Agricultura familiar para la alimentación en las escuelas

Un programa de FAO que busca impulsar la economía de las familias cerca de los centros escolares.
Enlace copiado
Agricultura familiar para la alimentación en las escuelas

Agricultura familiar para la alimentación en las escuelas

Enlace copiado

A lo largo de los últimos cuatro años, unos 80 centros escolares de los municipios de Atiquizaya y San Lorenzo, en Ahuachapán; Izalco, en Sonsonate; y Jiquilisco, en Usulután, realizan compras públicas directas a los agricultores locales, como parte del Programa Escuelas Sostenibles, que busca mejorar la nutrición de los estudiantes y la economía local.

A través de estas compras, las escuelas adquieren tomates, pepinos, chiles verdes, ejotes, yuca, elotes, rábanos, cebollines, huevos, plátanos, frutas (sandía, naranja, guineo y mandarina) y hojas verdes (chipilín, mora y espinaca).

Este programa ha resultado ser de vital importancia porque “realmente ha sido increíble el cambio que han experimentado los niños”, anotó el representante de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en El Salvador, Alan González.

El funcionario destacó que han mejorado los índices de crecimiento y de aprendizaje de los estudiantes, pero también valoró cómo esas compras directas están permitiendo a las familias sacar adelante a sus hijos.

“Hay una asociación de agricultoras que se llama Las Bromas, que está conformada por mujeres de Atiquizaya que son emprendedoras, que cultivan y que distribuyen sus productos a más de 12 centros escolares. Ellas han mejorado su entorno familiar y sus vidas. Hay dos o tres de ellas que han podido enviar a sus hijos a la universidad gracias a estos ingresos”, expresó González.

La FAO ha entregado al Ministerio de Educación dos recetarios: uno con 27 recetas para desayunos y otro con 25 recetas para las tiendas escolares.

Lee también

Comentarios

Newsletter