Lo más visto

Más de El Salvador

El Salvador  / social Lo más leído

8M: Multitudinaria marcha de mujeres recorre capital salvadoreña reclamando deudas históricas y "reivindicando el uso de las calles como un lugar nuestro y siempre negado"

Mujeres denunciaron la explotación laboral y acoso sexual en las maquilas por parte de supervisores y operarios, la falta de un salario digno, los crímenes de odio, la falta de acceso al sistema de seguridad social para las trabajadoras domésticas, entre otras situaciones de injusticia.

Enlace copiado
Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de  LA PRENSA/Éricka Chávez

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

Enlace copiado

Una multitudinaria marcha de mujeres salió este domingo desde el bulevar Los Héroes de San Salvador con dirección a la plaza Gerardo Barrios, en el Centro Histórico de la capital.

Mujeres marchan por la capital salvadoreña para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Foto de LA PRENSA/Jonatan Aguilar

Las manifestantes son parte de las miles que este 8 de marzo conmemoran el Día internacional de la mujer en varios países, el cual tiene su origen en el movimiento obrero de mediados del siglo XIX, cuando las mujeres no tenían siquiera el derecho a votar.

Mujeres marchan por la capital salvadoreña para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Foto de LA PRENSA/Jonatan Aguilar

Las que marchan este día portan distintos carteles. En unos exigen el fin de la violencia contra las niñas y mujeres que se ejerce desde los hogares, los lugares públicos y los sitios de trabajo, y que abarca las esferas sexual, económica, física, psicológica, entre otras.

Mujeres marchan por la capital salvadoreña para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Foto de LA PRENSA/Jonatan Aguilar

“Yo marcho porque estoy harta de la violencia y el acoso sexual”, “yo marcho por la despenalización del aborto”, “por mi hija, por mis sobrinas, por mis alumnas. Para que caminen libres y sin miedo”, se lee en otros.

Mujeres marchan por la capital salvadoreña para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Foto de LA PRENSA/Jonatan Aguilar

Unos carteles recuerdan que aún está pendiente la justicia para la niña que fue tocada en sus partes genitales mientras jugaba en Ilopango. El acusado es el magistrado Jaime Escalante Díaz, preso en su casa. La niña y su familia se vieron forzadas a huir por amenazas.

Mujeres marchan por la capital salvadoreña para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Foto de LA PRENSA/Jonatan Aguilar

En El Salvador es común que las mujeres sientan miedo de transitar solas por los espacios públicos por la constante violencia sexual que se ejerce contra ellas, que va desde el acoso (“piropos”, señas, silvidos) hasta la violación. Muchas niñas son violadas en sus casas, por familiares. Las mujeres también son violadas en su trabajo. Además, cuando una víctima ha sido embarazada por el violador, mientras se enfrenta al trauma por el ataque, también se enfrenta a la ley salvadoreña que la obliga a parir al hijo del violador, pese a no contar con su consentimiento y aunque también corra riesgo su vida porque su cuerpo aún es muy joven para eso, en el caso de las niñas.

Mujeres marchan por la capital salvadoreña para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Foto de LA PRENSA/Jonatan Aguilar

Permitir que una mujer o niña violada pueda elegir si desea parir o no es una de las cuatro causales por las que el movimiento feminista salvadoreño lucha desde hace varios años por la despenalización del aborto. Las otras son cuando una mujer esté en riesgo de morir, cuando un embarazo es médicamente inviable y cuando es víctima de trata de personas. La exigencia se recuerda hoy, al grito de la protesta y con pañoletas verdes.

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de  LA PRENSA/Éricka Chávez

Antes de salir, una docena de mujeres en representación de diferentes colectivos se turnaron para exponer sus exigencias. "Marchamos para reclamar las deudas históricas y plantear los logros de nuestras luchas. Este día ocupamos las calles reivindicando el uso de las calles como un lugar nuestro y siempre negado, por lo que invitamos a otras mujeres a unirse a nuestra lucha en cuerpo e incidencia política virtual desde las redes sociales", iniciaron.

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

"Somos muchas y diversas. Mujeres jóvenes, adultas mayores, mujeres en situación de discapacidad, madres de personas desaparecidas, mujeres desplazadas, campesinas, indígenas, sindicalistas, trabajadoras sexuales, lesbianas, bisexuales, trans, estudiantes, profesionales, artistas, artesanas, cuidadoras del hogar, trabajadoras de maquilas, cortadoras a domicilio, trabajadoras domésticas, mujeres comerciantes, mujeres viviendo con VIH, mujeres migrantes, mujeres políticas, académicas, periodistas y defensoras de derechos humanos", continuó Sara García, de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

Keyla Cáceres, de la Red de Colectivas de Mujeres Jóvenes, expuso: "este 8 de marzo expresamos nuestro repudio e indignación ante la violación constante a nuestros cuerpos, que se manifiesta cada día con la violencia sexual, contra las niñas y adolescentes, la penalización absoluta del aborto, la criminalización de mujeres por emergencias obstétricas, embarazos impuestos a niñas y adolescentes, la falta de educación integral, el acoso sexual callejero, laboral y en el sistema educativo, así como también la discriminación a los cuerpos disidentes y de las mujeres diversas. Las agresiones sexuales y la vulneración que viven a diario las mujeres con discapacidad psicosocial e intelectual, ya que no poseen acceso al sistema de justicia por no ser reconocidas en su capacidad jurídica quedando invisibilizadas por la sociedad y el sistema de justicia".

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

Hoy también protestaron para rechazar "la militarización de un estado patriarcal y capitalista, en el marco de las políticas de seguridad, que legitima esta violencia hacia los cuerpos de mujeres diversas niñas y adolescentes desde el abuso de poder y la represión, la explotación de nuestros cuerpos, territorio a través de la extracción abusiva de nuestros bienes naturales, la falta de aprobación de una ley general del aguas que nos garantice el agua como derecho humano", recordó Pamela Portillo.

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

Marilin Najarro, de Mujeres Transformando, denunció "la explotación y expoliación laboral a la que nos enfrentamos diariamente como trabajadoras del textil, esto como reflejo de las altas metas de producción, el irrespeto total a la jornada de trabajo, el acoso laboral y sexual por parte de supervisores, operarios, la falta de un salario digno y el acceso a los productos de la canasta básica, la desvalorización y desprecio de la vida de las mujeres manifestada en los feminicidios, crímenes de odio contra mujeres trans y desapariciones que quedan además en total impunidad  y a la sombra de una justicia patriarcal".

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

"Reivindicamos la memoria de las que no están con nosotras. El sistema patriarcal y capitalista, arrebató la vida de las mujeres en medio de una guerra civil, donde sus cuerpos fueron violados, masacrados y sepultados en la impunidad. En la actualidad la ley de amnistía recientemente aprobada por los diputados (Ley de reconciliación) refuerza este sistema de opresión en donde las víctimas no son dignificadas, al contrario, se legitima el rol del victimario institucionalizando la impunidad", dijo Sofía Rivera.

Las mujeres se tomaron las calles de la capital este 8 de marzo para exigir sus derechos. Foto de LA PRENSA/Éricka Chávez

"Por todo ello nos tomamos las calles y les decimos, que aun nos queda la memoria, que nunca pudieron borrarnos", agregó Wendy Castillo, de la Red de Defensoras.

Teodora Vásquez, de Mujeres Libres El Salvador, exigió "un ejercicio público administrativo y transparente a favor de la población que reconozca a las mujeres como sujetas de derechos, garantizando el no retroceso de los derechos ganados en materia de equidad y prevención de violencia contra las mujeres, e impulsar políticas públicas que fortalezcan la autonomía de las mujeres, tanto en economía como en las decisiones sobre sus cuerpos y territorios".

Amalia Leiva, de Comcavis trans, pidió "el reconocimiento de los derechos humanos de las poblaciones históricamente vulneradas como la comunidad LGTBI y en especial la población de hombres y mujeres trans que exigimos una pronta aprobación de ley de identidad de género que permita la identificación de nuestros nombres, género y sexo que nos identifica, así como la aprobación y protección legal efectiva para erradicar la discriminación de todo tipo; garantizar mecanismos de protección estatales de bienes comunes a través del respeto de la autonomía de territorios y nuestros cuerpos, despenalización absoluta del aborto por la salud y vida de la mujeres, niñas y adolescentes (y) libertad inmediata a 17 mujeres encarceladas por emergencias obstétricas".

Elba chacón, de la Fundación de mujeres sobrevivientes y personas con discapacidad, exigió "el cese a la impunidad en caso de feminicidios y crímenes de odio contra las mujeres trans, garantizar el acceso a la justicia integral en sexualidad desde una perspectiva científica y laica".

"Exigimos respeto a los derechos humanos laborales de trabajadoras de maquilas y bordadoras a domicilio, el pago de un salario digno y el acceso al sistema de seguridad social y fondo de pensiones, el derecho a la organización social y sindical", continuó Silvia Lizondo, de la Red Nacional de Colectivas Feministas.

"Reconocemos y reivindicamos que las mujeres diversas estamos en primera fila en pensamiento y acción, liderando los procesos de transformación aquí y en el mundo, tejiendo la red de la vida y colocando los cuidados al centro, articulando formas de democracia, defendiendo el agua, las semillas y cultivando los alimentos, luchando por nuestros cuerpos territorios, asumiendo que lo personal es político para fortalecer la democracia en función de hacer comunidad y de vivir con alegría y sin miedos", concluyó Alejandra Burgos, de la Red Salvadoreña de Defensoras.

La marcha pasó por la avenida Los Andes, la alameda Juan Pablo II, la tercera calle poniente y la avenida España para llegar a la plaza Gerardo Barrios.

Ahí, organizaciones feministas han programado actividades como el “Tendedero de denuncias”. “Vení a dejar tu denuncia anónima”, convocó la Asociación de Mujeres Ixchel. Con esto buscan que las mujeres que tienen miedo de denunciar a un agresor rompan el silencio, incluso de forma anónima. Contar la agresión es uno de los primeros pasos para recuperarse después de un abuso. Además, prácticas como esas ayudan a identificar a los agresores.

Parlamentarias también participaron de la marcha. Ellas siguen siendo minoría en la Asamblea Legislativa, pese a que la población de El Salvador está conformada mayormente por mujeres (3,491,473) que hombres (3,090,387) -según datos de la DIGESTYC de 2017- y pese a que la Constitución de la República indica que la forma de Gobierno es representativa.

La presencia de mujeres en la política, aunque en menor número, no sería posible sin la lucha de mujeres como las que salieron a marchar hoy. Hace décadas las salvadoreñas no podían acceder a cargos públicos. Prudencia Ayala intentó postularse para la presidencia en 1930. Fue tildada de loca. “Loca” sigue siendo una palabra común para desprestigiar a las mujeres que exigen sus derechos en sus relaciones personales, en sus trabajos o en sus comunidades.

Desde redes sociales, activistas también recordaron que el 8 de marzo no es un día para "felicitar" a la mujer, sino una fecha para conmemorar y apoyar la lucha por la equidad de género y recordar las vidas de aquellas que han sido asesinadas por una sociedad patriarcal.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines