Lo más visto

Más de El Salvador

Ansiedad y depresión son afectaciones más comunes

Las mujeres son las más atendidas en los establecimientos de salud por ansiedad y depresión, mientras que los hombres tienen mayor afectación con problemas de alcoholismo, según MINSAL.
Enlace copiado
Enlace copiado
Cuatro patologías son las principales afectaciones a la salud mental en El Salvador: ansiedad, depresión, alcoholismo e intento de suicidio, las cuales afectan a personas de todas las edades y zonas del país, según dijo ayer el Ministerio de Salud (MINSAL) en la conmemoración del Día Mundial de la Salud.

Por ansiedad el año pasado se atendió a 58,178 casos, el 76 % son mujeres y el resto son hombres; 13,747 casos de depresión, de los cuales la mayor cantidad se concentra en el grupo de personas entre 25 a 59 años, con 7,079 y luego adolescentes de 15 a 19, con 2,110 atenciones. Mientras que por alcoholismo se atendieron 7,037 personas, el 90 % fueron hombres. Los intentos suicidas fueron 965 el año pasado, una reducción leve con respecto de los de 2015 cuando se atendieron 1,065.

La mayoría de afectaciones por ansiedad y depresión son en mujeres. “Las mujeres estamos sometidas a la doble jornada, a la jornada del hogar, a la jornada del trabajo, a los problemas de pareja, a los problemas de violencia en contra de las mujeres. Hay una serie de factores que hay que desmontar para que disminuyan los niveles de depresión y hay que darle a la sociedad, a las personas y a la familia mayor resiliencia para poder manejar las adversidades en la vida”, dijo la ministra de Salud, Violeta Menjívar.

Las estadísticas corresponden a las atenciones en los establecimientos de la red del MINSAL y no incluyen las atenciones del Seguro Social en ese tema. Se brindan atenciones en 39 unidades comunitarias de salud familiar especializadas y en 19 hospitales, en seis de ellos se crearon unidades de salud mental dentro del Plan El Salvador Seguro: Santa Ana, San Miguel, Usulután, Jiquilisco, Zacamil y la ampliación que se hará en Soyapango.

La tasa nacional de depresión en El Salvador es 210 por cada 100,000 habitantes e incide en zonas urbanas y rurales.

“Por ejemplo, en el adulto mayor en la zona rural es mayor el número de depresiones reportadas que tenemos que en la zona urbana. Eso tiene una razón, por las necesidades del adulto mayor de movilizarse, de las discapacidades que pueda tener, de los accesos a servicios, y es por esa razón que hay diferencias en este tema rural y urbano”, dijo Arturo Carranza Rivas, jefe de la Unidad de Salud Mental del MINSAL.

Agregó que la depresión tiene un fundamento fisiológico y el grado de compromiso en su funcionabilidad determina el uso de medicamentos para tratarla.

Roberto Garzón, representante de la Organización Panamericana/Mundial de la Salud (OPS/OMS) en el país, señala que hay dos componentes a tomar en cuenta: la voluntad de las personas en buscar ayuda e identificar a las personas que la necesitan.

“Yo creo que todos tenemos la capacidad de notar cuando no estamos bien, cuando tenemos que buscar ayuda”, dijo Garzón.

Una limitante en la búsqueda de atención puede ser la discriminación, a lo que la ministra comentó: “Al carajo con el estigma, la discriminación de las personas que sufren problemas mentales”.
 
 

Lee también

Comentarios