacado a sus hijos.

El padre de los menores aseguró que su pareja estaba poseída por el diablo porque desde hacía dos años practicaba brujería y se ponía mal porque no contaba con un lugar privado en su casa, de una sola habitación, para “hacer sus trabajos”.

Lee también

Comentarios

Newsletter