Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Excombatiente de la guerrilla recicla y convierte el material en piezas de utilería.
Enlace copiado
Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del  reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Arte del reciclaje de llantas, una idea que nació en el hospital

Enlace copiado
Wálter Álvarez pasó ingresado siete días en el hospital de San Francisco Gotera, Morazán. Tenía alta la presión y tuvo que ser paciente para recuperarse.

Esos días le sirvieron de inspiración para iniciarse en el arte de reciclar llantas para convertirlas en algo útil y además tener un oficio con qué sostenerse, pues sus enfermedades crónicas ya no le dan la oportunidad de trabajar tan duro.

Álvarez tiene 59 años de edad; le han detectado glaucoma y apenas tiene el 40 % de vista y los lentes que actualmente usa no le sirven de mucho; también es diabético y tanto las piernas como los brazos no le responden como antes.

“Fui guerrillero desde los 12 años hasta los Acuerdos de Paz. Dejamos las armas pero seguimos con la organización comunitaria y aquí estoy luchando por mantener a mis hijos que ya van a la universidad”, comentó Álvarez.

Las ideas trazadas en papel en el hospital lo impulsaron a revisar internet y comprar herramientas para luego fabricar con llantas marcos para espejos, adornos, gusanos para utilizarlos en jardines infantiles o en parvularias, macetas de garzas o tucanes, entre otras obras.

Aunque hasta la fecha ha vendido poco, está inspirado y confiado en que pronto le irá bien, pues asegura que en la zona lo conocen y le apoyan.

En su casa, ubicada en plena carretera Ruta de Paz, en la comunidad Segundo Montes, Meanguera, una llanta pintada de blanco tiene el nombre Artesanías Mis Llantas, indicando el sitio convertido en taller y en corredor de exhibiciones.

“Le puse Mis Llantas en honor de las mías”, dice Wálter riéndose de sí mismo.

Hace cuatro meses comenzó este emprendedor con su nuevo oficio, el cual aprendió inventando y revisando artículos; se ha herido con el alambre que las llantas llevan adentro, pero no se da por vencido.

“Me han encargado unos marcos para espejos para un hotelito allá en el Bailadero del Diablo (en Perquín) y estamos haciéndolos, sabemos que les van a gustar mucho a los turistas”, aseguró.

Wálter dice que su nuevo oficio le quita el estrés y le ayuda además con el sostén familiar; actualmente trabaja con un amigo en la página web del taller y en un catálogo de sus producciones.

Tags:

  • Morazán
  • llantas

Lee también

Comentarios

Newsletter