Loading...

Agresiones contra mujeres periodistas se incrementan en el Gobierno Bukele

Estudio realizado por la Fundación Para el Debido Proceso denuncia una constante de agresiones a través de ciberataques y otras formas de violencia, las cuales están tipificadas como delito en la LEIV.

Enlace copiado
Detalles.  El informe de DLPF detalla   diferentes tipos de violencias a las que se exponen las mujeres en el gremio periodístico.

Detalles. El informe de DLPF detalla diferentes tipos de violencias a las que se exponen las mujeres en el gremio periodístico.

Enlace copiado

El contexto político de El Salvador ha generado un incremento en las agresiones a periodistas. Los casos, sin embargo, muestran una tendencia de agresiones particulares cuando se trata de periodistas mujeres. Esto expone el informe "Mujeres Periodistas y Libertad de Prensa en El Salvador", elaborado por la Fundación para el Debido Proceso (DLPF, por sus siglas en inglés).

Uno de los elementos en los que el documento hace énfasis es que las comunicadoras a menudo son agredidas por representantes del Gobierno, sobre todo cuando laboran en medios que no son afines al oficialismo. Y aunque el patrón de ataques tiene larga data rastreable hastagobiernos anteriores, el estudio señala que en el Gobierno Bukele se han acelerado los ataques.

"Nos basamos en estadísticas que ha venido recolectando la APES. Y en las entrevistas que hicimos a 17 mujeres. Creemos que El Salvador está en este momento llevando una especie de práctica, de plan. No se trata de denuncias aisladas", dice Leonor Arteaga, directora del Programa Impunidad y Graves Violaciones de Derechos Humanos.

El centro de monitoreo de la APES detectó 77 hechos de agresión contra periodistas en 2019. Para 2020, este registro subió a 125 casos, cifra que duplica la cantidad de ataques registrados durante 2018, de las cuales el 20% fueron dirigidos hacia mujeres periodistas. En 2021, esta situación se siguió agravando: solo de enero a noviembre, se recibieron 205 denuncias sobre agresiones contra periodistas, de las cuales el 32% corresponde a víctimas mujeres y personas LGBTIQ. "Es decir, las mujeres concentran un importante porcentaje de las agresiones que está sufriendo la prensa en El Salvador", reza el informe.

El estudio detectó patrones de acoso digital y ciberataques, estigmatización y mensajes de odio debido a género y amenazas con componentes sexualizados. "En la mayoría de los casos, quien agrede es un funcionario estatal, cuyo mensaje es replicado por otros funcionarios o seguidores en muy corto tiempo", reza el documento.

Arteaga asegura que para que las violencias contra las mujeres disminuyan es necesario que el Gobierno tenga un cambio en su actuación.

"Lo primero es que el discurso oficial desde el más alto nivel debería estar en clave de respeto, de tolerancia, de valoración de los aportes de las mujeres periodistas en El Salvador", asegura.

Y agrega que es importante que el Estado aporte las herramientas que ya se crearon para la persecución de delitos. "El Salvador tiene una legislación e instituciones destinadas a proteger a las mujeres, en términos generales. Estos mecanismos deberían funcionar para investigar las denuncias de violencia", dice.

Para los expertos, una ley de protección a periodistas también sería útil.

"El Salvador debería tener una legislación específica sobre periodistas. Desde hace varios años se ha venido discutiendo la necesidad y dentro de esta debería haber un capítulo destinado a la protección de mujeres periodistas", asegura.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha solicitado autorización a El Salvador para que la Relatoría Especial de Libertad de Expresión haga una visita al país. El Estado aún no ha respondido esta petición.

Violencia simbólica

El documento detalla diferentes tipos de violencias a las que se exponen las mujeres. El primero de ellos es la violencia simbólica que, según la LEIV, se trata de "mensajes, valores, íconos o signos que transmiten y reproducen relaciones de dominación, desigualdad y discriminación".

En este sentido, hay medios que priorizan la apariencia física de las mujeres por encima de su capacidad.

"Puede observarse que medios de comunicación reproducen una cultura cuyas oportunidades dependen de la imagen física de una profesional. Se normaliza el predominio de estereotipos, principalmente en la televisión, que son condicionantes para superarse en el ámbito periodístico", reza el informe.

Una de las 17 periodistas entrevistadas mencionó en su testimonio cómo ocurre esto en el medio en el que labora.

"Actualmente, a los medios de comunicación les importa más cómo se vea la periodista que su calidad de trabajo; en algunos casos, hasta les exigen que se vean siempre bien y que estén siempre arregladas", expresó la entrevistada.

Luego, se menciona que también sufren violencia psicológica. De acuerdo con la LEIV estas "son conductas que ocasionan daños emocionales y, en algunos casos, perjudican el sano desarrollo de la mujer". En este caso, el informe menciona que las insinuaciones constantes de funcionarios a la hora de ser entrevistados constituyen violencia psicológica, pero también pueden considerarse acoso.

"Las mujeres periodistas y comunicadoras sociales han sufrido diferentes tipos de acoso, no solo en el transcurso de su carrera laboral, sino también desde sus estudios. Este comportamiento ya se encuentra regulado en el Código Penal, específicamente en su artículo 165", reza el documento.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines