Lo más visto

Además de atentar contra seguridad, pandillas minan la salud con cigarros

El cigarrillo de contrabando inicialmente "toca puerto panameño y beliceño" y "a partir de allí se mueve vía terrestre por las distintas rutas" hasta ingresar a territorio salvadoreño por puntos ciegos de la frontera.
Enlace copiado
Además de atentar contra seguridad, pandillas minan la salud con cigarros

Además de atentar contra seguridad, pandillas minan la salud con cigarros

Además de atentar contra seguridad, pandillas minan la salud con cigarros

Además de atentar contra seguridad, pandillas minan la salud con cigarros

Enlace copiado
Además de atentar contra la seguridad de El Salvador, las pandillas minan la salud y la economía del país al abrigar el contrabando de cigarrillos en los territorios que controlan, dijo a Acan-Efe el jefe de operaciones de la División de Seguridad Fronteriza de la Policía, José Alfredo Castro.

De acuerdo con el jefe policial, las pandillas no tienen una participación directa en la introducción y distribución de los cigarros, pero se lucran al permitir que las estructuras del crimen organizado dedicadas a estas actividades operen en las zonas donde están afincadas.

"Su participación se da a nivel de la presencia que tienen en las comunidades y, obviamente, las comunidades fronterizas" por donde se introduce el tabaco "no son la excepción, porque ya fueron filtradas y hay un ejercicio de control por parte de ellos: Si alguien quiere trabajar en este terreno debe pagar", señaló.

De acuerdo con la no gubernamental Crime Stoppers, que colabora con la Policía proporcionando pistas recibidas en un sitio en internet sobre el tráfico ilegal de cigarros, las pandillas utilizan los fondos que reciben para comprar armas, vehículos e inmuebles.

Para Castro, además del riesgo que implica para la seguridad por los recursos que otorga a las pandillas, el contrabando de cigarros tiene una "afectación" en las tabacaleras, y por consecuencia en la economía y en las finanzas públicas.

Crime Stoppers presentó en marzo anterior un estudio de la firma CID Gallup que da cuenta de que anualmente El Salvador consume 940 millones de dólares en cigarrillos, de los que el 31 % son ilícitos, la segunda cifra más alta de Centroamérica.

Las empresas autorizadas para importar, distribuir y vender este producto del tabaco dejan de percibir más de 291 millones de dólares y el erario se pierde de más de 15 millones cada año.

El mismo estudio, encargado por la Cámara de Comercio Costarricense Norteamericana (Amcham), señala que en Panamá el 67 % de los cigarrillos son de origen ilícito, en Guatemala el 21 %, el 20 % en Honduras, mientras que en Costa Rica y Nicaragua representan el 16 % y el 5 %, respectivamente.

El riesgo para la salud pública yace, según Castro, en el hecho de que estos cigarrillos no cuentan con la autorización de la sanidad pública salvadoreña y se desconoce cómo fueron fabricados.

Por otra parte, explicó que el cigarrillo de contrabando inicialmente "toca puerto panameño y beliceño" y "a partir de allí se mueve vía terrestre por las distintas rutas" hasta ingresar a territorio salvadoreño por puntos ciegos de la frontera.

Colocado en El Salvador, las estructuras de contrabando inician una "actividad de hormiga" para su distribución a granel o al menudeo y terminan siendo vendidos en las cercanías de mercados municipales, tiendas de barrios y hasta por vendedores ambulantes, explicó el alto cargo policial.

Este último paso "no lo podemos controlar, porque es un mercado mucho más grande, es un ejercicio de actuación mucho más amplio", señaló Castro, y relató que cada eslabón de esta cadena se lucra del contrabando e incrementa el valor del cigarrillo al punto de que su precio está "casi en paridad" con el tabaco legal.

Además de la relación con las pandillas, Castro no descartó que "tengan algún nivel de comunicación y de coordinación" con bandas de narcotraficantes o que utilicen sus mismas rutas para mover el producto.

Este año, hasta junio pasado, la Policía, con la ayuda de Crime Stoppers, había decomisado 80,000 cajetillas de cigarros, que tienen un valor aproximado de hasta 280,000 dólares, y la detención de 10 personas, que para Castro "son resultados significativos".

"Gran parte de los resultados se debe a la sensibilización de la población, que ya identifica en el contrabando del cigarrillo un problema para la salud y seguridad", señaló.


 

Tags:

  • pandillas El Salvador
  • contrabando cigarros

Lee también

Comentarios