69 PNC piden cambio vivienda por violencia

Esa cantidad de agentes solicitó el cambio ante el FSV, entre noviembre de 2015 y enero de este año, por las amenazas de pandillas en contra de ellos y sus familias. Otras 553 personas pidieron cambio por el mismo motivo.
Enlace copiado
Amenazas.  Según el FSV, 53 policías ya están instalados en nuevas viviendas, después de solicitarlas por amenazas de pandillas entre noviembre y enero.

Amenazas. Según el FSV, 53 policías ya están instalados en nuevas viviendas, después de solicitarlas por amenazas de pandillas entre noviembre y enero.

69 PNC piden cambio vivienda por violencia

69 PNC piden cambio vivienda por violencia

Enlace copiado
Entre noviembre de 2015 y la primera quincena de enero de este año, 69 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) solicitaron al Fondo Social para la Vivienda (FSV) la oportunidad de abandonar la vivienda que estaban pagando y trasladarse a otra, por las amenazas de pandillas en contra de ellos y de sus familiares.

“Entre esos 69 casos de policías que estamos trabajando ya hemos resuelto 53, esto desde que aprobamos en la junta directiva del Fondo Social la agilización para resolver los casos de policías”, explicó el presidente del FSV, Tomás Chévez.

El funcionario mencionó que la junta directiva decidió priorizar los casos de los policías ante la situación que atravesó la PNC en 2015, cuando fueron asesinados 61 policías y dos de sus familiares, según datos de la Policía.

Durante la reunión en que la junta directiva aprobó esta agilización de los procesos, las autoridades policiales expusieron que, según las investigaciones de inteligencia policial, los cabecillas de las pandillas ordenaron un incremento de asesinatos en contra de los elementos de la corporación y sus familiares, como ha sucedido este año en que supuestos pandilleros han asesinado a una madre, padre, esposa, hermana y sobrino de algunos agentes.

Chévez detalló que el programa al que se acogen los policías amenazados es al de las permutas, que tiene como propósito ofrecer oportunidades a los usuarios para que se cambien de casa a causa de la violencia.

“Todos nuestros usuarios pueden acercarse al fondo a exponer su caso y nosotros lo analizamos y ofrecemos oportunidades, pero desde noviembre nuestra prioridad han sido los casos de los policías, y al menos a 53 ya hemos colocado en otras casas que ellos eligieron”, dijo Chévez.

El presidente explicó que el fondo ha ayudado a esos 69 policías con el traslado inmediato de sus familias a casas de alquiler, mientras suspende temporalmente la cuota que debía pagar al FSV por su vivienda.

“Nuestra función es facilitar todo a los elementos de la corporación, de manera que cuando piden una permuta, lo que hacemos es suspender la cuota que deben pagar para que mientras les resolvemos no tengan que pagarnos y a la vez pagar las casas del alquiler emergente”, dijo Chévez.

La mayoría de estos casos son de agentes que habían adquirido una casa en la zona metropolitana de San Salvador y que, también, buscan trasladarse a otro sector de la zona metropolitana.

El proceso de la permuta consiste en que el FSV le presenta un inventario a los policías con todos los inmuebles disponibles que tiene para ofrecer y luego el policía elige dónde vivir.

“Lo que hacemos es mostrar el catálogo de los inmuebles disponibles, porque se trata de ayudar y no de imponer, entonces dejamos que el policía elija democráticamente dónde vivir, con la única condición de que la cuota que debe pagar sea más o menos similar a la que pagaba en la casa que dejó”, explicó Chévez.

El programa permite que el monto que el agente había pagado en la casa que dejó se abone a la casa a la que se traslada. Además, las cuotas que no pagó, durante el tiempo en que el proceso estaba en trámite en el FSV, no caen en mora y son descongeladas hasta que el policía ha cumplido un mes de vivir en la nueva vivienda.

Según Chévez, las casas que dejan los policías son retomadas por el FSV y puestas en el catálogo para ofrecerlas cuando nuevos usuarios solicitan un crédito para vivienda en esas zonas.

El presidente del fondo dijo, además, que este servicio de permuta con prioridad para resolver los casos de policías es parte de una estrategia temporal, ya que la PNC está avanzando en un proyecto para construir complejos habitacionales, en distintas partes del país, para los más de 28,000 miembros de la corporación, en el que también están involucrados el FSV y un inversionista local (ver nota aparte).

Otras permutas

Además de los casos de policías, otras 553 personas se acercaron al FSV entre junio de 2009 hasta la primera quincena de enero de 2016 para solicitar una permuta por amenazas de pandillas, según Chévez.

La mayoría de estos casos, como ha sucedido con los de los policías, son de personas que pagan viviendas en la zona metropolitana de San Salvador y que piden traslado a otros sectores del mismo departamento.

“De esos casos se han resuelto exitosamente 125 permutas, y eso es lo que hacemos nosotros en el fondo para colaborar con el Plan El Salvador Seguro y garantizar la seguridad de nuestros usuarios, que vivan donde se puedan sentir bien y sin riesgo”, dijo Chévez.

El presidente señaló que en la zona metropolitana del país, en ese mismo periodo, ha sido vendido y cancelado un total de 5,882 viviendas.

“Es importante decir que casi 6,000 viviendas han sido pagadas en estas zonas de donde han solicitado permutas, porque nos demuestra que el problema no es tan grande como parece, si no estas casas no estuvieran vendidas”, argumentó Chévez.

Incluso, de acuerdo con los datos del informe de permutas, dos personas solicitaron trasladarse a lugares de donde otros usuarios del FSV solicitaron salir.

Tags:

  • violencia
  • inseguridad
  • policia nacional civil
  • pnc
  • fsv
  • vivienda
  • amenazas

Lee también

Comentarios

Newsletter