Lo más visto

Agricultores de maíz pierden sus cosechas

La falta de lluvias ha afectado más del 50 % de los cultivos en el cantón El Coco. Agricultores piden apoyo al Gobierno para superar crisis.
Enlace copiado
Pérdidas.  La sequía provocó daños en los cultivos de maíz de los pequeños agricultores del cantón El Coco, en el municipio de Chalchuapa, Santa Ana. Temen que haya escasez del grano el próximo año.

Pérdidas. La sequía provocó daños en los cultivos de maíz de los pequeños agricultores del cantón El Coco, en el municipio de Chalchuapa, Santa Ana. Temen que haya escasez del grano el próximo año.

Enlace copiado

Mavi Lisseth Solís de Valladares tendrá que dejar de vender tortillas en el cantón El Coco, de Chalchuapa, Santa Ana, ya que los daños ocasionados por la sequía en la cosecha de maíz de su esposo la obligan a cerrar su negocio y guardar el maíz que aún tiene para el consumo familiar, previendo que el otro año podrían tener desabastecimiento por la mala cosecha.

"Ya no tenemos maíz y si me pongo a hacer el que tengo para las tortillas, nos quedamos sin comer, yo ocupo el maíz que cosecha mi esposo para hacer las tortillas de la venta, pero ya cuando vimos que no sirvió esta cosecha, mejor decidí ya no vender tortillas y guardar el maíz que tenemos", dice la mujer.

La sequía no solo afectó la cosecha del esposo de Solís, sino también la de muchos pequeños agricultores del cantón, fronterizo con Guatemala, donde la falta de agua ha provocado pérdidas en más del 50 % de los cultivos.

Según los afectados, las milpas no se han desarrollado adecuadamente por la poca lluvia, y si bien las cosechas se ven normales a simple vista, el maíz no ha alcanzado el tamaño ni la sanidad de otros años. Además las mazorcas están podridas y tienen plagas.


José Lito Vásquez es otro de los pequeños agricultores afectados por la sequía, quien asegura que en comparación con la cosecha que tuvo el año pasado, este año apenas logrará sacar una cuarta parte, ya que la sequía arruinó la mayor parte de sus cultivos.

"Aquí no nos creció el maíz, lo que nos afectó fue el viento, nos molestó bastante. Hoy este año ni la tercera parte voy a sacar, es debido a la sequía; todo esto aquí lo tuve que cortar y se lo di al ganado", dice.

Los afectados señalan que temen por la seguridad alimentaria de las familias de la zona, ya que sus cosechas en su mayoría son para el consumo familiar y al perder más del 50 % de estas se pone en riesgo su alimentación para el próximo año.

"Esta cosecha apenas va a alcanzar para el consumo familiar, va a ser duro para trabajar el otro año, aquí vamos a ver cómo nos va, hay gente que está peor, porque los daños son mayores", asegura el pequeño agricultor.


Agregó que en su caso los daños no fueron mayores porque dentro de las capacitaciones que ha recibido, como parte de un proyecto de seguridad alimentaria y agricultura sostenible, ha aprendido técnicas en su cosecha que le generan mayores beneficios.

Los afectados aseguran que ninguna institución de gobierno ha llegado a verificar la situación o a brindar ayuda, solamente señalan que fueron a traer el segundo paquete agrícola que entregó el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), pero que ya no podrán sembrarlo este año.

Ayer, miembros de la Asociación Concientización para la Recuperación Espiritual y Económica del Ser Humano (CREDHO), realizaron un censo para determinar los daños causados por la sequía en el lugar.

Lee también

Comentarios