Ametralladora M-60 incautada en Santa Tecla era de FAES

Por el caso la Fiscalía solo ha acusado a una empleada doméstica que estaba en vivienda.
Enlace copiado
Incautación.  La Policía y Fiscalía incautaron armamento, municiones y una recargadora de casquillos en Santa Tecla. Entre el armamento estaba una ametralladora que había sido hurtada en la FAES.

Incautación. La Policía y Fiscalía incautaron armamento, municiones y una recargadora de casquillos en Santa Tecla. Entre el armamento estaba una ametralladora que había sido hurtada en la FAES.

Ametralladora M-60 incautada en Santa Tecla era de FAES

Ametralladora M-60 incautada en Santa Tecla era de FAES

Enlace copiado
La ametralladora M-60 (considerada como arma de guerra y de uso exclusivo del Ejército) que fue incautada la semana pasada, en una vivienda de la residencial Finca de Asturias de Santa Tecla, era parte del inventario de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), según confirmó ayer el ministro de la Defensa, David Munguía Payés. Las autoridades también incautaron, en esa misma ocasión, más armas, municiones y máquinas recargadoras de casquillos.

La ametralladora M-60 fue incautada debido a que en la vivienda ocurrió una explosión, lo que propició un allanamiento el pasado 11 de abril.

“De las armas incautadas en Santa Tecla todavía no hemos concluido si alguna era parte del inventario de la Fuerza Armada, excepto la ametralladora M-60, que es la cuarta ametralladora que estábamos buscando y que fueron sustraídas hace un par de años en el Regimiento de Caballería”, afirmó el ministro.

Las cuatro ametralladoras que buscaba la FAES fueron hurtadas el sábado 21 de junio de 2014 en el Regimiento de Caballería. Las primeras tres fueron recuperadas en mayo de 2015, cuando las autoridades inspeccionaron el baúl de un vehículo en Ahuachapán.

El ministro de la Defensa explicó que la investigación sobre el responsable de haber hurtado las ametralladoras, y de que una de esas estaba en Santa Tecla, está en manos de la Fiscalía.

“Hay una investigación en curso y es un caso que lo ha estado manejando la Fiscalía, por eso no podemos dar mayores detalles”, dijo.

La Fiscalía General de la República (FGR) solamente ha acusado a la empleada doméstica que trabajaba en la vivienda donde fue hallado el armamento, quien fue enviada a prisión el pasado domingo. La FGR pidió que se suspendiera el proceso judicial en contra de la mujer que alquilaba la vivienda, porque falleció a causa de las quemaduras tras la explosión.

La Fiscalía no ha querido contestar si presentará cargos en contra del propietario de la empresa que se dedicaba a rellenar casquillos en ese lugar.

Lee también

Comentarios

Newsletter