Absuelven a vinculados a Operación Jaque

Se trata de empresarios de buses de la ruta 6 que fueron acusados de alterar placas de buses para cobrar subsidios.
Enlace copiado
Absuelven a vinculados a Operación Jaque

Absuelven a vinculados a Operación Jaque

Enlace copiado

Cinco empresarios de buses de la ruta 6, incluyendo a Nelson de Jesús Aguirre Calderón, quien fue señalado como un testaferro de la MS-13, quedaron absueltos de cargos ayer por decisión del Tribunal Tercero de Sentencia de San Salvador.  

Policías filtraron a MS-13 información de Operación Jaque

El juez que conoció el caso concluyó que la Fiscalía General de la República (FGR) presentó insuficientes pruebas para demostrar que los acusados utilizaron placas de buses de la ruta 6, que habían sido decomisadas para colocárselas a nuevos buses. La Fiscalía había señalado que con esos cambios cobraron el subsidio del Viceministerio de Transporte (VMT). 


Aguirre Calderón, conocido como “Paila”, fue capturado en el marco de la Operación Jaque, el operativo con el que las autoridades golpearon las finanzas de la pandilla MS-13 en 2016. También enfrenta un proceso por lavado de dinero en otro tribunal. 


Ayer, además de Aguirre, también fue absuelta Sindirela Desirée Pacas de Luna, Évelyn Roxana Ferrufino de Pacas, Berta Yanet Parada y Róger Ernesto Choto Parras, procesados por   falsificación de señas y marcas, falsedad material y  falsedad ideológica.


La Fiscalía pretendía ganar el caso con las declaraciones de ocho testigos y con la prueba documental. Sin embargo, ayer solo declaró una investigadora policial. Ella aseguró que el 30 de octubre de 2013, cerca de la colonia San Rita, en Mejicanos, la Policía Nacional Civil (PNC) decomisó a los imputados cinco buses porque presentaron alteraciones en sus registros y matrículas. Las autoridades incautaron los buses, pero les devolvieron las placas. Un año después, la Policía registró un terreno que está frente al penal La Esperanza, mejor conocido como Mariona, y comprobó que dos de los buses tenían las placas de aquellos que fueron decomisados en 2013.  
“Nosotros teníamos información de que estaban alterando las placas para cobrar el subsidio... Un año después llegamos y comprobamos que dos de los buses tenía las placas de los incautados”, declaró la testigo. 

La Fiscalía tenía a un testigo protegido identificado con la clave Desierto. El  fiscal del caso dijo que iba a prescindir de su testimonio porque investigadores de la Policía no lograron ubicarlo. La defensa, por su parte, decidió que ninguno de sus testigos de descargo rindiera su declaración.
 
Los acusados también eran procesados por el delito de estafa. Sin embargo, el fiscal del caso afirmó que fueron absueltos de cargos porque conciliaron con el Viceministerio de Transporte. 
 

Lee también

Comentarios

Newsletter