Lo más visto

Más de El Salvador

876 armas de fuego coinciden en múltiples escenas

Balística de la PNC asegura que una sola pistola fue utilizada para cometer 26 crímenes, entre ellos 22 homicidios en San Vicente. La PNC también da cuenta del decomiso de ocho armas de fuego diarias desde 2012. Un vínculo directo con homicidios.

Enlace copiado
876 armas de fuego coinciden en múltiples escenas

876 armas de fuego coinciden en múltiples escenas

Enlace copiado

El 4 de junio de 2012, en la tarde, tres agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) detuvieron a Héctor Antonio Mendoza Martínez cuando caminaba en la acera del Parque Infantil, en el centro de San Salvador. Le encontraron una pistola dentro de una mochila de hombros: una Taurus 9x19 milímetros.

Los agentes hicieron el papeleo y remitieron a Mendoza Martínez a la fiscalía por el delito de tenencia, portación y conducción ilegal e irresponsable de arma de fuego. La pistola fue marcada, embalada, etiquetada y enviada a la División de Policía Técnica Científica (DPTC) de la PNC.

Los peritos de la DPTC analizaron el arma en el Sistema Integrado de Identificación Balística (IBIS, en inglés) para almacenar las características microscópicas del arma: el estriado (surcos o canales) que deja en cada proyectil y la huella de la aguja percutora en los casquillos.

Cuando los peritos analizaron el arma decomisada a Mendoza Martínez encontraron coincidencia con las características de 22 balas y 228 casquillos de las escenas de 24 homicidios y dos atentados que no cumplieron con el cometido de matar a la víctima. El programa IBIS advirtió que esa Taurus 9x19 mm había sido utilizada para cometer esos 26 crímenes.

Los peritos de la DPTC no solo se basan en las coincidencias que la máquina señala. Además, buscan los casquillos y proyectiles ya almacenados para cotejar las huellas de forma microscópica. En el caso de Mendoza Martínez, detectaron que todos los atentados habían ocurrido en una misma zona.

"Esta arma, si bien es cierto que fue incautada en San Salvador, al hacer la relación de todos los lugares donde había participado resultó que fueron de San Vicente. Para la investigación, significa que fue un área específica donde se estuvo moviendo. Eso nos resultó curioso", recuerda Jesús Molina Aguiluz, jefe policial de la DPTC.

Un arma, muchos crímenes

La División de Policía Técnica Científica empezó a analizar armas de fuego, casquillos y proyectiles con un sistema de identificación desde 2007. En ese entonces, según Molina Aguiluz, el equipo solo presentaba imágenes en dos dimensiones, como una fotografía. Sin embargo, a partir de 2017, Estados Unidos donó el IBIS con capacidad en tercera dimensión (3D). "Ese cambio significa que se puede ver todo el contorno de las evidencias por los giros", señala Molina Aguiluz.

Alfredo Segura, jefe de la Unidad de Balística de la DPTC, le dijo a LA PRENSA GRÁFICA que desde el 14 de marzo de 2007 (cuando inició la identificación) al 26 de diciembre de 2018 han ingresado al sistema un total de 64,942 evidencias, entre armas de fuego, casquillos y proyectiles. En esos 11 años, la máquina ha logrado identificar que 876 armas de fuego han participado en 7,510 escenas de crímenes.

De acuerdo con el inspector Segura, cuando la máquina advierte sobre una coincidencia ("match", término oficial usado por la DPTC) los peritos buscan las evidencias y luego las analizan con microscopios, donde cotejan huellas, estrías y otras señales que concuerden.

"Tenemos almacenadas en el sistema IBIS ingresadas evidencias de 64,942 hasta ayer (26 de diciembre de 2018), entre ellos proyectiles y casquillos. De ellas ya hemos trabajado 1,088 informes desde 2007 a la fecha. Cada informe es un rastreo donde se han identificado 876 armas de fuego", explica el jefe Segura.

El jefe Molina Aguiluz señala que no todas las armas de fuego incautadas son llevadas a la DPTC. El criterio, asegura, es que estén relacionadas con delitos. No incluyen las armas compradas por particulares ni las que utilizan policías y militares.

Un informe de la Oficina de Información y Respuesta de la PNC da cuenta de que de enero de 2012 a diciembre de 2018 han sido incautadas 20,097 armas de fuego en El Salvador. Lo que representa un promedio diario de ocho. Además, el documento revela que el 96 % de esas armas de fuego funcionaba perfectamente cuando fue decomisado.

Según el informe de la PNC, el 74 % de esas armas son pistolas y revólveres; sin embargo, también figura una cantidad importante de fusiles, escopetas, subametralladoras y hasta granadas fragmentarias (ver listado completo en gráfica aparte).

Esa abundante circulación de armas de fuego está relacionada con la alta cifra de homicidios en El Salvador, de acuerdo con las autoridades de Seguridad Pública. Solo durante 2018, según el director de la PNC, Howard Cotto, fueron asesinadas con armas de fuego 2,598 víctimas, lo que representa el 77.8 % de los 3,340 homicidios cometidos el año pasado.

El jefe de Balística confía en que el apoyo científico contribuya a esclarecer esos casos, como ocurrió con la Taurus decomisada aquella tarde del 4 de junio de 2012 en el Parque Infantil. Mendoza Martínez fue condenado en 2016 a purgar una pena de 35 años de prisión después de que un juez lo halló culpable de uno de los 24 homicidios cometidos con el arma de fuego que portaba ese día.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines