Lo más visto

Más de El Salvador

80 personas procesadas por desplazamientos

En Santiago Texacuangos 11 familias ha huido en los últimos meses por amenazas de pandillas, pero PNC solamente reconoce un caso. El municipio, además, es un refugio de pandilleros que huyen de las FIRT.
Enlace copiado
Desplazamiento. El desplazamiento en Texacuangos inició desde el asesinato de un exsoldado que vivía en Dalmacia II.

Desplazamiento. El desplazamiento en Texacuangos inició desde el asesinato de un exsoldado que vivía en Dalmacia II.

Dalmacia II.En la colonia Dalmacia II de Santiago Texacuangos, San Salvador, han huido al menos 11 familias por amenazas de pandillas, según habitantes. Policía  reconoce solamente un caso y dice que está trabajando para evitar que pandillas amenacen a las familias.

Dalmacia II.En la colonia Dalmacia II de Santiago Texacuangos, San Salvador, han huido al menos 11 familias por amenazas de pandillas, según habitantes. Policía reconoce solamente un caso y dice que está trabajando para evitar que pandillas amenacen a las familias.

80 personas procesadas por desplazamientos

80 personas procesadas por desplazamientos

Enlace copiado
Por haber amenazado y obligado a familias enteras para que abandonen sus viviendas, animales y bienes en diferentes caseríos, cantones y condominios del país, más de 90 personas han sido capturadas desde el 21 de abril de este año, acusadas del nuevo delito de limitación ilegal a la libertad de circulación, que aprobó la Asamblea Legislativa en la más reciente reforma al Código Penal. De los capturados por provocar los desplazamientos forzados, un total de 80 se encuentran en bartolinas policiales guardando prisión preventiva, mientras el proceso judicial en su contra continúa en la fase de instrucción, según datos de la Fiscalía General de la República (FGR).

Entre esos 80 procesados hay dos soldados vinculados al desplazamiento de más de 15 familias en el caserío Los Jorge del cantón El Cedro, en Panchimalco, al sur de San Salvador. Los soldados estaban destacados en la Cuarta Brigada de Infantería en Chalatenango y en el Comando de Fuerzas Especiales de la Fuerza Armada en Ilopango.

Además del caso de Panchimalco, los 80 supuestos pandilleros han sido procesados por cuatro casos más de desplazamientos forzados en el país, de un total de 88 que han ocurrido este año, según lo ha documentado la Mesa de Sociedad Civil contra el Desplazamiento Forzado por Violencia y Crimen Organizado.

Esos 88 casos no incluyen los desplazamientos esporádicos que protagonizan algunas familias que nunca denuncian en la Policía Nacional Civil (PNC) y que huyen de las amenazas de pandillas en silencio, para que ni sus vecinos se enteren, tal como ha sucedido en los últimos meses en la colonia Dalmacia II de Santiago Texacuangos, San Salvador.

esporádicos

En Dalmacia II, al menos 11 familias han decidido abandonar sus viviendas. Se fueron una por una y en diferentes días. El desplazamiento esporádico de las 11 familias en Dalmacia II de Santiago Texacuangos inició por el asesinato de Salvador Alfredo Martínez, de 27 años, quien era un exsoldado en el Destacamento Militar número 9 en Zacatecoluca, La Paz.

Según la Policía de Texacuangos, los pandilleros de Dalmacia II sacaron a Martínez de su vivienda en la madrugada del 19 de junio, mientras dormía junto a sus padres, para asesinarlo con un objeto cortopunzante y armas de fuego. Después del asesinato, los pandilleros llegaron nuevamente a la casa de los padres del exsoldado y les dijeron que tenían que irse, de lo contrario también los matarían. Los padres solamente velaron y enterraron a su hijo en un ataúd donado por la alcaldía, y luego abandonaron su casa sin decirle a muchas personas la razón, tal como reza en los postes y muros de Dalmacia II: “Ver, oír y callar”.

De acuerdo con la investigación policial, Martínez fue asesinado porque el cabecilla mandó a decir a los demás pandilleros, desde las bartolinas de la delegación San Salvador Sur, que había sido capturado días atrás por una denuncia que hizo el exmilitar y que por eso la pandilla tenía que matarlo.

“Al palabrero de la pandilla que opera en Dalmacia II le dicen ‘el Ángel’, no recuerdo ahorita el nombre completo. A ese lo capturamos no por alguna denuncia del exsoldado. Ese exsoldado no ha tenido nada que ver. A ese lo capturamos por una investigación y por siete órdenes de captura que tenía por homicidios. Los pandilleros mataron al exsoldado, porque ese ‘Ángel’ pensó que había sido capturado, con dos pandilleros más, por quejas del exsoldado”, dijo el jefe del puesto policial de Santiago Texacuangos.

Días después del asesinato de Martínez, un hombre se acercó al puesto policial para denunciar que dos pandilleros también habían llegado a su casa para decirle que no querían verlo en la colonia, y que tenía que irse o atenerse a las consecuencias.

“El hombre de unos 30 años denunció que había sido amenazado y que necesitaba que policías llegaran para darle seguridad, mientras sacaba sus cosas. No sé si realmente fue amenazado, porque cuando le dijimos que tenía que darnos toda la información para investigar se negó. Así que solo le dimos seguridad cuando se fue. Ese es el único caso del que sabemos que alguien dijo que se fue por amenazas, pero me extraña que ustedes (LA PRENSA GRÁFICA) tengan información de que la gente se está yendo, porque no tenemos ninguna denuncia más”, dijo el jefe policial.

El del hombre que pidió seguridad es el único caso que la policía del municipio reconoce, con ciertas dudas, como desplazamiento. La Policía ni siquiera reconoce que la familia del exsoldado se fue por amenazas. Por su lado, los habitantes de Dalmacia II insisten en que son 11 familias las que han abandonado sus viviendas y que hasta la fecha no han regresado.

“Aquí la Policía ni viene. Uno pone queja, uno dice lo que está pasando y nada. Estamos cansados de eso. La gente que se ha quedado es porque no tiene adónde llegar. El alcalde tampoco sabe nada o no quiere saber, porque se le ha hecho llegar el aviso. Solo viene cuando es campaña electoral, para reventar piñatas y prometer miles de cosas y que vamos a tener seguridad. Pero hasta hoy, nada”, dijo un habitante, quien prefirió permanecer en el anonimato.

El síndico de la alcaldía, Óscar Castro, dijo a este periódico que el alcalde tiene proyectos de prevención de violencia para Dalmacia II, pero que están en pausa porque la alcaldía está pasando una crisis financiera por falta del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de los Municipios de las Municipalidades (FODES), que el Ministerio de Hacienda no ha depositado desde septiembre.

“Este año teníamos que construir una casa de prevención en esa colonia. Sería un lugar con computadoras e internet, un lugar de encuentros y de talleres para que los jóvenes no estén desocupados. Pero nada de eso hemos podido hacer porque esta alcaldía, que es pequeña, funciona casi que con el FODES. Aquí no hay industria, no hay comercio y por lo tanto no hay impuestos”, explicó.

Castro aseguró que la alcaldía ha sobrevivido en los últimos meses por un fondo de emergencia que tenía, pero que se acabó en septiembre con el pago a los salarios de los 49 empleados de la municipalidad.

Migración de pandilleros

El síndico, el jefe del puesto policial y habitantes de la colonia también manifestaron ayer a este periódico que una de las más recientes preocupaciones del municipio es la inmigración de pandilleros que han llegado desde Apopa, Soyapango, Ilopango, San Martín y San Marcos.

Según el jefe policial, Texacuangos es un municipio con muy poca presencia de las Fuerzas de Intervención y Recuperación del Territorio (FIRT), lo que hace que sea un lugar atractivo para pandilleros que huyen de los municipios donde las FIRT están presionando más.

“Los pandilleros se vienen para acá, porque aquí no se presiona tanto, no están las FIRT como en los municipios desde donde han huido. Hace un mes descubrimos dos pequeños campamentos de pandilleros”, dijo el jefe policial.

Tags:

  • desplazamientos
  • violencia
  • desplazados
  • familias
  • pandillas

Lee también

Comentarios