AL estudiará propuesta para encarcelar a los amañadores

La moción plantea sanciones entre tres a 10 años de prisión para atletas y dirigentes que incurran en cualquier tipo de fraude deportivo.
Enlace copiado
Sanción.  La iniciativa establece una reforma al Código Penal, para que se castigue con prisión el fraude deportivo en nuestro país.

Sanción. La iniciativa establece una reforma al Código Penal, para que se castigue con prisión el fraude deportivo en nuestro país.

AL estudiará propuesta para encarcelar a los amañadores

AL estudiará propuesta para encarcelar a los amañadores

Enlace copiado
El diputado de ARENA Bonner Jiménez ha introducido una propuesta de reforma al Código Penal para tipificar como delito el fraude deportivo y se espera que sea analizada el lunes próximo en el seno de la comisión de legislación y puntos constitucionales.

La propuesta tiene como fin que se sancione con cárcel a todo aquel que cometa una acción fraudulenta o ilícita en el deporte de nuestro país, llámese amaño, arreglo, soborno o cualquier acción que conlleve a un arreglo fuera de la ley.

Es en ese sentido que el legislador pretende que la reforma no deje impune cualquier delito que atente contra la transparencia de nuestro deporte .

En 2013, 15 integrantes de la selección de fútbol fueron suspendidos de por vida, acusados de amañar partidos. Cinco jugadores más fueron inhabilitados para poder jugar por un período de entre seis meses a un año.

Pero tras la sanción administrativa y pese que se intentó procesarlos judicialmente, ninguno de ellos fue a la cárcel, debido a que la alteración deliberada y fraudulenta de resultados dentro de las competiciones, pruebas o encuentros deportivos profesionales, no se ajusta a ningún delito contemplado en el Código Penal.

El legislador Jiménez cree que se debe crear una “respuesta político criminal frente a este tipo de corrupción deportiva”, que a su juicio, defrauda la integridad de los resultados deportivos y la confianza de los espectadores.

“Lo que estoy pidiendo es de tres a seis años para sujeto activo (jugador), pero con un agravante, porque cuando se trate de un federativo, directivo, entrenador o árbitro, la pena debe ser mucho mayor, que sea de seis a 10 años”, sostuvo el político arenero.

“Considero y considera también el pueblo salvadoreño, que no basta con uno o dos partidos, o seis meses de suspensión, sino que merece un castigo mayor, ya que defraudó a la afición, que pese a la crisis económica, acude a los escenarios y apoya a sus equipos”, finalizó el diputado.

Lee también

Comentarios

Newsletter