Absuelven a “Medio Millón” luego de que testigos no declararan

Los casos son los únicos que aún relacionaban al imputado con estructuras de pandilla. Uno de los testigos fue advertido por el juez de que podía ser procesado por falso testimonio, pero aún así decidió no dar su declaración.
Enlace copiado
Certificación.  El juez del caso advirtió ayer que certificaría a la FGR que investigue al testigo Paula III, si incurrió en falso testimonio o no.

Certificación. El juez del caso advirtió ayer que certificaría a la FGR que investigue al testigo Paula III, si incurrió en falso testimonio o no.

Absuelven a “Medio Millón” luego de que testigos no declararan

Absuelven a “Medio Millón” luego de que testigos no declararan

Enlace copiado
El fiscal del caso se apoyó en el escritorio y resopló, vencido: “No más preguntas, su señoría”, dijo. Con esa frase cerró la posibilidad de seguir interrogando al testigo Paula III, el segundo que se negó a dar su declaración ayer en el Tribunal Especializado de Sentencia A de San Salvador y que dio al traste el caso contra José Misael Cisneros, alias “Medio Millón”.

Además de Cisneros, ayer también fueron absueltos de la acusación de homicidio tres policías que en 2012 fueron vinculados a Cisneros y a la pandilla MS-13 en Nueva Concepción (Chalatenango).

El juez de la causa dijo varias veces que el caso tuvo un “periplo de larga data”. La de ayer fue la quinta programación del juicio, tras suspensiones por la falta de ubicación de testigos. Cisneros tenía pendiente ser juzgado por dos casos de homicidios, porque ya había sido absuelto en cuatro casos, precisamente —porque la Fiscalía General de la República (FGR) no logró ubicar a los testigos—. “Medio Millón” fue perfilado como proveedor de armas de la pandilla MS-13. Incluso fue sancionado económicamente en 2013 por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por ser considerado cabecilla de esa pandilla.

El de ayer era el último caso judicial activo que lo vinculaba directamente a esa pandilla. En todos los anteriores también fue absuelto.

Los testigos bajo régimen de protección de identidad Paula II y Paula III fueron ofrecidos para declarar de dos homicidios ocurridos en febrero de 2010. Paula II, el primero en pasar ayer, dijo: “Yo ya casi de lo que vengo... Ya no, ya quiero salir de esto. Ya no voy a seguir en esto. Ya decidí no hacerlo”. Los fiscales prescindieron de su testimonio. Previo a ello, el juez había señalado que ambos testigos no habían logrado ser diferenciados, ya que son parientes.

Paula III inició a contestar preguntas. Dio fechas. Dio horas. Cuando fue cuestionado acerca de quiénes participaron en los homicidios, el testigo se retractó.

—Pues... he decidido en este momento no seguir colaborando.

—Fiscal: ¿Por qué?

—Paula III: Por cuestiones de seguridad.

—Fiscal: ¿Qué significa?

—Paula III: Ya no quiero seguir con esto.

Tras la retirada del testigo Paula III, el juez increpó al fiscal:

—¿Qué hacemos con el resto de la prueba? Fiscalía: ¿qué propone?

El fiscal únicamente dijo que se incorporara toda la prueba y que “no veo razón alguna para continuar con esto”. La defensa estuvo de acuerdo.

—¿Y entonces? ¿Cuál va a ser su alegación final?, dijo el juez.

—Así es su señoría, quizá hasta me puede regañar, pero le pido que resuelva conforme a derecho.

El juez dijo que se veía “obligado a absolver”, pues no había otra prueba que vinculara a los acusados. Manifestó que “un juez no puede, ni debe estar regañando a nadie (...) No puedo dejar de expresar como funcionario judicial, porque se ponen en vilo los derechos de las víctimas y los acusados, se frustra la idea de la sociedad, y de los acusados porque hay tres policías. De paso se está cuestionando la institucionalidad de nuestro país con un fundamento débil”.

Tags:

  • Medio Millon
  • Jose Misael Cisneros
  • pandilleros
  • pandilla

Lee también

Comentarios

Newsletter