Aprueban Ley contra Delitos Informáticos y dejan libres a “trolles”

Los grupos parlamentarios accedieron a dar su aval para perseguir diversos delitos informáticos, con el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación. Pero quedó un vacío.
Enlace copiado
Enlace copiado
Los diputados de la Asamblea Legislativa pusieron fin ayer a meses de debates en torno a un proyecto de ley, para castigar las conductas delictivas con el uso de las tecnologías de la informática. Setenta legisladores de cuatro de los cinco grupos parlamentarios en el congreso aprobaron la Ley contra Delitos Informáticos.

En general, la mayoría de parlamentarios consideraba que la normativa era necesaria, incluso urgente, para nivelar la persecución del delito a las nuevas formas de estafa, robo y hurto mediante la apropiación de bancos de datos, de daños a sistemas informáticos e incluso a la suplantación de identidad dentro del internet, así como las prácticas del acoso sexual y la pornografía infantil con el uso de internet y el conjunto de técnicas de la informática.

El diputado de ARENA miembro de la comisión de seguridad pública Mauricio Vargas dijo ayer que la ley en general era beneficiosa, pero advirtió que se debe hacer un cuestionamiento real acerca de si la policía y la Fiscalía tienen las herramientas tecnológicas de informática necesarias para perseguir estos delitos.

Técnicas como la informática forense, la contratación de expertos en sistemas informáticos —conocidos en la jerga de esta materia como “hackers”— no es una práctica común de las autoridades. Sin embargo, ya hay casos en los que se ha logrado identificar ataques informáticos.

El presidente de la comisión de seguridad pública, el diputado del PCN Antonio Almendáriz, aseguró ayer que la ley en general es beneficiosa y que desde que entre en vigor las autoridades tendrán instrumentos legales para poder sustentar mejor los casos ante los tribunales, ya que, como lo dijo Almendáriz, hay una gama de delitos que se cometen con el uso del internet y que no estaban tipificados como tal.

Para el diputado pecenista, haber atendido otras recomendaciones, como elaborar un apartado dentro del Código Penal que solo mencionara que los delitos contenidos en la ley tenían iguales sanciones cuando se cometieran con las tecnologías de la información y la comunicación, no iba a dar resultado.

Almendáriz dijo que la nueva ley es técnica y que la mayor parte ha sido elaborada por un equipo interinstitucional y bajo consenso político y técnico.

Aunque para el diputado Guillermo Gallegos, de GANA, hubiera bastado con hacer un apartado en el Código Penal. “Esta ley, así como va planteada, lo más sensato hubiera sido crear un artículo en el Código Penal y hacer referencia a los medios tecnológicos de información, y no hacer una ley completa”, criticó.

La Ley Especial contra Delitos Informáticos no incluye los delitos contra el honor y la intimidad cuando se cometen desde el internet, específicamente con las redes sociales. Y a pesar de que los diputados de ARENA y PCN promovieron una redacción para que la persecución de estos delitos fuera de forma específica contra las personas que se esconden bajo identidades falsas o anónimas, conocidos como “trolles”, los diputados de GANA y FMLN se resistieron a dar su aval, bajo el argumento de libertad de expresión.

Tanto Vargas como Almendáriz fueron enfáticos en recalcar que la injuria, la calumnia y la difamación no son libertad de expresión, mucho menos cuando los delincuentes se esconden. “Esto no tenía nada que ver con vulnerar libertades a ciudadanos honrados, sino a los cobardes anónimos”, dijo el diputado de ARENA Rodrigo Ávila.

Lee también

Comentarios

Newsletter