Lo más visto

Más de El Salvador

¡Ahí viene el Cipitío!... con sus deliciosos hot dogs

Este Cipitío, técnico en gastronomía, atiende 300 personas cada día y no tiene hora límite para terminar su jornada de trabajo.

Enlace copiado
¡Ahí viene el Cipitío!... con sus deliciosos hot dogs

¡Ahí viene el Cipitío!... con sus deliciosos hot dogs

Enlace copiado

El Cipitío ha sido visto en San Miguel. Aunque siempre está gordito, ya no es un niño. Hoy es un joven y se ha convertido en chef y siempre se le ve con un carretón que, aunque no tiene rótulo, al verlo todos le dicen: ¡Ahí viene el Cipitío!

“El Cipitío” de San Miguel es Marvin Isaac Martínez Machuca, un ejemplo exitoso de emprendimiento, quien de manera creativa se gana la vida honradamente.

Con una gabacha y un sombrero del tradicional  personaje de la mitología salvadoreña, el Cipitío, los cuales  adquirió en el mercado, Marvin ha logrado la aceptación de sus clientes a quienes lleva sus hot dogs extra grandes. Los vende en distintos puntos de la ciudad.

Marvin tiene 28 años, estudió  Técnico en Gastronomía en el Megatec de La Unión, lo que le permitió ver el mercado de diferente forma y aprender nuevas técnicas. Desde el 2011 se dedica a vender sus ya reconocidos panes.

El negocio lo heredó de su familia, iniciando con su abuelo Mercedes Martínez, quien elaboró y vendió el producto durante 34 años. Luego asumió ese trabajo su papá, Marvin Martínez, quien años más tarde falleció. Para continuar con el negocio familiar, Isaac ya se había especializado en técnicas culinarias; pero tomando en cuenta que la innovación es clave en un producto, decidió darle un toque diferente.

 “Mi papá era tradicional, porque los panes los hacía de mortadela y salchicha. Mi trabajo consistió en innovar; en la actualidad tenemos 5 variedades, entre ellos están: carne de res, pollo, lomo de cerdo en barbacoa, vegetariana y el súper. Además de esto, se realizan combinaciones al gusto del cliente” comentó Martínez.

Tipos de clientes

Marvin aseguró que al principio no sabía mucho sobre la atención al cliente, pero su papá le compartió todos sus conocimientos al respecto. Al principio fue complicado, pero a través de las experiencias vividas aprendió a interactuar y escuchar lo que necesitan las personas. “Hay diversos tipos de consumidores, como por ejemplo el que anda estresado; el que llega con tiempo de poder conversar; y el que siempre anda de prisa. La tarea es acoplarse a todo eso para que nadie se disguste”, comentó satisfecho de conocer a sus clientes.

El centro de producción de los panes del Cipitío está ubicado en la colonia Milagro de la Paz y todos los días se hace el traslado del producto hacia los dos puntos de venta. El primero está situado frente a la Jungla Migueleña; el otro, frente al Centro de Gobierno Departamental. Para que los clientes se sientan más satisfechos, recientemente ha incorporando el servicio a domicilio. Este permite llevar el pedido a donde el consumidor se encuentre y como lo desee. El costo de los panes del Cipitio oscilan entre $1.25 y  $3.00.

Para William Chávez, quien ya lleva tres años consumiendo de estos panes, su favorito es el de pollo. “Marvin para mí es el Cipitío que hace los mejores panes de San Miguel. De igual forma decirle que siga adelante para seguir satisfaciendo los gustos de los clientes”.

“Es primera vez que consumo de estos panes; había escuchado hablar de Marvin en las redes sociales, pero me acabo de dar cuenta que vale la pena probarlos”. dijo por su parte Vanesa Robles.

¿Cómo surge la idea del Cipitío?

Fue a partir de una broma, cuando unos amigos del mercado lo desafiaron a usar un sombrero grande, semejante al del Cipitío.

Marvin aceptó el reto y, 15 días después, estaba el sombrero listo para ponérselo. Accedió y anduvo luciéndolo por todo el mercado. Al ver la alegría y la aceptación de las personas, decidió usarlo de manera permanente. De esa forma, los clientes lo podían localizar más rápido, y a raíz de eso se ganó el apelativo que lo ha vuelto popular. “Esto para mí fue más peculiar, me motivó a continuar, fue algo no planificado pero que me ha traído éxito al negocio”, expresó Machuca.

Reconocimientos

A pesar de lo difícil que resulta llevar a cabo un emprendimiento. Este joven cada día se motiva para ofrecer a las personas un sabor incomparable. Las exigencias de los clientes le ayuda para mejorar, mantener la calidad e innovar. Gracias a eso, ganó primer lugar en categoría Chef emprendedor por la Cámara Internacional de Gastronomía en San Miguel, en 2017.

También ganó el segundo lugar en mejor presentación de entrada, en la competencia organizada por la Cámara de Comercio e Industria de San Miguel, 2012.

Trabajar con una demanda de 300 clientes diarios no es fácil para Marvin, porque cada cliente tiene un gusto y un punto de vista diferente.

Marvin “El Cipitío” agradece a sus comensales por preferirlo; además, menciona que está trabajando fuerte para tener un local permanente y así dar mayor comodidad a quienes prefieren su producto.

Tags:

  • Cipitío
  • Hot Dog

Lee también

Comentarios