Lo más visto

A prisión 61 acusados de cometer extorsión

Solamente siete imputados podrán seguir el proceso en libertad, con medidas sustitutivas a la detención.
Enlace copiado
Enlace copiado

El Juzgado Especializado de Instrucción de Occidente ordenó enviar a prisión preventiva a más de 60 miembros de una estructura de grupos terroristas que tenía presencia en el cantón Primavera, del municipio de Santa Ana, acusados de los delitos de extorsión agravada continuada, agrupaciones ilícitas y amenazas a la libertad de circulación en perjuicio de comerciantes de dicho cantón.

En total, 61 miembros del grupo criminal deberán guardar prisión durante la fase de instrucción, en la que la Fiscalía General de la República (FGR) deberá profundizar en las investigaciones para robustecer la acusación presentada.

Así lo estableció el juzgado al finalizar la audiencia especial de imposición de medidas, desarrollada el jueves y que culminó entrada la tarde. En la misma resolución también se ordenó que siete de los imputados sean procesados en libertad, siempre y cuando cumplan medidas alternas a la detención, como presentarse al tribunal periódicamente, no salir del país ni cambiar de domicilio y pagar una fianza.

Los procesados son acusados de cuatro casos de extorsión en perjuicio de igual número de comerciantes del cantón Primavera, a quienes exigían, desde marzo del año pasado, cantidades de dinero periódicamente.

Según las investigaciones, lo demandado oscilaba entre los $20 y los $200, que eran recogidos por diferentes miembros de la estructura criminal, que fueron identificados tanto por las víctimas como por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) que participaron en entregas controladas del dinero exigido a las víctimas.

Además del delito de extorsión, los procesados también están acusados de un caso de desplazamiento forzoso, al obligar a una familia a abandonar su vivienda, ya que no cumplió con entregar la cantidad de dinero que le exigía el grupo terrorista.

Los ahora procesados, según la investigación, le habían exigido a la víctima $200 para dejarla trabajar en la zona, pero no logró reunir el dinero y solamente entregó $100. Ante esto, el grupo la obligó a irse antes de atentar contra su vida o la de sus familiares. Abandonaron la vivienda sin siquiera poder sacar sus pertenencias.

La fiscalía cuenta con diversas pruebas para sustentar el caso.

Lee también

Comentarios