ALGES pide a FGR aclarar asesinato de su expresidente

El crimen fue cometido hace un año. También fue asesinado el hijo del líder sindical.
Enlace copiado
Enlace copiado
La Asociación de Lisiados de Guerra de El Salvador (ALGES) exigió ayer a la Fiscalía General de la República (FGR) y la Policía Nacional Civil (PNC) que aceleren las investigaciones para esclarecer el asesinato del expresidente de la gremial Israel Quintanilla y el de su hijo Carlos Zavala.

De acuerdo con representantes de la gremial, hasta el momento no se han dado explicaciones de cómo avanza el proceso. Quintanilla y Zavala fueron asesinados el 1.º de mayo de 2015 cuando se dirigían hacia sus hogares en San Carlos Lempa, Tecoluca (San Vicente), después de haber participado en la marcha del Día Internacional del Trabajo.

Los miembros de ALGES no descartan que el crimen contra Quintanilla y Zavala esté motivado por aspectos políticos. “No hay respuestas concretas, nosotros hemos colaborado con las investigaciones de la Fiscalía y de la Policía Nacional Civil y hasta el momento no hay respuestas. Que hayan sido asesinados, como fueron asesinados, nos deja muchas dudas de que haya sido un crimen con otras motivaciones. No descartamos las motivaciones (políticas)”, expresó Guillermo Escalante, presidente de la junta de vigilancia de ALGES.

La petición de la gremial es apoyada por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH). “Eran defensores de derechos humanos y estaban en una situación de vulnerabilidad que les llevó a perder su vida”, expresó Gerardo Alegría, procurador adjunto de derechos humanos que respaldó la demanda de justicia a las autoridades por estos asesinatos.

ALGES realizó una misa en el muro de personas desaparecidas del conflicto armado ubicado en el parque Cuscatlán, en memoria del exlíder y su hijo.

Lee también

Comentarios

Newsletter