Asesinan a 11 trabajadores en Opico

Ocho de las víctimas eran empleadas de una empresa distribuidora de energía que habían llegado a colocar cables. Los otros tres agricultores supuestamente fueron ejecutados por ser testigos de la masacre.
Enlace copiado
Operativo.  La PNC y el Ejército lanzaron un operativo en la zona para intentar dar con algunos de los pandilleros que cometieron la masacre.

Operativo. La PNC y el Ejército lanzaron un operativo en la zona para intentar dar con algunos de los pandilleros que cometieron la masacre.

Zona rural.  Los 11 trabajadores fueron asesinados en la zona rural de San Juan Opico, donde después de la masacre se desplegó el ejército.

Zona rural. Los 11 trabajadores fueron asesinados en la zona rural de San Juan Opico, donde después de la masacre se desplegó el ejército.

Asesinan a 11 trabajadores en Opico

Asesinan a 11 trabajadores en Opico

Asesinan a 11 trabajadores en Opico

Asesinan a 11 trabajadores en Opico

Medicina legal retira cadáveres de victimas de Masacre en Opico

Enlace copiado
Once trabajadores fueron asesinados ayer en una zona rural del municipio de San Juan Opico, en La Libertad. Ocho de las víctimas eran empleados de una empresa distribuidora de energía y los otros tres eran agricultores de la zona, informaron la Policía Nacional Civil (PNC) y la Fiscalía General de la República (FGR). Ambas instituciones dijeron que esta matanza fue cometida por miembros de la pandilla del sector.

La de ayer es la masacre con más víctimas en lo que va del año 2016 y fue perpetrada en el caserío Las Flores, en el cantón Agua Escondida, en San Juan Opico.

Inicialmente, la PNC informó de la muerte violenta de siete empleados de la distribuidora de energía, quienes fueron emboscados cuando realizaban perforaciones para la instalación de postes del tendido eléctrico. Una octava víctima fue reportada como desaparecida, pero minutos después la misma PNC confirmó el hallazgo del octavo cadáver, a unos 200 metros de distancia.

Las víctimas fueron encontradas boca abajo y maniatadas. Las pesquisas arrojaron, no más de una hora después, que las víctimas en total eran 11: los otros tres hombres eran agricultores de la zona y fueron encontrados en la periferia de la primera escena. La PNC informó que los primeros indicios de la investigación arrojan que los jornaleros fueron asesinados por ser testigos circunstanciales de la masacre.

La versión preliminar del homicidio es que los empleados de la empresa Energía y Suministros viajaron a la zona para efectuar trabajos de instalación y distribución de energía, en el vehículo particular placas P 347-398, que tenía las siglas CLT. Tres de ellos, identificados como Gerson Carlos Carías Murcia, de 26 años; Erick Salvador Durán, de 24 años; y su primo Marvin Iván Durán Santos, de 27, quienes eran originarios del municipio de Cuisnahuat (Sonsonate).

La empresa Energía y Suministros había sido subcontratada por la Empresa Distribuidora Eléctrica Salvadoreña (EDESAL). Según un empleado de Energía y Suministros que acudió a la zona del múltiple crimen, Carías y Durán tenían apenas cuatro días de haber sido contratados. Durán Santos, en cambio, laboraba con ellos desde que tenía 18 años.

Otras de las víctimas fueron identificadas como Jorge Alberto Colorado, de 47 años; José Alonso Martínez Navarro, de 35; José Carlos Espinoza Beltrán, de 24; Jónatan Gabriel Castellanos, de 25; Francisco Javier Ábrego, de 34; Miguel Ángel Hernández, de 58; y José Alonso Menjívar.

EDESAL confirmó horas más tarde el vínculo laboral a través de un comunicado. “EDESAL lamenta el asesinato de 11 salvadoreños ocurrido este 3 de marzo de 2016 en el caserío Las Flores de San Juan Opico. De los 11 asesinados, ocho pertenecían a la empresa subcontratada (...) para realizar actividades relacionadas directa y exclusivamente con la distribución de energía eléctrica”, se pronunciaron.

Cuando la PNC empezaba a procesar la escena del múltiple crimen, también acudió al sector un empleado de la empresa DelSur, que igualmente se dedica al ramo energético, a verificar si se trataba de sus empleados. Este empleado dibujó una problemática común para todos los que laboran en el área energética: “Los trabajadores de servicios básicos son amenazados de muerte por pandillas con armas. No los dejan trabajar, los desnudan y les preguntan dónde viven”, dijo.

DelSur emitió, a su vez, un boletín donde planteó: “DelSur hace un llamado a respetar a los trabajadores de la industria eléctrica, pues se brinda un servicio básico en beneficio de toda la población del país”.

Fiscal pide herramientas

El fiscal general de la República, Douglas Meléndez, también acudió a la zona de la matanza. “Todas las víctimas eran trabajadores honestos, por el momento no hay indicios que tenían vínculos con pandilla”, declaró el funcionario, quien agregó que “ha llegado el momento en que el Estado debe dar respuestas concretas a la población”.

Meléndez consideró que parte de esa respuesta pasa por pedir más apoyo de parte de la Fuerza Armada (FAES) en tareas de seguridad pública. Además, ofreció resolver este caso para responder a las demandas de la población.

Por su parte, el subdirector general de la PNC, César Baldemar Flores Murillo, confirmó que la masacre implicó tres escenas distintas y que las víctimas fueron asesinadas tanto con arma de fuego como con arma blanca.

Los investigadores policiales encontraron casquillos de tres distintos calibres: 38, 9 milímetros y de escopeta calibre 12. La corporación policial, sin embargo, hizo saber que hasta que la investigación avance se podrá conocer el número exacto de armas de fuego que fueron utilizadas para cometer el múltiple crimen.

Flores Murillo manifestó, sin brindar detalles, que ayer al final de la tarde ya se habían ejecutado arrestos relacionados con la masacre. La PNC también informó que encontró un vehículo en el sector que estaba vinculado con los homicidas.

La masacre más reciente con un número similar de víctimas ocurrió el 22 de agosto de 2015, cuando fueron asesinados 14 internos del centro penal de Quezaltepeque (La Libertad). Ni la PNC ni la FGR han judicializado el caso. Ni siquiera hubo un pronunciamiento después de ocurrido el múltiple crimen, del que únicamente explicaron que se trataba de una “purga interna” de miembros de pandilla.

La Fiscalía informó ayer que, hasta el cierre de esta nota, al menos 27 personas, entre ellos un policía del sistema 911, habían sido asesinadas en el país.

Siempre en el departamento de La Libertad, la Policía informó que estaba en la búsqueda de cuatro miembros de una familia que fueron reportados como desaparecidos el miércoles en la comunidad El Corralito del municipio de Zaragoza. En la vivienda de esa familia la Policía encontró rastros de sangre y casquillos.

 

Lee también

Comentarios

Newsletter