Lo más visto

ALBA Petróleos y ALBANISA son empresas calcadas

Investigador señala la característica de financiar con millones proyectos fallidos.
Enlace copiado
Enlace copiado
Dura nte su comparecencia ante el grupo de senadores, el investigador Douglas Farah puso a la salvadoreña ALBA Petróleos en el mismo nivel con ALBANISA, que opera en Nicaragua. Ambas responden a un partido político (FMLN y FSLN, respectivamente) y las dos reciben petróleo a precio preferencial de PDVSA porque supuestamente servirá para proyectos sociales.

En Nicaragua, sin embargo, señala Farah, esos fondos han servido para campañas políticas. “El modelo es similar en El Salvador, donde en un período de cinco años (2012-2016) ALBA Petróleos, en papel, generó $1,200 millones en ganancias, pero prestó más del 90 % de ese dinero a otras compañías que sus líderes controlaban fuera de El Salvador”, señaló Farah.

El investigador también retomó la reciente investigación publicada en LA PRENSA GRÁFICA sobre la red de testaferros de Merino.

Pero las similitudes no llegan hasta ahí. Farah señala que ambas compañías han establecido “extensas y casi idénticas redes de empresas que se ocupan de todo”, desde paneles solares a empresas agrícolas e instituciones financieras.

“En ambos casos, las redes entrelazadas de partidarios del partido, altos funcionarios del Gobierno y funcionarios de PDVSA dirigen las agencias subsidiarias”, apunta. “Ambos conglomerados tienen notables irregularidades financieras en sus ingresos y gastos, y ambos experimentaron un inexplicable e irracional crecimiento económico”, dice Farah, y no se explica cómo a pesar de la baja del precio del petróleo y la caída en la producción de PDVSA (que mermó los envíos a El Salvador y Nicaragua), ambas empresas reportaron crecimientos del 30 % al 50 %.

En Nicaragua, el hombre fuerte en el negocio es el líder indiscutible del FSLN y del Gobierno, Daniel Ortega. En El Salvador es José Luis Merino. Ambos tienen una larga cercanía con las FARC y que ahora tengan el control del Estado, según Farah, los pone en otro nivel.

Para el investigador, hay pruebas suficientes de que dinero proveniente de actividades ilegales de las FARC, como narcotráfico y exportación ilegal de oro, haya sido lavado a través de ALBA Petróleos y ALBANISA.

Lee también

Comentarios