Lo más visto

Aprendiendo a convivir con la mosca de la fruta

Enlace copiado
Enlace copiado
Es muy desagradable adquirir una fruta y a la hora de partirla encontrarnos que en su interior hay innumerable cantidad de gusanos. Lo anterior nos hace sentirnos defraudados, por no decir estafados. Esto sucede año con año y no se visualiza que el problema termine.

Los cultivadores de guayabas han sido los primeros que han logrado resolver el problema. ¿De qué manera? Embolsando las guayabas desde que están muy pequeñas, pero, ¿por qué no hemos podido hacerlo con los mangos, naranjas, zapotes, etc?

Sencillamente porque nuestra fruticultura tradicional se fue desarrollando en forma desordenada; es decir, plantada con árboles reproducidos por semilla que hoy en día pueden llegar a tener de 30 a 40 metros de altura, en donde además de dificultarse la cosecha es imposible el combate de plagas a falta de equipos que pudiesen hacer llegar los tratamientos a plantas tan altas.

Además, hay otro factor que contribuye al problema como es la cantidad de frutales silvestres en barrancos, lugares baldíos, etc.

Pero las cosas poco a poco han empezado a cambiar. ¿Cómo? Habemos algunos cultivadores que hemos establecido plantíos con árboles injertados, con las ventajas siguientes: son más bajos y facilitan las labores de cosecha, combate de plagas y, además, son más precoces para producir.

Dentro de estos estoy, con el agravante que me rodean cientos de árboles criollos y muy altos, en donde para cosecharlos se suben miqueros que ayudados de una vara larga con una cebadera en la punta, cosechan en la altura lo que les es posible, y durante tal trabajo cae tanto fruto al suelo que son un medio eficaz para el incremento de la plaga. En otras palabras, comemos lo que nos dejan las plagas.

Ante tal situación, este año pensé realizar dos acciones que tal vez sirvan de idea a otros cultivadores: 1) Cuando los mangos aún estaban verdes, decidí embolsar 200, usando bolsas plásticas lechosas de 30x20 centímetros, o como dicen en el mercado, con capacidad de cuatro libras.

A dichas bolsas, con una tijera les abrí un orificio en el fondo para facilitar el drenaje y la aireación. Las mencionadas bolsas cuestan apenas $7 el millar y un hombre experimentado se tarda en embolsar 100 frutos 40 minutos.

Al momento de embolsar, con las dos esquinas superiores de las bolsas hacemos el cierre sin hacer nudo que enseguida dificulte la soltada.

Cuando los frutos dieron punto de corte cosechamos y dichos frutos se picaron con machete para conocer cuántos salían sanos. Nos sorprendimos que el 98 % de los frutos embolsados salió libre de plagas, y el 2 % restante sí tenía algún daño, dado que no se cerraron bien.

Pero, ¿qué hay de especial en este caso? Es que los árboles de mango injertados de la variedad Tommy Atkins siempre se podan después de cada cosecha y por tal razón los frutos son fácilmente alcanzados desde el suelo, lo que hace fácil embolsarlos, cosa que no sería posible en frutales muy altos.

Mi idea es que el próximo año empezaremos a embolsar desde muy temprano, a fin de garantizar frutos sin gusanos, aunque el mercado a veces solo habla de precios y no repara mucho en calidad;

2) La segunda parte fue con los frutos que estaban más alto y no pudimos embolsar. En este caso recurrimos a efectuar aspersiones con 40 cc de Deltametrina y 40 cc de melaza por cuatro galones de agua para combatir la mosca que anda deseosa de ovipositar.

Las aplicaciones las hacíamos cada 15 días, dado que el tiempo de espera entre el tratamiento y la cosecha es de ocho días. También cortamos frutos asperjados, los picamos y el 78 % salió sano. El resto salió con daños.

Todavía la semana pasada, cuando la cosecha había terminado hace tres semanas y todavía quedaban algunos frutos embolsados, los bajamos, los partimos y pudimos ver que estaban muy maduros pero sin plaga, lo cual viene a confirmar que la práctica resulta efectiva.

He llegado a pensar que al igual que los productores de guayabas, en el futuro algunos productores de mango podremos vender frutos sin gusanos.

También he observado que la variedad Panades es menos dañada que la variedad Tommy Atkins.

[email protected]

Tags:

  • gotas agrícolas
  • fruta
  • mosca

Lee también

Comentarios