Asamblea aprueba dar libertad a reos con enfermedades terminales

Alrededor de 900 reos, de un universo de cerca de 33,000 privados de libertad, serán beneficiados. La medida no abarcará las bartolinas, pues ahí no hay reos condenados.
Enlace copiado
Beneficios.  Los reos deberán haber sido condenados con penas menores a los ocho años de cárcel, detalló el documento aprobado ayer.

Beneficios. Los reos deberán haber sido condenados con penas menores a los ocho años de cárcel, detalló el documento aprobado ayer.

Asamblea aprueba dar libertad a reos con enfermedades terminales

Asamblea aprueba dar libertad a reos con enfermedades terminales

Enlace copiado
La Asamblea Legislativa de El Salvador aprobó ayer un dictamen que permitirá la libertad a reos que padezcan enfermedades terminales y que estén pugnando penas menores a los ocho años de prisión. Las denominadas “Disposiciones transitorias de emergencia para la descongestión del sistema penitenciario” fueron aprobadas por 74 votos de los diputados.

Para gozar de la libertad, los reos deberán cumplir varios requisitos, como haber sido condenados por delitos que no impliquen penas severas ni conductas de peligrosidad, que tengan avanzada edad o incapacidad y que no representen riesgo social.

Alrededor de 900 reos se beneficiarían por la medida aprobada por los parlamentarios, dentro de un universo de más de 33,000 privados de libertad.

La propuesta fue aprobada tras cinco años de discusión en diversos sectores. Para conocer la realidad de los privados de libertad, un grupo de diputados visitó la Granja Penitenciaria de Mujeres, ubicada en Izalco, Sonsonate, y el Centro Preventivo y de Cumplimiento de Penas de Apanteos, en Santa Ana.

A pesar de que esta propuesta es antigua y ha sido discutida desde hace cinco años, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, se congratuló ayer por la aprobación de las disposiciones transitorias y en un comunicado hizo parecer como que este decreto se aprobó por una propuesta reciente de su gobierno, específicamente una medida anunciada el lunes pasado para mejorar condiciones en cárceles.

Estadísticas de la Dirección General de Centros Penales indican que al 14 de marzo de 2016 los penales salvadoreños albergan a 24,303 reos condenados y a 8,996 procesados. En tanto, alrededor de 5,000 reos más permanecen en espera de sus procesos judiciales en las bartolinas de la Policía Nacional Civil (PNC) que están ubicadas en distintos puntos del país.

El diputado de GANA Guillermo Gallegos aseveró que el beneficio penitenciario generará más espacios para encarcelar a los criminales. Sin embargo, el diputado de ARENA y presidente de la comisión de justicia y derechos humanos (que es de donde provino el dictamen y decreto), Julio Fabián, aclaró que la medida busca beneficiar directamente a los presos que están enfermos y eso no necesariamente habilitará más cupos para reos en los centros penales.

“Creo que fue mal diseñado, en este caso, el nombre de la ley, pero no se va a descongestionar mayor cosa, porque en un universo de 33,000 reos van a ser beneficiados unos 900 y con eso no descongestiona usted mayor cosa. Es de beneficio directo para las personas que tienen las enfermedades degenerativas y enfermedades terminales”, enfatizó Fabián.

Las medidas aprobadas no alcanzarán a los presos que se encuentran en las bartolinas policiales debido a que ellos no han sido sentenciados.

“Es para las personas que están condenadas por un tribunal de Sentencia, que ya están en las cárceles con sentencias definitivas y cuyas sentencias no sean mayores de ocho años. En delitos menos graves, por decirlo así, un pandillero no puede, un extorsionista no puede. Esos no entran en este beneficio penitenciario que se está otorgando”, indicó Fabián.

El Salvador atraviesa una escalada de inseguridad, los homicidios se han duplicado este año respecto del primer trimestre de 2015. Un total de 1,715 personas han sido asesinadas entre enero y marzo, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC).

En promedio, 23 salvadoreños pierden la vida cada día a causa de la violencia y de la criminalidad. La mayoría de los fallecidos son jóvenes.

La inseguridad ha obligado al presidente de la República a analizar otras acciones para ejecutar su estrategia de seguridad.

“Actualmente, un equipo de funcionarios delegados por el presidente trabaja en el diseño de una serie de medidas extraordinarias para combatir el flagelo de la violencia”, consignó la presidencia en el comunicado.

Aunque una de las críticas que se le ha hecho al Gobierno es que no ha dado detalles de las medidas extraordinarias anunciadas desde el lunes pasado.

Lee también

Comentarios

Newsletter