Lo más visto

Ancianos piden ayuda para reparar su vivienda

La casa fue consumida por un incendio que los dejó sin ninguna pertenencia. Por ahora están con una vecina.
Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA/Fátima Membreño Pérdida.  Los Fernández perdieron camas, hamacas, cocina, mesas, sillas, ropa y alimentos. Solicitan a personas bondadosas que les ayuden a poder reparar su vivienda. También necesitan una silla de ruedas.

Fotos de LA PRENSA/Fátima Membreño Pérdida. Los Fernández perdieron camas, hamacas, cocina, mesas, sillas, ropa y alimentos. Solicitan a personas bondadosas que les ayuden a poder reparar su vivienda. También necesitan una silla de ruedas.

Enlace copiado

El pasado 25 de diciembre la familia Fernández perdió su vivienda, ubicada en colonia Las Américas, en la ciudad de San Miguel, a causa de un incendio que se generó por un cohete que fue lanzado cerca de un cilindro de gas.

Según relataron los afectados, a las 2 de la madrugada don Gustavo Fernández, de 96 años, y su esposa se despertaron por el vapor de las llamas y por los ruidos generados por el fuego que consumía unos tablones y unas láminas.

“Dormida estaba, cuando a eso de las 2 de la madrugada mi papá y mi mamá empezaron a gritar que se quemaban. Yo salí y vi que donde ellos dormían se estaba quemando. Rápido los saqué y gran parte de la madrugada permanecimos afuera viendo cómo se consumía nuestra casita”, contó Bertha Fernández, hija de la pareja.

Las víctimas aseguran que muy a pesar de que llamaron varias veces para pedir ayuda al Cuerpo de Bomberos de San Miguel y al Sistema de Emergencias 911, la solicitud nunca fue atendida. A los gritos y llantos de la familia, un grupo de vecinos salió de sus casas y trató de sofocar el fuego; sin embargo, el agua que utilizaron no fue suficiente.

A los esposos Fernández se les dificulta oír y ya no pueden caminar, por lo que además de materiales para reparar su vivienda, solicitaron ayuda a personas altruistas para que les donen una silla de ruedas para poder trasladarse a la unidad de salud de la colonia La Carrillo, en donde mensualmente pasan consulta.

“Mis papás iban a morir quemados y en este país las autoridades no ayudan. Gracias a Dios, he recibido ayuda de una hermana de la iglesia, quien nos ha dado para mientras un techo. Pero tenemos que arreglar nuestra casita”, dijo Bertha Fernández.

Para Bertha y sus padres, es difícil ver cómo quedó su humilde vivienda. El triste recuerdo le entrecortaba la voz. “Yo me gano la vida vendiendo ropa y en este incendio el poco dinero que tenía y toda la mercadería se me quemó”, aseguró.

La familia Fernández perdió camas, hamacas, cocina, mesas, sillas, sábanas y comida. Solicitan a personas bondadosas que les ayuden.

Lee también

Comentarios