Lo más visto

Amenazas en contra de policías no es algo nuevo”

Mauricio Ramírez, ministro de Justicia y Seguridad, habla acerca de los últimos ataques a policías y del supuesto plan de las pandillas para incrementarlos.
Enlace copiado
Amenazas en contra de policías no es algo nuevo”

Amenazas en contra de policías no es algo nuevo”

Enlace copiado
El ministro de Seguridad habló esta semana con este periódico acerca de los señalamientos que hizo Honduras de que El Salvador retrasaba la Fuerza Trinacional Antipandillas, un señalamiento que, a su juicio, responde a “situaciones internas” del vecino país. Ramírez Landaverde también se refirió a otros temas de coyuntura, como la información que recibió Inteligencia Policial de que las pandillas buscarían incrementar los ataques contra jueces y policías para causar mayor impacto social. En esta entrevista hablará también del grado de participación que, a su juicio, están teniendo las pandillas en otras actividades delictivas.

Vimos en Operación Jaque que pandilleros migraron hacia Guatemala y estaban cometiendo ilícitos allá. ¿También vienen pandilleros de otros países a cometer ilícitos a El Salvador?

Es importante decir que si bien tenemos claridad y los hechos así lo indican, que en este momento lo que hay es un flujo de El Salvador hacia otros países, en razón de la persecución que se hace en El Salvador, pero en este momento no lo estamos teniendo a la inversa. Es decir, no se descarta esa posibilidad, pero realmente gente de Honduras que huye hacia El Salvador o gente de Guatemala que huye por las mismas razones no la tenemos. Sí tenemos que El Salvador ha sido afectado por operaciones que se han desarrollado por parte de personas de ambos países, pero en este caso por efecto del combate, que es la causa fundamental por la que salvadoreños han buscado establecerse en esos países, no tenemos conocimiento de que tengamos ese proceso a la inversa. Por eso intercambiamos información con los otros países, pero hasta hoy ellos no lo han planteado así, ni tampoco nosotros lo hemos detectado acá.

En cuanto al narcotráfico, ¿qué relación tienen las pandillas actualmente con el tráfico de drogas?

El tráfico de drogas ha sido una de las amenazas principales. Podemos verlo a través de paralelismos. Podemos ver cómo han mutado estructuras en México o en Colombia, estructuras de características parecidas a las pandillas de El Salvador, en esos países luego han escalado a dominar todas las actividades relacionadas al tráfico de droga. Pero en El Salvador hasta hoy no se ha dado hasta ese nivel. Sí hay estructuras de pandillas que se encuentran ejerciendo actividades relacionadas con el transporte de la droga, el almacenamiento, la comercialización y la seguridad. Sobre todo en la zona occidental, pero en otros lugares del país no se da de esa manera. Por ejemplo, en la zona norte del país ha sido más a través de una alianza. Casos como el de Misael Cisneros así lo indican, que es típico. Estructuras locales, ya sea por afinidad o por necesidad, tuvieron que buscar los acercamientos con los grupos de pandillas. En cambio en la zona oriental ha sido más de estructuras tradicionales, que también tuvieron sus propios cambios. Por ejemplo, Jesús Natividad Pereira que comercializaba lácteos, luego descubrió que era más lucrativo traficar personas y después que era todavía más lucrativo traficar sustancias ilícitas. Y las demás estructuras que fueron surgiendo que eran el Gordo Quezada y Los Perrones. En la zona oriental es más ese tipo de problemas. Todavía en El Salvador podemos decir que las estructuras de pandillas intervienen en labores más de apoyo y en muy pocos casos son ellos los que acaparan todas las actividades relacionadas con el tráfico de drogas.

Los pandilleros, entonces, están más metidos en el microtráfico…

Más metidos en el microtráfico. Pero eso no implica que no haya una amenaza de que se vaya escalando. Últimamente ha ido cobrando más importancia el tráfico marítimo. Tenemos conocimiento de que los niveles de producción de sustancias ilícitas están incrementando en el sur del continente. Entonces hay un riesgo de que Centroamérica, por su ubicación estratégica, el tráfico incremente y que en el país pueda desarrollarse a través de diferentes modalidades. Pero ha sido el tráfico marítimo el que ha ido cobrando más importancia. Este año ya llevamos más de 9,000 kilogramos. Vamos a superar por mucho al año pasado.

Según un reporte reciente de la Fuerza Armada, en lo que va del año han incautado en la zona costera más de 7,000 kilogramos…

Sí, y ya con lo incautado en tierra por la Policía Nacional Civil suman más de 9,000 kilogramos.

¿En estas incautaciones navales también participa la Policía en los operativos?

Es combinado entre la Fuerza Armada y la Policía. Cuando una unidad de la Fuerza Naval intercepta una embarcación, es producto de todo un trabajo previo. Aquí actuamos coordinadamente entre la Policía, Fiscalía y Fuerza Armada. Al final, ya sea por vía marítima o aérea, lo hace la institución que tiene esas capacidades. Por ejemplo, la Policía cuenta todavía con una capacidad marítima muy escasa y aérea no se diga. Aquí es un trabajo integral que es como codependiente porque cada quien aporta lo que le corresponde. A la Policía le corresponde, sobre todo, un trabajo de inteligencia y de coordinación.

¿Estas incautaciones en embarcaciones significan que no hay mucho paso de droga por la vía terrestre?

Terrestre hay porque hay incautaciones, además hay información que se obtiene de Estados Unidos, de las grandes cantidades de droga que pasan a través de Centroamérica hacia el norte. Todavía El Salvador no está tan afectado, primero por las condiciones geográficas del país que solo tiene costas en el Pacífico, y además que son estrechas, con un poco más de 300 kilómetros. Hay otras rutas que son, digamos, más seguras para este tipo de actividad. En un momento la ruta Atlántico-Caribe era más importante y la mayor cantidad de casos indicaba que allí estaba la concentración. Todo ese tráfico no afecta a El Salvador. Pero sí se da un tráfico terrestre y hay incautaciones sobre todo en vehículos de carga que provienen de Panamá o de Costa Rica o de Nicaragua. Pero últimamente es el marítimo el que está cobrando mayor importancia. Conforme hay más producción, hay más oferta y si la demanda no se logra controlar, sino que al contrario crece, entonces el riesgo aumenta. Si eso está ocurriendo, quiere decir que las estructuras que se dedican a eso están buscando nuevas rutas. En nuestro país ha habido bastante capacidad para lograr interceptar la droga que pasa.

¿Hay estimaciones de cuánta droga se queda en el país, de toda esa que va hacia el norte?

No podría ahorita estimarlo, pero hay que considerarlo porque es una forma conocida de que se hacen esas transacciones, pagar con sustancias para que luego sea comercializada internamente. Como es una forma conocida de operar de estas organizaciones, pues en la medida que haya más tráfico va a haber más oferta interna y eso también es un riesgo de incremento de violencia.

¿Qué pasó al final con el caso del cartel de Texis?

Hay un caso todavía en el que hay miembros de la Policía en un proceso penal por supuestamente haber hecho pública la información relativa al caso y que, como mencionaba a varias personas, pues estas denunciaron por daños a su honor con la publicación de sus nombres y fotografías. Ese es un caso muy aparte. El caso en sí, una parte ya fue operativizado.

La captura del “Burro” (Roberto) Herrera...

Algunos están prófugos todavía, como el caso de Horacio Ríos y hay muchos otros que están procesados acá. No solamente “el Burro” Herrera, sino Arauz y otros más. Ya se operativizó una parte de ello. Como resultado de esa investigación puede conformarse un segundo caso o tercero o más, dependiendo. Esto ya es propio de la parte investigativa y como son investigaciones que están en su fase inicial, pues deben ser reservadas.

Solo confirme esto: ¿Han solicitado a Estados Unidos para reactivar las diligencias en contra de José Adán Salazar, que fue designado como capo de la droga?

Como le digo, todas esas diligencias son parte de una investigación inicial, aunque se haya originado en otro caso que ya se judicializó, pero si hay nuevos hechos y nuevos imputados eso ya está en investigación y debe ser entonces reservado. Dependerá de la Fiscalía General de la República y el apoyo que se requiera de la Policía.

En otro tema, usted dijo que no se ha corroborado la información de Inteligencia Policial sobre el supuesto plan de pandillas en contra del sistema. A pesar de eso más policías han sido asesinados. Si no se ha corroborado ¿qué está pasando?

La amenaza contra miembros de la Policía no es algo nuevo. Ya tenemos varios años bajo esta situación, y que este año ha representado 38 policías que han muerto en circunstancias violentas (hasta ayer ya iban 40). Este año vamos a reducir bastante respecto al año pasado. La tendencia es ir bajando, pero es una amenaza que está todavía y que hace falta mucho por lograr eliminarla. La información era de que los ataques iban a ser dirigidos hacia funcionarios de otras instituciones, incluyendo jueces y fiscales, por lo cual había que hacer el trabajo de inteligencia. Si a la Policía le llega una información tiene que hacer todo el trabajo de inteligencia y consultar otras fuentes independientes a la primera. Contrastarlo con otros hechos, hacer el trabajo de campo, contactar fuentes. Es decir todo un trabajo que le lleve a un producto de inteligencia que nos pueda decir realmente ante qué estamos y dependiendo de ello la Policía toma las medidas de protección y seguridad. En el caso este de la información de los jueces y fiscales se hizo todo eso, pero al igual que en muchos otros no se logró establecer, entonces quiere decir que no podemos decir que tiene toda la validez. No obstante hay cosas que son de rigor como alertar. Lamentablemente, en este caso se hizo por escrito y eso se filtró. Hubiese sido mejor hacerlo de otra forma y regularmente la Policía así lo hace. Es decir, si yo obtengo una información de que van a atentar contra una persona, lo primero es hablar con esa persona y si yo no tengo todavía verificado se lo digo y le informo que estamos trabajando en eso.

¿Pero sí es cierto, como lo decía un informe de Inteligencia Policial relacionado, que hay exmilitares en Tenancingo adiestrando a pandilleros?

Nosotros hemos capturado a varios. Hemos capturado incluso a miembros de la Policía, que en diferentes investigaciones aparecen como colaboradores que les filtraban información o uniformes. De forma que es una realidad. Eso es lo primero que se debe tomar en cuenta, que es una de las formas de operar del crimen organizado, buscar infiltrar las instituciones y sobre todo la de inseguridad.

Tags:

  • pandillas
  • operacion jaque
  • fuerza trinacional

Lee también

Comentarios