Lo más visto

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Tras las fiestas de fin de año, varios sectores del Centro Histórico de San Salvador reportaron una abundante acumulación de basura. Sin embargo, en El Salvador, ese parece ser un problema perenne en el diario vivir de los salvadoreños.
Enlace copiado
Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Acumulación de basura: una problemática silenciosa en días festivos y cotidianos

Enlace copiado
Con el cierre de las fiestas de fin de año y la llegada de la primera madrugada de 2017, la Calle Rubén Darío, una de las arterias comerciales más importantes del Centro Histórico de San Salvador, reportó una abundante acumulación de basura en todo ese tramo de la capital. Los desechos, orgánicos e inorgánicos por igual, cubrían las aceras y obstaculizaban el paso en dicha calle, dejando en evidencia el paso de las fiestas en la ciudad capital.

Pasada la noche, las labores de limpieza del personal de la Alcaldía de San Salvador iniciaron sus labores desde las 6:00 de la mañana aproximadamente. Más de 250 efectivos de aseo y recolección de desechos sólidos dieron mantenimiento salubre desde la 25 Avenida Sur hasta la 18 Avenida Sur, tomando en cuenta la zona de la Alameda Juan Pablo II hasta Bulevar Venezuela y 11° Calle Oriente, cubriendo más de 400 cuadras en operativo de limpieza.

Sin embargo, más allá de los que los equipos de limpieza en la capital y en los 262 municipios de El Salvador puedan hacer, la acumulación de basura parece ser un problema que trasciende las festividades y se coloca en una circunstancia silenciosa en el día a día de los salvadoreños.


La Calle Rubén Darío quedó así luego de la festividad de nochevieja. (Foto: Jonathan Funes/LPG)

Municipios en observación en 2014
Hace dos años, el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) declaró que tenía en observación ambiental a tres municipios del departamento de San Salvador. La razón era por una posible crisis ambiental a raíz de la excesiva acumulación de basura. Los municipios en cuestión eran Soyapango, Mejicanos y San Salvador.

Durante varias semanas de ese año 2014, los tres puntos mencionados presentaron dificultades para tratar la basura que se genera en los mismos. Por ejemplo, en Mejicanos se registraba una deficiente recolección  de desechos sólidos por falta de flota de camiones recolectores; en San Salvador se utilizaba una planta de transferencia ubicada en las cercanías del Rancho Navarra  que no contaba con permiso ambiental y, en Soyapango, además de la deficiencia en el servicio de recolección, se estaba acumulando la basura en un botadero a cielo abierto ubicado en el municipio de Ciudad Delgado.

Lea también: MARN tiene bajo la lupa a tres municipios por problemas de basura

El MARN realizó en ese año una serie de inspecciones y envió notas a las alcaldías en cuestión para que se tomaran las medidas correspondientes o, de lo contrario, se podría generar una emergencia ambiental. Además, el MARN giró una advertencia para que, en caso que estas municipalidades no cumplieran con lo solicitado, ellos iniciarían el procedimiento administrativo sancionatorio.



Basura en el Lago de Coatepeque
El problema de la basura no solo fue de San Salvador y propio de 2014. Los años han pasado y, aunque algunos municipios han mostrado mejorías en su trabajo del tratamiento de desechos sólidos, otros han visto a sus lugares turísticos y tesoros ambientales más preciados sufrir un serio daño en su ecosistema. Ese es el caso del Lago de Coatepeque, donde LA PRENSA GRÁFICA constató que aguas grises, restos de comida y basura de restaurantes son lanzados directamente al lago por comerciantes.

Lea también: Joya natural arruinada por proliferación descontrolada de negocios

En el lugar, sobre todo en la zona conocida como “el bajadero público”, se han levantado sobre las aguas del lago al menos ocho restaurantes que tienen serias deficiencias en el tratamiento de sus aguas grises, las cuales son lanzadas directamente al lago, tal como lo ha podido comprobar LA PRENSA GRÁFICA en visitas a la zona. De estos restaurantes, varios tienen lavamanos cuyo desagüe va directamente, sin tratamiento, al espejo de agua. Cada vez que un cliente va a lavarse las manos, está contribuyendo a la contaminación, ya que el agua mezclada con jabón es depositada en el lago.

El problema de contaminación incrementa los fines de semana y en temporada alta. O como en estos días, que se ha dado el cambio de color del agua del lago, lo que atrae más turistas.



Un problema que requiere la ayuda de todos
Ante la problemática de la basura en El Salvador, el MARN y varios expertos ambientales han mostrado su preocupación y alerta, sobre todo, cuando en épocas de lluvia los tragantes colapsan y se producen inundaciones serias con precipitaciones que no deberían causar esos estragos. Sin embargo, contario a lo que podría pensarse, la acumulación de basura no es una cuestión única de las festividades, sino un problema de la vida cotidiana que requiere la ayuda de todos para solventarlo. 


La acumulación de basura no solo se da en días festivos, sino también en el diario vivir de los salvadoreños. (Foto: Jonathan Funes/LPG)


Tags:

  • acumulación de basura
  • desechos sólidos
  • medio ambiente
  • el salvador
  • marn

Lee también

Comentarios