Lo más visto

Agricultores incorporan cacao a sus cultivos en San Vicente

Más de 200 manzanas han sido sembradas ya con el apoyo de Alianza Cacao de CRS-Caritas, Clusa y la Iglesia luterana, con el soporte técnico del CENTA.
Enlace copiado
Avanzados.  Algunos agricultores ya tienen árboles de cacao de considerable tama-ño, pero aún no cosechan la “nuez de oro”. Esperan que la diversificación funcione.

Avanzados. Algunos agricultores ya tienen árboles de cacao de considerable tama-ño, pero aún no cosechan la “nuez de oro”. Esperan que la diversificación funcione.

Entre milpa.  Los árboles de cacao se abren paso entre las matas de maíz, para ser cosechados en cinco años.

Entre milpa. Los árboles de cacao se abren paso entre las matas de maíz, para ser cosechados en cinco años.

Agricultores incorporan cacao a sus cultivos en San Vicente

Agricultores incorporan cacao a sus cultivos en San Vicente

Enlace copiado
Para muchos agricultores es una novedad tener cultivo de cacao, pese a ser uno de los productos ancestrales en nuestro país. Pero incluirlo dentro de sus tradicionales siembras ha sido bien recibido por productores de distintos municipios del departamento de San Vicente.

De hecho, más de 200 han optado por iniciar con el cacao, una alternativa productiva que les ayudará a mejorar sus economías y a diversificar las parcelas, lo cual beneficiaría a sus familias en el tema de la seguridad alimentaria, ya que este no sustituye los cultivos de maíz y frijol.

Según José Luis Alfaro, quien contó que hace tres meses sembró más de 700 plantas de cacao en tres cuartos de manzana, en los dos últimos años ha registrado pérdidas significativas en su producción de granos básicos debido a la sequía, por lo que el cacao representa una nueva forma de garantizar lo necesario.

“Nosotros los agricultores estamos con el deseo de entrarle al cultivo del cacao; yo, por ejemplo, siembro maíz y frijol, y nos han dicho que con el cacao tenemos la oportunidad de recuperar lo perdido, por eso ya sembré casi una manzana. Lamentablemente las sequías y los bajos precios en maíz y frijol ya no son rentables”, expresó Alfaro.

Este pequeño productor es uno de los beneficiados con el proyecto Alianza Cacao, que implementa CRS-Caritas, Clusa y la Iglesia luterana, con el apoyo técnico del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA). A la fecha se ha implementado el cultivo en más de 200 manzanas en el departamento de San Vicente.

De acuerdo con Wálter Enrique Barraza, técnico de Caritas San Vicente, las ventajas del cacao son propicias debido al nuevo panorama originado por el impacto del cambio climático, ya que contribuye en la conservación de los suelos, a la seguridad alimentaria, asegura a los productores que sus cosechas tendrán compradores y lo que busca el proyecto en su conjunto es el aumento de la biodiversidad.

“El cultivo del cacao está pensado por varias razones, uno es que es un cultivo ancestral, además el mercado local tiene una demanda que no está siendo surtida; aunque sembremos 10,000 hectáreas no lograríamos cubrirla, por lo que es una oportunidad, y lo más importante es el impacto al sistema agroforestal”, explicó.

Durante un recorrido realizado en tres iniciativas de cacao en distintos puntos del municipio de Apastepeque, hay productores con parcelas de media manzana o una y media, con plantas más desarrolladas y otros que inician con el proceso, se pudo observar cómo los beneficiados están llevando a cabo este nuevo cultivo, aunado a los que ya tienen.

“Aquí de lo que se trata es de aprovechar la tierra. Tengo sembrado en mi terreno maíz, ya casi hay elotes, pipián, árboles frutales, ejotes, plátano y dentro de todo esto tengo casi 1,000 árboles de cacao; así que mientras saco estas cosechas cuido en su primer año el cacao, que después espero también tener el fruto”, relató Santos Ramírez, un productor.

La humedad y el agua son fundamentales para el desarrollo del cacao, por lo que dicho balance en los terrenos permitirá obtener la nuez de oro, pero a la vez seguir con el frijol, maíz, frutales y árboles maderables, ya que estos últimos son esenciales para el desarrollo de las plantas.

Eso sí; tendrán que pasar cinco años para que los productores puedan sacar su primera cosecha de cacao. Algunos ya cumplieron un año, otros pocos meses de haber iniciado con la iniciativa, que promete ser una opción positiva ante los efectos que ya está causando el cambio climático en las milpas y frijolares.

Los agricultores que participan en la iniciativa dicen estar entusiasmados realizando prácticas como la colecta de agua lluvia, y algunos promoviendo formas artesanales de llevar este líquido necesario a sus plantas de cacao.

El proyecto de Alianza Cacao, CRS-Caritas, Clusa, la Iglesia luterana y CENTA se ejecuta en los municipios de San Vicente, Santa Clara, San Cayetano Istepeque, Verapaz, Guadalupe, Tepetitán y San Sebastián, pero se tiene proyectado incorporar a tres más para una mayor cobertura y lograr que otros agricultores se incorporen, mejorando la calidad de vida de las familias, según un técnico de Caritas.

Mientras se ejecuta dicho proyecto se fortalecerá la organización de cooperativas en la zona de impacto, ya que por medio de estas figuras se pretende incluso que el cacao sea exportado a Europa, por lo que también se incentiva a los productores a desarrollar procesos orgánicos en el cultivo, lo cual les permitirá contar con una certificación que garantizará el mercado local e internacional.

Tags:

  • San Vicente
  • agricultores
  • cacao

Lee también

Comentarios