Lo más visto

A 26 años de firmada la paz, el país no ha logrado segundos acuerdos

El año pasado el gobierno gestionó con la ONU la llegada del embajador Benito Andión para intentar llegar a una segunda generación de acuerdos. Tras su retiro, se dice que hay una mesa técnica de la cual poco se sabe.
Enlace copiado
Andión fue llamado para segunda generación de acuerdos El fracaso del 25.º aniversario El embajador Benito Andión fue el enviado especial de parte de la ONU para lograr nuevos acuerdos de país a petición del gobierno del FMLN, pero según fuentes políticas, no encontró el apoyo necesario para lograrlo y no volvió al país. Se habla de que hay una comisión de facilitadores en el país de la cual poco se sabe públicamente.

Andión fue llamado para segunda generación de acuerdos El fracaso del 25.º aniversario El embajador Benito Andión fue el enviado especial de parte de la ONU para lograr nuevos acuerdos de país a petición del gobierno del FMLN, pero según fuentes políticas, no encontró el apoyo necesario para lograrlo y no volvió al país. Se habla de que hay una comisión de facilitadores en el país de la cual poco se sabe públicamente.

Enlace copiado

Este martes 16 de enero se cumplen 26 años desde que el Gobierno de El Salvador y la exguerrilla, ahora convertida en el partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), firmaban un acuerdo para poner fin a 12 años de guerra.

Datos oficiales dicen que el conflicto armado entre el ejército y la guerrilla provocó más de 75,000 víctimas mortales. Con ese escenario, con la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992 en el castillo de Chapultepec, México, se abría una ventana para que el país comenzara una nueva etapa en su historia.

Esa etapa ha llevado a una serie de intentos para lograr nuevos acuerdos de país, a acuerdos de segunda generación, como algunos analistas prefieren llamarle. Sin embargo, todos han fallado.

El último intento fue el anunciado el 16 de enero del año pasado. Muchos consideraron que era el momento perfecto para que por fin se lograra entendimiento entre todos los sectores del país, especialmente los políticos. Se celebraba un cuarto de siglo desde el histórico momento en México.

La ONU se involucró en este intento designando al embajador mexicano Benito Andión. Un diplomático empapado de lo que significó el proceso para llegar a la firma de los Acuerdos de Paz porque estuvo implicado en el mismo proceso a inicios de los noventa. Pero tampoco se logró. Andión se marchó del país y no ha dado entrevistas sobre el tema.

El general en situación de retiro Mauricio Vargas, firmante de los Acuerdos de Paz y diputado de ARENA a la reelección, dice que es cuestión de que como país realmente se busque solucionar los problemas que se enfrentan a 26 años de la firma.

Vargas dice: “Para qué vamos a hablar tanta cosa si realmente las tareas las tenemos enfrente, y nos la indica la realidad, no es nada de estar trayendo iluminados de Naciones Unidas para que nos digan lo que tenemos que hacer”.

Rubén Zamora, exembajador de El Salvador ante la ONU, dijo a finales de agosto de 2017 que si bien la comisión que impulsaba la ONU seguía trabajando en la búsqueda de nuevos acuerdos, pero que el embajador Andión se retiraba porque “hubo un partido que se opuso y al oponerse no puede haber diálogo nacional en serio”.

Nidia Díaz, diputada del FMLN y firmante de los Acuerdos Paz, se niega a aceptar que se ha fracasado en lograr nuevos acuerdos. La dirigente efemelenista asegura que todo se trata de ir por etapas y que el Gobierno sigue trabajando con una comisión que ha designado la ONU para tal fin.

“No. Para nada. Yo soy del equipo de diálogo del partido, y estamos trabajando, ahora con un procedimiento de las propuestas que están haciendo los facilitadores, es un equipo que trabaja con la ONU... Lo que pasa que el señor Benito Andión que estaba hace un año, estaba en una condición de como que ya estaban todas las condiciones para firma y los temas, y todavía faltaba un poquito de maduración, que es lo que está haciendo ahora este procedimiento nuevo, que ha estado funcionando todo el año pasado”, expresó Díaz.

Vargas dice que antes de pensar en segundos acuerdos el Estado debe procurar fortalecer la institucionalidad del país.

El arenero aseguró que se puede entender que no se podía pedir un fortalecimiento en los primeros tres años después de la firma, pero que ahora ya han pasado 26 años y aún hay debilidades, dice.

“Es que yo creo que se hacen alardes de recursos idiomáticos que definitivamente no tienen sentido si la institucionalidad frágil que tiene El Salvador es la deuda más grande que tienen los Acuerdos de Paz. Se reformó el Ejecutivo, se reformó el Judicial, se creó el TSE, la PDDH, la PNC, el CNJ, la Escuela de Capacitación Judicial. ¿Estamos satisfechos con el funcionamiento de estos? ¿Han cumplido realmente después de 26 años? Yo estoy de acuerdo que fueran tres años, cuatro años, no seamos impacientes, pero 26 años es demasiado tiempo para como estamos. Yo no voy a hablar de segundos acuerdos, yo hablo de continuar perfeccionando la reforma al sistema político que se hizo”, dijo Vargas.

Para el diputado Antonio Almendáriz, subjefe de fracción del PCN y coronel en situación de retiro, no se puede pensar en lograr nuevos acuerdos cuando no se ha cumplido los de enero de 1992.

“Es que si no se ha cumplido enteramente los primeros, para qué hacer segundos acuerdos. Si aquí el único que ha cumplido los Acuerdos de Paz a cabalidad se llama: Fuerza Armada de El Salvador, de ahí nadie”, dijo Almendáriz

¿Qué piensan las organizaciones de la sociedad civil?

Para la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), cada año se ha ido perdiendo el sentido de celebrar la firma de los Acuerdos de Paz, principalmente si se toma en cuenta los altos índices de violencia que vive el país.

Así lo expresa el director ejecutivo de FUNDE, Roberto Rubio Fabián, en reciente entrevista: “Cada año se ha ido perdiendo el sentido (de la celebración) porque hablar de paz ahora en una situación diferente, con una guerra social, ya no una guerra civil. Con los niveles de violencia que existen, violencia de todo tipo, creo que va perdiendo el sentido”.

Con esta premisa coincide el diputado Almendáriz, quien dice que una de las deudas es no controlar el tema de la violencia. Reconoce la importancia en la historia que tiene el que se haya puesto fin al conflicto armado, pero cuestiona que ahora son otros los que tienen las armas.

“Lastimosamente las armas solo cambiaron de manos, hoy las tienen las maras. Pero sí, es algo que debería de hacerse para recordarle al pueblo salvadoreño de dónde venimos, que hubo una guerra para que estemos peor”, dijo el diputado del PCN.

Rubio Fabián agrega que no obstante no se logró acuerdo con Andión, se debe reconocer que con este esfuerzo se haya establecido una mesa técnica que está trabajando en privado.

“De ese esfuerzo ha quedado otro esfuerzo más privado con algunas mesas técnicas, que a mí me parece que sea más privado, con algunas mesas técnicas que algunos ciudadanos están tratando de impulsar que creo que puede ser útil, ya no tanto para este gobierno porque prácticamente dentro de pronto ya va a ir de salida”, expresó Rubio Fabián.

El director ejecutivo de FUNDE fue claro en afirmar que otro problema que puede afectar para llegar a nuevos acuerdos es el período electoral.

Para Rubio Fabián, “porque va a ser difícil hacer algo en un período electoral”, pero insistió en que con “esta comisión puede sentar las bases para que en un futuro escenario político, o en un futuro Gobierno podamos buscar nuevamente entendimientos”.

Lee también

Comentarios