Lo más visto

Asamblea quiere comprarse más vehículos en 2016

Este año ha habido tres intentos de licitación para la adquisición de vehículos en el Órgano Legislativo.
Enlace copiado
Suministro. El combustible que adquiere la Asamblea Legislativa sirve también para abastecer a los vehículos asignados para las oficinas departamentales del congreso.

Suministro. El combustible que adquiere la Asamblea Legislativa sirve también para abastecer a los vehículos asignados para las oficinas departamentales del congreso.

Asamblea quiere comprarse más vehículos en 2016

Asamblea quiere comprarse más vehículos en 2016

Enlace copiado
La Asamblea Legislativa llevó a cabo su última compra de vehículos en 2015, apenas meses después del inicio de la legislatura presidida por la diputada del FMLN Lorena Peña. Se trató de una licitación pública para la adquisición de cinco pick up 4 × 4 para asignarlos a las cinco vicepresidencias de la junta directiva. El monto que fue avalado para la compra fue de $150,000 por los cinco vehículos, a razón de $30,000, máximo, por cada uno.

Fue hasta abril de 2016 que se conoció una nueva licitación para la adquisición de vehículos para uso del Órgano Legislativo. En la licitación pública 26/2016 llamada Suministro de Vehículos, del 29 de abril pasado, se especificó que el congreso requería de dos microbuses y de otros cinco pick up doble cabina 4 × 4, como los que había comprado apenas unos meses atrás para las vicepresidencias.

En las especificaciones técnicas, se lee que el parlamento requería un microbús de 15 pasajeros de techo estándar, y otro microbús para 15 o 16 pasajeros de techo alto. El de techo estándar lo pedía diésel, con un motor de 2,500 centímetros cúbicos, cuatro cilindros, turbo diésel y 16 válvulas. Lo pedía con todos los extras del vehículo, de color gris claro. El otro microbús, de techo alto, lo quería con iguales características. Los dos, año 2016.

En el caso de los cinco pick up 4 × 4, los requerimientos del congreso era que tuvieran motores de 3,000 centímetros cúbicos, cuatro cilindros en línea, 16 válvulas, turbo diésel intercooler y con todos los extras. En esta ocasión no se revelaron los montos que la Asamblea Legislativa tenía disponibles para adquirir estos siete vehículos. Pero sí se detallaba que el origen de los fondos para comprar los nuevos carros iban a provenir del Gobierno de El Salvador, es decir, de los impuestos de la población.

El proceso arrancó con la convocatoria para las empresas interesadas en ofertar, el 2 de mayo pasado. Sin embargo, el 21 de junio siguiente la licitación se declaró desierta por el congreso.

Pero las intenciones de la Asamblea Legislativa por adquirir más vehículos este año no cesaron. En mayo pasado, se conoció de un nuevo trámite para la adquisición de tres pick up 4 × 4.

En esta ocasión, los fondos para la adquisición de vehículos iba a provenir de fondos de un préstamo que tiene la Asamblea Legislativa con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), mediante el cual se desarrolla el programa de modernización del congreso.

El requerimiento para estos tres pick up es que fueran del año 2016 y con motores desde los 2,500 centímetros cúbicos, con sistema de combustible diésel y cuatro cilindros. Para estos tres vehículos se pedía que se les pusiera el logo de la Asamblea. La convocatoria para este proceso se llevó a cabo el 16 de mayo, pero el 1.º de julio pasado el proceso fue declarado “sin efecto”, por lo que tampoco se pudieron adquirir los vehículos.

En un tercer intento, en este año, se elaboró un nuevo proceso, con las mismas características y los mismos requerimientos: tres pick up 4 × 4 doble cabina, con una diferencia: se pide que los vehículos sean del año 2017. La convocatoria se hizo el 6 de julio, se recibieron ofertas y el proceso se encuentra en la etapa de evaluación de las ofertas de las empresas suministradoras.

Diputados revisarán su reglamento

El diputado directivo por ARENA David Reyes, quien se vio involucrado la semana pasada en un uso indebido de uno de los vehículos que tenía asignados de parte del Órgano Legislativo, informó ayer que en la sesión semanal de la junta directiva del congreso se tomó la decisión de hacer una revisión profunda del Reglamento Interior de la Asamblea Legislativa (RIAL) para evitar que existan resquicios para que se cometan abusos por parte de los funcionarios con los bienes que se les asignan, de forma más específica los abusos con los vehículos y el combustible.

“Yo he buscado cuál es el reglamento que existe y lo único que he encontrado es un acuerdo (de junta directiva) del año 2011, que establece una política bastante abierta, prácticamente un uso completamente discrecional y eso creo que no debe de ser así”, dijo.

Reyes tiene un expediente abierto en el comité de ética parlamentaria, aseguraron otros legisladores.

Lee también

Comentarios