Lo más visto

Más de El Salvador

60,000 estudiantes desertaron de colegios privados el año pasado

Representantes de educación privada aseguran que doblarán la inversión en cámaras y vigilantes para apoyar la seguridad en los centros educativos.
Enlace copiado
Amenazas. Las autoridades de Educación consideran que las amenazas a los estudiantes no son una causa determinante del abandono de las escuelas.

Amenazas. Las autoridades de Educación consideran que las amenazas a los estudiantes no son una causa determinante del abandono de las escuelas.

Preocupados. Los colegios privados piden al Gobierno mayor vigilancia de los entornos donde se ubican las instituciones para evitar que los alumnos sean acosados.

Preocupados. Los colegios privados piden al Gobierno mayor vigilancia de los entornos donde se ubican las instituciones para evitar que los alumnos sean acosados.

60,000 estudiantes desertaron de colegios privados el año pasado

60,000 estudiantes desertaron de colegios privados el año pasado

Enlace copiado
El 14.5 % de los alumnos que se matricularon el año pasado en colegios privados no terminó sus estudios hasta el fin del año lectivo, según datos de la Asociación de Colegios Privados de El Salvador (ACPES). Eso representa, de acuerdo con la asociación, unos 60,000 estudiantes que desertaron en 2015.

La cifra, según Javier Hernández, presidente de la ACPES, la obtienen de restar la matrícula con los que terminan el año escolar: “Un indicador que a toda la comunidad educativa ha tenido que afectarle. Es un dato preocupante”.

Según Hernández, la asociación ha intentado conocer las razones de esa altísima deserción, pero se ha topado con una dificultad: las familias no dicen los motivos reales por los que deciden retirar a sus hijos de las instituciones educativas.

“La razón por la que más se nos van los estudiantes es por cambio de domicilio. Atrás de esa razón se encuentran otras justificaciones que se nos hace difícil, como colegios privados, manejarlas porque las familias no dicen ‘me voy porque estoy amenazado, o porque estamos extorsionados’”, señaló Hernández en una conferencia de prensa que realizó la ACPES minutos después de dar por inaugurado el año escolar 2016 en el sector privado.

Sin embargo, la experiencia de los docentes les llevan a caer en la cuenta que muchos de esos “traslados de domicilio” están vinculados a problemas originados con el territorio donde viven los estudiantes y el tránsito que hacen hacia el colegio donde están matriculados.

Hernández no dio un número sobre la cantidad de estudiantes que abandonaron los colegios por inseguridad ni de qué niveles; sin embargo, consideró que el “problema más fuerte se encuentra en educación media, son los jóvenes los que se complican por el territorio donde viven”.

La segunda razón de la deserción, de acuerdo con el análisis de la ACPES, es porque los padres de familia no pueden continuar pagando la colegiatura de sus hijos en colegios privados: “Es preocupante porque la deserción por razones económicas también es grande”.

Hernández echa mano de las cifras de familias en mora con los colegios para llegar a esa conclusión: “En 2015 tuvimos una morosidad que se triplicó con relación a 2014. Hubo más padres de familia que se atrasaron en el pago de sus colegiaturas”.

La Asociación de Colegios Privados de El Salvador considera que al sumar las dos causas de la deserción refleja que “hay una imposibilidad de las familias de optar por una educación privada en el país”.

El problema está afuera

La ACPES considera que el acoso que sufren los estudiantes ocurre fuera de los centros escolares. “La preocupación grande es que nuestros estudiantes estén viviendo en un lugar y no puedan ir a estudiar a otro. Esa una de las razones más fuertes del porqué nuestros estudiantes que se han ido de las aulas”, dijo Hernández a modo de conclusión.

Sobre esa inseguridad en las inmediaciones de los colegios, Manuel Machado, presidente honorario de ACPES, dice que como asociación le han pedido en varias ocasiones al Gobierno que “dé seguridad al entorno de los centros educativos para que los estudiantes puedan llegar a recibir sus clases sin problemas”.

Sobre las estimaciones de matrícula para 2016, la ACPES dijo que aún le faltan unos 20,000 estudiantes para equiparar la cobertura del año pasado. Eso representa un 5 %.

La ACPES, además, dijo que ha solicitado a sus agremiados el impulso de dos estrategias para disminuir la deserción en este año: la instalación de cámaras de videovigilancia y la indagación más detallada sobre la procedencia de los aspirantes que se inscriben en cada centro educativo.

Sobre las cámaras, Hernández aseguró que esperan haber completado la instalación de esos aparatos tecnológicos en un 60 % del total de colegios. Además, el presidente de la ACPES habló de reforzar la seguridad con agentes privados en el interior de algunos centros de estudio.

Hernández dijo que en ese esfuerzo tienen planificado invertir unos $400,000, lo que implicaría el doble del gasto en seguridad que hizo el sector durante 2015.

En relación con la investigación de la procedencia de los estudiantes, Hernández dijo que la idea es que cada muchacho llene un formulario con información sobre el sitio donde reside.

“Se trata de hacer un estudio geográfico de dónde viene y por dónde pasa cada alumno para llegar al colegio; con ello se puede ubicar los sitios afines a la institución”, dijo el presidente de la ACPES en alusión al control territorial que grupos de pandillas ejercen en distintas zonas del país.

Tags:

  • ACPES
  • estudiantes
  • desercion

Lee también

Comentarios