Lo más visto

Acusan a Hernández y a cuatro más de lavar para Saca

La Fiscalía General de la República sostiene que el empresario, junto con otros cuatro imputados, creó un conglomerado de sociedades con el único objetivo de lavar el dinero desviado de las arcas del Estado por el expresidente Saca.
Enlace copiado
Caso complejo   Presentación  La FGR presentará hoy el requerimiento del caso en un juzgado todavía por definir.   Adición  Los hechos de este caso se sumarán al proceso de Saca.

Caso complejo Presentación La FGR presentará hoy el requerimiento del caso en un juzgado todavía por definir. Adición Los hechos de este caso se sumarán al proceso de Saca.

Enlace copiado

La Fiscalía General de la República acusó al empresario Jorge Hernández de lavar más de $8 millones como parte del esquema de desvío de fondos del Estado que involucra al expresidente Elías Antonio Saca. Así lo anunciaron ayer el titular de la entidad, Douglas Meléndez, y el jefe de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) de la Fiscalía, Jorge Cortez, que denominaron a la investigación “Destape a la corrupción: fase 3”.

Por el mismo caso han sido acusadas otras cuatro personas. Hasta el momento, solo se conoce la identidad del contador Esteban Cañas Calderón, al que el Ministerio Público identifica como el responsable de “maquillar las operaciones financieras”. Cañas fue capturado ayer por la mañana, mientras que Jorge Hernández fue capturado el viernes en la noche.

“El tema de los reportes de operaciones sospechosas es bastante sensible. Yo no le puedo decir si tenemos un reporte que en su momento se haya generado y haya llegado a la UIF”. 
Jorge Cortez, jefe de la Unidad de Investigación Financiera de la FGR

El resto de imputados, cuyas identidades aún no han sido reveladas, aparecen de forma reiterada como accionistas y como parte de las juntas directivas de las sociedades que forman parte del esquema. En todas estas sociedades aparece ligado Hernández.

Las tres personas aún no capturadas también contaban con firmas autorizadas para retirar fondos de las cuentas. El fiscal general Douglas Meléndez afirmó que preferían reservarse su identidad porque la Policía Nacional Civil aún no había terminado con el proceso de ubicación.

“Es un flujo extraordinario de millones y millones de dólares. Y hay que recordar que se trata de fondos del Estado y que le pertenecen a todos los salvadoreños”, aseguró Douglas Meléndez.

“Es un flujo extraordinario de millones de dólares. Y hay que recordar que se trata de fondos del Estado”. 
Douglas Meléndez, fiscal general de la República de El Salvador

Según el jefe de la UIF, Jorge Cortez, la ruta del dinero fue así: los $8,181,220 provenientes del fondo de los gastos reservados de la Presidencia de la república fueron depositados en cinco cuentas bancarias, que fueron abiertas (con el fin de desviarlos) por Francisco Rodríguez Arteaga, el jefe de la Unidad Financiera Institucional de la Presidencia, quien ahora guarda prisión acusado en el mismo caso de lavado de activos del expresidente Saca.

Desde estas cuentas partía dinero hacia tres empresas relacionadas con Jorge Hernández. Un total de $5,396,200 le correspondieron a Marketing and Service Centroamérica.

Después de que el dinero llegaba a esa compañía, esta lo distribuía entre otras nueve empresas. Dos de ellas, Grupo Sámix y Promotora de Comunicaciones, están relacionadas con el expresidente Elías Antonio Saca.

Las siete restantes han contado con gente relacionada con Jorge Hernández en sus juntas directivas y en el papel de accionistas. Según el jefe de la UIF, la mayoría de estas son empresas de papel, pues no han reportado ninguna actividad tributaria en el Ministerio de Hacienda.

El fiscal general aseguró que Hernández realizó actividades parecidas a las descritas también en el siguiente período presidencial, el correspondiente a Mauricio Funes. El funcionario no quiso ahondar en el asunto, pero afirmó que se trata de una investigación que sigue su curso, en la que, “seguramente, se incluirán a más imputados en el futuro”.

Sin alarmas

Como una de las obligaciones de la Ley Especial contra el Lavado del Dinero y Activos, toda entidad financiera tiene el compromiso de remitir un reporte a la UIF cuando detecte una operación sospechosa en uno de sus clientes, como, por ejemplo, un aumento no justificado de capital.

¿Remitió el banco donde se abrieron las cuentas algún aviso a la UIF mientras las operaciones señaladas se desarrollaban? Si no lo hizo, ¿tiene alguna responsabilidad en el esquema?

Jorge Cortez, jefe de la unidad, afirma que no pueden dar una respuesta respecto a este punto, aunque manifestó que, en efecto, realizaron una investigación a los archivos de la unidad.

“El tema de los reportes de operaciones sospechosas es bastante sensible. Yo no le puedo decir si tenemos un reporte que en su momento se haya generado y haya llegado a la UIF”, comentó.

Afirma, sin embargo, que las instituciones financieras han colaborado de manera expedita y han dado la información requerida para avanzar en el análisis contable del caso.

 

Caso complejo

 Presentación 
La FGR presentará hoy el requerimiento del caso en un juzgado todavía por definir. 
 Adición 
Los hechos de este caso se sumarán al proceso de Saca.

Lee también

Comentarios